Centro de Recursos para PYMES – COVID19. Encuentra toda la información sobre las medidas y ayudas disponibles Leer más

¿Vemos el final del conflicto comercial entre EEUU y China?

  • Volver al blog
  • Análisis del Mercado de Divisas
    Análisis del Mercado de Divisas>Special Reports
    Análisis del Mercado de Divisas|Comercio Exterior
    Análisis del Mercado de Divisas|Sobre Ebury
    Comercio Exterior
    Comercio Exterior|Finanzas
    Comercio Exterior|Sobre Ebury
    Finanzas
    Finanzas|Fintech
    Finanzas|Sobre Ebury
    Fintech
    Fintech|Sobre Ebury
    Fraude
    Prensa
    Sobre Ebury
    Sobre Ebury>Eventos
    Special Reports
    Uncategorized>Reuniones BCE
  • Latest

15 March 2019

Autor
Enrique Díaz-Álvarez

Chief Risk Officer at Ebury. Committed to mitigating FX risk through tailored strategies, detailed market insight, and FXFC forecasting for Bloomberg.

El optimismo generado por el hecho de que Estados Unidos y China podrían estar avanzando hacia un acuerdo comercial ha aumentado en las últimas semanas.

En abril del año pasado, el presidente de Estados Unidos, Trump, anunció una amplia serie de aranceles para los productos chinos, en particular, un arancel del 10% sobre los productos chinos por valor de 200,000 millones de dólares, con la esperanza de reducir el creciente déficit comercial de Estados Unidos. El déficit comercial de la economía más grande del mundo saltó a un máximo de 10 años, 621 mil millones de dólares, en 2018. Esto se debe, en gran parte, a un desequilibrio externo significativo con China, ya que representa aproximadamente el 22% de la demanda de importación de EEUU. El déficit con China ha crecido a un ritmo considerablemente más rápido que con cualquier otro socio comercial de Estados Unidos en las últimas décadas.

Sin embargo, hemos reiterado en varias ocasiones que no creemos que la administración Trump sea fundamentalmente seria sobre estos patrones comerciales que propone y que la retórica proteccionista del presidente es, en gran medida, una táctica de negociación. Nuestra opinión de que las tensiones comerciales estaban en punto muerto, algo que nuestro Director de Riesgos, Enrique Díaz- Álvarez señaló en Bloomberg Daybreak Asia a principios de diciembre, era bastante contraria en ese momento en comparación con el consenso general del mercado, sin embargo, esta opinión parece haber sido confirmada en las últimas semanas por fuentes cercanas a ambos bandos.

El principal negociador, Robert Lighthizer, afirmó que las conversaciones se dieron en “las últimas semanas”, mientras que el propio presidente Trump ha mencionado en declaraciones recientes la posibilidad de un acuerdo. A principios de esta semana, Trump dijo que creía que había “muchas posibilidades” de que se llegara a un acuerdo y lo repitió durante una aparición televisiva el jueves afirmando que las conversaciones con China iban “muy bien”.

El ex director del Consejo Económico Nacional y aliado cercano de Trump, Gary Cohen, también sugirió esta semana que un acuerdo podría estar a la vista. Hablando en una entrevista de radio, Cohen criticó la imposición de dichos aranceles, destacando su impacto negativo en la economía de Estados Unidos. También señaló que el presidente necesitaba un “triunfo” y que una resolución con China brindaría tal oportunidad.

La próxima reunión de Trump con el presidente chino Xi, inicialmente programada para este mes, parece retrasarse, aunque varios medios de comunicación informan que dichas conversaciones podrían tener lugar a finales de abril. Quedan puntos de las negociaciones, predominantemente la inclusión de la protección de los derechos de propiedad intelectual, en el acuerdo comercial. Dicho esto, las señales son alentadoras y la aparente disposición mostrada por ambas partes para llegar a un acuerdo sugiere que es más probable que se alcance que no lo haga.
Seguimos tan confiados como siempre en que se logrará un acuerdo entre EEUU y China en algún momento del futuro cercano, posiblemente cuando Trump y Xi se reúnan a finales de abril. La amenaza de una escalada en el conflicto comercial ha eliminado el apetito por los activos de los mercados emergentes y, paradójicamente, ha llevado a una amplia fortaleza del dólar estadounidense. Esto último se debe al estado de refugio seguro de la moneda y al impulso que la demanda interna de EEUU ha supuesto a su propia economía.

En nuestra opinión, una solución al conflicto comercial y el subsiguiente alivio de la incertidumbre que ha creado generaría una amplia recuperación de las monedas de mercados emergentes con mayor riesgo, especialmente las más expuestas a la demanda de China.

Redes Sociales