GBP: Un escenario que evite un “no acuerdo” podría enviar a la Libra al alza
Los titulares de las noticias en Reino Unido han seguido dominados, en los últimos meses, por la evolución del Brexit.
E
l hecho de que no se haya forzado un acuerdo de Brexit a través del parlamento ha aumentado las preocupaciones de que Reino Unido podría dirigirse hacia un Brexit sin acuerdo cuando llegue la fecha de salida de la UE, el 31 de octubre. Estas preocupaciones han provocado una fuerte caída de la Libra frente a sus principales pares desde principios de mayo, extendiendo sus pérdidas hasta un 8,5% frente al Dólar solo en los últimos cinco meses. Esto, combinado con datos internos débiles y las crecientes expectativas de recortes de tipos por parte del Banco de Inglaterra, explican por qué la moneda de Reino Unido se negocia, actualmente, en torno a su posición más débil , desde octubre de 2016 en términos ponderados por el mercado.

La ex primera ministra británica, May, llegó a un acuerdo con la Unión Europea sobre un borrador de 585 páginas a finales de noviembre pero no pudo aprobar el acuerdo en el parlamento. Si bien el margen de derrota se redujo en la tercera votación, aún estaba lejos de conseguir la mayoría.

El punto crítico del Brexit ha sido la inclusión del llamado “respaldo” de Irlanda del Norte en el acuerdo de salida. Este punto, un mecanismo que descarta una frontera entre Irlanda del Norte y la República de Irlanda tras el Brexit, esencialmente vincula a Reino Unido a la unión aduanera por un período de tiempo indefinido.

El liderazgo del partido Tory por parte de Johnson ha contribuido, en gran parte, a la reciente debilidad de la Libra. Johnson ha aparecido siempre como el menos preocupado de todos los candidatos respecto a la posibilidad de un Brexit sin acuerdo y ha sido el más expresivo en la opinión de que Reino Unido abandonará la Unión Europea el 31 de octubre pase lo que pase.

Las mayores preocupaciones de un “no acuerdo” se han reflejado en las últimas encuestas que, ahora, están dando más de un 40% de probabilidad implícita de que Reino Unido salga de la UE sin un acuerdo, un aumento de alrededor del 16% desde hace unas semanas. Si bien la Cámara de los Comunes ha votado a favor de rechazar un “no acuerdo” directamente, vale la pena señalar que esta enmienda no es legalmente vinculante.

Estamos empezando a ver que la incertidumbre sobre el Brexit se filtra a una actividad comercial y un consumo más débiles en Reino Unido. La economía de Reino Unido se expandió a un ritmo decente de 0,5% trimestral en los tres primeros meses del año pero, los últimos indicadores de actividad económica aseguran que el crecimiento se desacelerará en el segundo trimestre. Las recientes publicaciones PMI han sido particularmente débiles y, ahora, están alrededor o por debajo del nivel de 50 que separa la expansión de la contracción. El PMI compuesto, que representa un promedio ponderado de la actividad de los sectores de servicios, manufacturero y de construcción en Reino Unido, llegó a 49,7 en junio, la primera vez que ha caído en territorio contractivo desde las secuelas inmediatas del referéndum del Brexit en julio de 2016. El Banco de Inglaterra, ahora, pronostica que la economía registrará un crecimiento plano en el segundo trimestre, una revisión a la baja desde la estimación anterior de 0,2%.

Con la desaceleración de la actividad doméstica y el Brexit, que se prolonga más de lo esperado, el mercado ha pasado de ver una posible política más estricta por parte del Banco de Inglaterra para principios de 2020 a una reducción de tipos de interés. En su reunión más reciente, en agosto, el Banco de Inglaterra reafirmó, una vez más, su postura de esperar y ver, aunque sí revisó sus pronósticos de crecimiento a la baja. El gobernador Mark Carney ha declarado que la probabilidad percibida de un “no acuerdo” ha aumentado, al tiempo que señaló mayores riesgos para el crecimiento.

Vale la pena señalar que la inflación de Reino Unido también ha disminuido en los últimos doce meses. La inflación subyacente llegó al 1,8% en junio, justo por encima de su nivel más bajo desde enero de 2017 y holgadamente por debajo del objetivo del 2% del banco central.

Sin embargo, hacemos hincapié en que el mercado laboral en Reino Unido sigue siendo un punto brillante y podría alentar al Banco de Inglaterra a reafirmar su opinión de que se requieren alzas de tipos de interés “graduales” y “limitadas” en el futuro inmediato, siempre que se obtenta un acuerdo de Brexit provisional.

La tasa de desempleo en Reino Unido ha vuelto a caer, disminuyendo a un nuevo mínimo de cuatro décadas de 3,8% en los tres meses previos a abril. El crecimiento de los salarios también se ha acelerado nuevamente para volver a máximos de una década por encima del 3% y, en términos reales, actualmente está por encima del 1%. Este es un nivel muy saludable para los estándares recientes y puede brindar apoyo al crecimiento de Reino Unido si se filtra hacia una mejora en la actividad del consumidor.

Creemos que la Libra continuará siendo impulsada, casi por completo, por la evolución del proceso de Brexit durante el resto de 2019. Si bien reconocemos que el riesgo de un “no acuerdo” sin duda ha aumentado en las últimas semanas, seguimos siendo optimistas respecto a la Libra. Nuestro escenario sigue siendo que un acuerdo sea forzado a través de la Cámara de los Comunes en algún momento antes de la fecha de salida. Está claro que queda poco apetito por un “no acuerdo” entre la mayoría de la Cámara de los Comunes y, de hecho, la UE.

Dicho esto, creemos que el camino hasta una nueva resistencia a la baja para la Libra en las próximas semanas es menor. Cada día que pasa sin noticias positivas sobre el Brexit acerca a Reino Unido a una desagradable salida sin acuerdo de la Unión Europea, ampliamente considerado como el peor de los casos para la economía de Reino Unido y para la Libra. En tal escenario, esperaríamos ver una venta masiva de Libras perdiendo entre un 5 y un 10% desde los niveles actuales frente al Dólar estadounidense.

Por el contrario, cualquier escenario que evite un “no acuerdo” podría, en nuestra opinión, enviar a la Libra considerablemente al alza y garantizar que la divisa termine el año como una de las monedas con mejor desempeño del G10. Sin embargo, revisamos a la baja nuestras previsiones de GBP en todos los ámbitos para reflejar el retraso en el calendario para un acuerdo de Brexit.
Imprimir