Ebury incrementa en un 85% sus ingresos en 2023, cierra con Ebitda positivo y se prepara para salir a Bolsa. Saber más.

La agresividad de la Reserva Federal frena la caída del dólar

( tiempo de lectura: 5 min. )

  • Volver al blog
  • Análisis del Mercado de Divisas
    Análisis del Mercado de Divisas>Special Reports
    Análisis del Mercado de Divisas|Comercio Exterior
    Análisis del Mercado de Divisas|Sobre Ebury
    Casos de Éxito
    Comercio Exterior
    Comercio Exterior|Finanzas
    Comercio Exterior|Sobre Ebury
    Eventos
    Finanzas
    Finanzas|Fintech
    Finanzas|Sobre Ebury
    Fintech
    Fintech|Sobre Ebury
    Fraude
    Prensa
    Sobre Ebury
    Sobre Ebury>Eventos
    Special Reports
    Uncategorized>Reuniones BCE
  • Latest

13 noviembre 2023

Autor
Enrique Díaz-Álvarez

Chief Risk Officer de Ebury
Como director de Riesgos, Enrique es responsable de todos la gestión de la operativa y procesos de tesorería. Figura clave en Bloomberg como principal analista de FX y de tendencias macroeconómcias del mercado.

Los mercados estaban cada vez más convencidos de que el ciclo de subidas de tipos a escala mundial había terminado y empezaban a esperar los recortes de tipos, pero el presidente de la Fed, Jerome Powell, se mostró menos convencido en su discurso de la semana pasada.

C
omo consecuencia, los rendimientos de los bonos volvieron a subir y las divisas invirtieron parcialmente los movimientos recientes, ya que el dólar subió frente a casi todas las divisas principales. De forma poco habitual, los precios de las acciones se mantuvieron en general bien, lo que indica que la convicción del mercado no era alta.

El informe mensual sobre la inflación del IPC en EE.UU. se ha convertido en el dato económico más importante a nivel mundial, pero el dato de octubre que se publica mañana, es, si cabe, aún más importante a la luz de la postura agresiva adoptada por Powell. Los mercados esperan una cifra mensual subyacente en línea con una tasa de inflación anualizada del 3-4%, pero cualquier sorpresa positiva o negativa tendrá un gran impacto en los mercados de divisas. Será una semana inusualmente intensa en cuanto a publicaciones de datos en el Reino Unido, ya que el martes se publica el informe laboral y el miércoles el informe de inflación, ambos relativos a octubre. La producción industrial de la eurozona relativa a septiembre, un dato importante pero algo rezagado, completará la semana.

EUR

La semana pasada fue tranquila en la eurozona, con escasas noticias de interés tanto en el ámbito económico como en el de la política monetaria. Los mercados descuentan casi por completo un primer recorte de tipos en abril del año que viene, pero los responsables de la política monetaria del BCE siguen oponiéndose a estas expectativas. Los datos retrospectivos siguen apuntando a un entorno de estanflación (estancamiento económico y elevada inflación) que, en nuestra opinión, hará muy difícil recortar los tipos en la eurozona.

USD

La semana pasada fue inusualmente tranquila en cuanto a publicaciones de datos macroeconómicos de interés, por lo que fue el discurso de Powell, percibido como de línea dura, el que acaparó la atención de los inversores e impulsó la acción en los mercados de divisas.

Los datos de inflación de esta semana serán una prueba clave para la narrativa deflacionista que espera recortes de la Reserva Federal ya en el segundo trimestre del próximo año, una narrativa a la que la mayoría de los miembros de la Fed se oponen. Además del informe de inflación, seguiremos de cerca las consecuencias de la rebaja de la perspectiva de la deuda estadounidense a negativa por parte de Moody’s, debido a la preocupación por el déficit general y la gobernanza. En general, estas rebajas han tenido muy poca repercusión en el pasado, pero esta noticia llega en un momento en que los intereses de la factura federal de EE.UU. superarán el billón de dólares, sin que se vislumbre un final ni perspectivas de endurecimiento fiscal.

GBP

Los datos del PIB del tercer trimestre publicados la semana pasada confirmaron que el Reino Unido sigue evitando la recesión, pero por muy poco. La economía se estancó el pasado trimestre, pero al menos evitó la contracción que esperaba el consenso del mercado. Las cifras mensuales fueron ligeramente más positivas, y seguimos confiando en que la economía británica crecerá en el último trimestre del año.

Los datos de empleo y de inflación de esta semana son clave. Los mercados prevén una nueva caída significativa de la inflación subyacente, a un todavía alto 5,8%. Al igual que en el caso del dólar, cabe esperar que la libra reaccione con bastante fuerza a una sorpresa en cualquiera de los dos sentidos.

JPY

El yen siguió cotizando por encima del nivel de 150 frente al dólar estadounidense la semana pasada, ya que los inversores siguen siendo bajistas con respecto a la divisa debido al tímido planteamiento del Banco de Japón en cuanto a la normalización de la política monetaria. A finales de la semana pasada, el gobernador del Banco de Japón, Ueda, advirtió de que poner fin a la política monetaria ultra laxa era un «serio desafío» y que era demasiado pronto para trazar una senda hacia tipos más altos. Los mercados siguen esperando una primera subida de tipos en el primer trimestre de 2024, aunque las dudas mostradas por los responsables de la política monetaria a la hora de poner fin a la política de control de la curva de rendimientos (YCC por sus siglas en inglés) sugiere que el banco podría mostrarse reacio a señalar la inminencia de una subida de tipos.

Esta semana la atención se centrará en los datos preliminares del PIB del tercer trimestre, que se publican el martes. Los economistas esperan una ligera contracción de la cifra trimestral, que equivaldría a un descenso de alrededor del 0,6% en términos anualizados. El jueves también se publicarán los datos comerciales, aunque suelen tener un impacto relativamente limitado sobre el yen.

CNY

Los datos de inflación chinos de la semana pasada suscitaron nuevas preocupaciones sobre el estado de la mayor economía de Asia. Los datos publicados durante la sesión asiática del jueves mostraron que la economía volvió a caer en deflación, con una caída de los precios al consumo del 0,2% en el año hasta octubre (-0,1% previsto). No se trata de un shock externo o puntual, sino que la principal causa de la debilidad de los precios internos sigue siendo la debilidad de la demanda de los consumidores, que ha sido una de las principales preocupaciones durante algún tiempo.

El frágil estado de la economía china sigue dando que pensar al mercado. Aunque la mayoría de los indicadores de fortaleza económica han mejorado en general en los últimos meses, sigue habiendo signos de debilidad, lo que plantea un entorno difícil para las autoridades, y es probable que el yuan se mantenga relativamente débil hasta que lleguen mayores estímulos monetarios. Los datos de octubre sobre ventas al por menor y producción industrial serán clave el miércoles.

 

🔊 ¿Quieres mantenerte al día de toda la actualidad de los mercados? ¡No te pierdas FXTalk!.

¿Quiere saber más del mercado de divisas y sobre cómo nuestros expertos pueden ayudarte? Contacta con nosotros.

Redes Sociales