La caída en la rentabilidad recorta el rally del dólar
Los preocupantes débiles datos de confianza en EE.UU. han afectado a las expectativas de la Reserva Federal y redujeron los bonos de EE.UU. en 15 puntos básicos durante la semana.
E
ste hecho dificultó que el dólar continuara con su reciente repunte. El euro, por su parte, logró una modesta recuperación hacia el nivel de 1,10. Si bien el informe de nóminas de EE.UU., publicado el viernes, estabilizó el sentimiento en el mercado, los rendimientos más bajos fueron una bendición para las monedas de los mercados emergentes en general y para las latinoamericanas en particular.

La actual dicotomía entre los débiles datos que reflejan las encuestas y las sólidas cifras en las publicaciones, particularmente en cuanto a empleo y consumo, se está convirtiendo en el tema clave de los mercados financieros. La última encuesta de opinión del ISM fue débil por lo que creemos que las cifras de esta semana sobre producción industrial alemana, el lunes y el martes, e incluso datos que normalmente serían de segundo nivel tendrán mucha más importancia esta semana. Los datos de inflación de Estados Unidos, el jueves, y las actas del BCE de la última reunión redondearán la semana junto con los titulares del Brexit, siempre imprescindibles y más a medida que avanzamos hacia el último tramo de las negociaciones.

EUR



Ésta será una semana inusualmente tranquila en la zona euro. Además de los datos manufactureros de Alemania, estaremos atentos a las actas de la reunión de septiembre del BCE, que conoceremos el jueves. El nivel de consenso sobre el paquete de flexibilización, así como el grado de preocupación por la aparente desaceleración en los datos económicos, serán clave en esta publicación, que adquiere más importancia de lo habitual debido a la incertidumbre política y en los datos.

USD



La creciente brecha entre los datos de sentimiento y los números reales ha cruzado el Atlántico. Las encuestas ISM sobre las actividades comerciales fueron bastante tristes en septiembre y los datos de los servicios de empleo fueron particularmente sombríos. Sin embargo, el informe de nóminas de septiembre muestra que el mercado laboral de Estados Unidos todavía está generando empleo y presionando a la baja el desempleo, aunque esta presión no ha resultado sostenida en el alza de los salarios. La clave de esta semana serán las actas de la Fed, el miércoles, aunque pasarán más desapercibidas debido a los recientes acontecimientos económicos y a los datos de inflación que se publicarán el martes.

GBP



Un PMI de Reino Unido bastante espantoso en el sector de la construcción confirmó que la confianza empresarial de Reino Unido se estaba debilitando notablemente, aunque es difícil desligar el efecto del Brexit de la recesión mundial en el sentimiento. Mientras crece la presión por un recorte del Banco de Inglaterra, la libra será guiada por la evolución de las negociaciones del Brexit más que por datos económicos retrospectivos. Seguimos opinando que un aplazamiento del Brexit y unas elecciones generales en noviembre es el escenario más probable y, por lo tanto, vemos espacio para ganancias modestas a corto plazo en la libra.
Imprimir