AUD: Esperamos una recuperación del dólar australiano desde los niveles actuales
El Dólar australiano (AUD) ha estado en una tendencia bajista constante frente al Dólar estadounidense en los últimos doce meses.
La moneda perdió el 10% de su valor frente al Dólar estadounidense en 2018. La amenaza de una escalada en las tensiones del comercio mundial y su impacto potencialmente negativo en China, también pesó sobre el AUD, mientras que el Banco de la Reserva de Australia (BRA) ha seguido insistiendo en que tipos más altos siguen estando lejos. Esto ha hecho del AUD una de las monedas del G10 con peor desempeño en el último año.

Los activos australianos se han mostrado entre los más frágiles a la incertidumbre en curso sobre las relaciones comerciales entre EEUU y China, ya que la demanda de China es en torno a un tercio de los ingresos totales de exportación del país. Esto hace que la economía australiana sea una de las más expuestas, dentro del G10, a una escalada en el conflicto comercial. Una combinación de esta incertidumbre junto con la caída de los precios de la vivienda y el débil crecimiento de las ganancias llevó a que la economía australiana tuviera su peor desempeño trimestral en dos años en el tercer trimestre de 2018. La economía registró solo un 0,3% de expansión intertrimestral, significativamente inferior al consenso.

En medio de un retroceso en la actividad económica doméstica, el BRA ha mantenido la política monetaria estable, manteniendo los tipos sin cambios en el 1,5% en la última reunión de diciembre. Esto, ahora, marca más de dos años de tipos estables. El BRA declaró que el actual bajo nivel actual de los tipos era favorable para la economía, citando el bajo crecimiento de los ingresos familiares y la desaceleración del mercado de la vivienda en Sydney y Melbourne.

La disminución de la presión salarial en los últimos años ha limitado el crecimiento del consumo interno, al continuar soportando uno de los mayores avances en la actividad económica en 2018. Sin embargo, las condiciones del mercado laboral muestran signos de mejora. El crecimiento de las ganancias aumentó, de nuevo, hasta el 2,3% en el tercer trimestre, mientras que la tasa de desempleo ha estado en una tendencia descendente constante, disminuyendo hasta un mínimo de siete años en septiembre y octubre. Se espera que el hecho de mantener los tipos de interés en su actual nivel ayude a reducir el desempleo y aumente los salarios.

Una de las razones principales detrás de la necesidad de una política estable es el bajo nivel actual de crecimiento de los precios, tanto en el mercado de la vivienda como en el de los precios al consumidor interno. La inflación general se ha mantenido por debajo del nivel objetivo del 2,5% del banco central durante algún tiempo, habiendo caído por debajo de este nivel en todos los trimestres desde el segundo trimestre de 2014. Aún más significativo ha sido el reciente descenso en la inflación subyacente, que cayó a solo 1,2% en el tercer trimestre de 2018, su nivel más bajo en diecinueve años. Esto está lejos de proporcionarle al BRA un incentivo para acelerar la normalización de su política.

Si bien el BRA ha seguido teniendo una visión generalmente optimista de la economía australiana, pronosticando un crecimiento del 3,5% este año y afirmando que es probable que el próximo movimiento en los tipos sea ascendente, los precios del mercado para el próximo aumento han bajado aún más en las últimas semanas. El mercado, ahora, otorga una probabilidad esencialmente nula de un alza para finales de 2019, y una probabilidad aproximada del 25% para un recorte.

Creemos que la alta probabilidad de una política monetaria sin cambios por parte del BRA en 2019, combinada con una política mayormente estable de la Reserva Federal, deberían garantizar un AUD/USD bastante estable en 2019. Sin embargo, esperamos una recuperación a corto plazo del AUD desde los niveles actuales, ligeramente sobrevendidos, dada nuestra opinión de que las preocupaciones comerciales globales son exageradas.
Imprimir