Centro de Recursos para PYMES – COVID19. Encuentra toda la información sobre las medidas y ayudas disponibles Leer más

Previsión Reunión Abril FOMC: ¿Qué margen le queda a la Reserva Federal para adoptar nuevas medidas de estímulo?

  • Volver al blog
  • Análisis del Mercado de Divisas
    Análisis del Mercado de Divisas>Special Reports
    Análisis del Mercado de Divisas|Comercio Exterior
    Análisis del Mercado de Divisas|Sobre Ebury
    Comercio Exterior
    Comercio Exterior|Finanzas
    Comercio Exterior|Sobre Ebury
    Finanzas
    Finanzas|Fintech
    Finanzas|Sobre Ebury
    Fintech
    Fintech|Sobre Ebury
    Fraude
    Prensa
    Sobre Ebury
    Sobre Ebury>Eventos
    Uncategorized>Reuniones BCE
  • Latest

28 April 2020

Autor
Enrique Díaz-Álvarez

Chief Risk Officer at Ebury. Committed to mitigating FX risk through tailored strategies, detailed market insight, and FXFC forecasting for Bloomberg.

La pandemia de COVID-19 está causando estragos en la economía mundial y ha obligado a bancos centrales y gobiernos de todo el mundo a poner en marcha medidas de estímulo sin precedentes.

L
a Reserva Federal fue uno de los primeros grandes bancos centrales en comenzar a flexibilizar la política monetaria tras la propagación del virus en marzo. Las autoridades redujeron los tipos de interés en un total de 150 puntos básicos, situándolos en el rango de 0-0,25%. El banco también dió a conocer un amplio paquete de medidas extraordinarias, entre las que se incluían el incremento de la compra de activos y la puesta en marcha de un programa de préstamos por valor de varios miles de billones de dólares destinado a apoyar a las empresas americanas.

Desde que se anunciaran las últimas medidas, el virus ha continuado propagándose a gran velocidad en Estados Unidos hasta posicionarse como el país con el mayor número de casos confirmados en el mundo -con algo más de 1 millón-, aunque en términos per cápita la situación parece menos grave. Aunque aparentemente las medidas de aislamiento están dando cierto resultado en cuanto a la disminución de la tasa de contagiados, hasta ahora no hay signos claros de una reducción significativa del número de nuevos casos diarios que garanticen una inmediata recuperación (gráfico 1).

Gráfico 1: Nuevos casos diarios confirmados de COVID-19 en EE.UU. (Febrero ’20 – Abril ’20).

En términos macroeconómicos, los datos también han empezado a mostrar la debacle que las medidas de aislamiento están provocando en la mayor economía del mundo. Los datos del PMI cayeron a nuevos mínimos históricos en abril y marzo, la producción industrial registró su peor descenso mensual desde los años 40, y las ventas al por menor experimentaron el mes pasado una contracción récord.

Especialmente preocupante será el impacto que las medidas de contención tengan en el mercado laboral, en donde se siguen destruyendo puestos de trabajo a un ritmo alarmante. Un total de 26,5 millones de estadounidenses han solicitado el subsidio de desempleo desde el inicio de la crisis (gráfico 2), una cifra que se espera que aumente en las próximas semanas. Esto elevaría la tasa de desempleo a aproximadamente el 20%, su nivel más alto desde los años 30.

Gráfico 2: Solicitudes iniciales de desempleo en Estados Unidos (2007 – 2020)., Teniendo en cuenta las medidas de estímulo ya anunciadas por el FOMC (Federal Open Market Committee), creemos que en la reunión de mañana la Fed mantendrá su política sin cambios por primera vez desde enero. El pesimismo probablemente vuelva a ser la nota dominante y la rueda de prensa a la que se someta Jerome Powell -que tendrá lugar a través de una videoconferencia- será clave para los mercados.

La gran pregunta es si Powell logrará convencer al mercado de que la Reserva Federal dispone de herramientas extra en caso de que necesite inyectar más estímulos a la economía de EE.UU. En caso de ser así, quizás veamos un repunte de las acciones y un aumento general del apetito por el riesgo en el mercado de divisas. Por el contrario, si el mercado creyera que la Reserva Federal se ha quedado sin munición, entonces podríamos ver una vuelta a las divisas refugio, incluido el dólar estadounidense.

Sin embargo, es poco probable que se dé este último caso y creemos que a la Reserva Federal aún le queda margen para actuar con más contundencia si fuera necesario, lo que podría suponer la ampliación de préstamos a las pymes o la inclusión de instrumentos poco ortodoxos en su compra de activos.

Por otro lado, la Reserva Federal quizás también anuncie mañana las últimas estimaciones económicas y la previsión de los tipos de interés (habiendo omitido hacerlo en marzo). En ese caso, lo más probable es que no se anuncien cambios inmediatos en las tasas de interés. Las previsiones de crecimiento se revisarán a la baja y podrían demostrar que la economía americana se dirige hacia la mayor contracción desde la Gran Depresión.

Las declaraciones de Powell sobre la velocidad con la que la Reserva Federal espera que la economía estadounidense se recupere una vez que haya pasado lo peor podría ser un indicador de que el mercado se está moviendo. Más que una vuelta inmediata a la normalidad, se espera que la recuperación sea gradual y siga una senda en forma de U (aunque probablemente el mercado ya tenga esto en cuenta). De hecho, atendiendo a que el Banco Central Europeo se reunirá el jueves y que este encuentro puede ser incluso más significativo, creemos que el mercado reaccionará con moderación ante la reunión de mañana y esperará antes de comprometerse a tomar posiciones importantes en cualquier dirección.

Redes Sociales