Centro de Recursos para PYMES – COVID19. Encuentra toda la información sobre las medidas y ayudas disponibles Leer más

Previsión Reunión Abril BCE: ¿aumentará el BCE esta semana su programa de ayudas ante la pandemia?

  • Volver al blog
  • Análisis del Mercado de Divisas
    Análisis del Mercado de Divisas>Special Reports
    Análisis del Mercado de Divisas|Comercio Exterior
    Análisis del Mercado de Divisas|Sobre Ebury
    Comercio Exterior
    Comercio Exterior|Finanzas
    Comercio Exterior|Sobre Ebury
    Eventos
    Finanzas
    Finanzas|Fintech
    Finanzas|Sobre Ebury
    Fintech
    Fintech|Sobre Ebury
    Fraude
    Prensa
    Sobre Ebury
    Sobre Ebury>Eventos
    Special Reports
    Uncategorized>Reuniones BCE
  • Latest

29 April 2020

Autor
Enrique Díaz-Álvarez

Chief Risk Officer at Ebury. Committed to mitigating FX risk through tailored strategies, detailed market insight, and FXFC forecasting for Bloomberg.

La pandemia de COVID-19 continúa causando estragos en la economía global y ha obligado a los bancos centrales y a los gobiernos de todo el mundo a lanzar programas y medidas de estímulo sin precedentes.

E
l Banco Central Europeo no ha sido una excepción, anunciando desde el comienzo de la crisis numerosas iniciativas destinadas a respaldar la economía de la zona euro. Aunque actualmente tiene poco margen para reducir los tipos de interés, el BCE ha puesto en marcha otras medidas como la ampliación del programa de expansión cuantitativa en un total de 120.000 millones de euros. También ha establecido el Programa de Compras de Emergencia Pandémica (PEPP) a gran escala, en virtud del cual comprará 750.000 millones de euros antes de finales de 2020. Otras iniciativas puestas en marcha por el banco para combatir la crisis han sido la flexibilización de las condiciones de préstamo para los bancos y medidas temporales para facilitar las garantías.

En circunstancias normales, ante esta coyuntura el banco se habría mantenido firme en su política y esperaría a ver el impacto de estos programas en los datos macroeconómicos. Sin embargo, nos encontramos en un momento sin precedentes, y el anuncio de nuevas medidas de flexibilización en la reunión de mañana del Consejo de Gobierno se atisba como una opción muy probable. Esperamos que el BCE, como mínimo, anuncie su predisposición y voluntad para tomar nuevas medidas en las próximas reuniones si fuera necesario (concretamente en lo que respecta a la ampliación del PEPP).

Las últimas cifras de contagio fuera de Europa han sido esperanzadoras y sugieren que lo peor de la pandemia podría haber pasado ya. Sin embargo, es evidente que la retirada de las medidas de contención se hará de forma gradual y su repercusión económica será grave. Desde la última reunión del banco en marzo, hemos empezado a comprobar los efectos en los últimos datos macroeconómicos de la zona euro. Los PMIs de actividad empresarial, en particular, se han desplomado, haciendo caer el índice compuesto a un nuevo récord de 13,5 en abril (gráfico 1).

Gráfico 1: PMIs de la Zona Euro (2017 – 2020)

El empleo, tanto en el sector manufacturero como en el de servicios, ha caído con rapidez, aunque al menos hay indicios de que el mercado laboral del bloque se estaría manteniendo mejor que el de Estados Unidos. Esto probablemente se deba a los mecanismos para salvar el empleo son mucho más sólidos en la eurozona que al otro lado del Atlántico. Sin embargo, la recesión pendiente se prevé muy severa, y la propia Lagarde advirtió a principios de abril que la economía de la zona euro podría contraerse hasta un 15% este año.

Aunque quizás se abstenga de hacer cambios en sus políticas hasta más tarde, creemos que el BCE aún tiene margen para aumentar sus medidas de estímulo este mismo jueves y anunciará el aumento del Programa de Compras de Emergencia Pandémica hasta el punto en el que que este pueda absorber todas las emisiones previstas de los diferentes países hasta, como mínimo, finales de 2020. Si bien la actual dotación de 750.000 millones de euros es indudablemente significativa, esta cantidad equivale sólo a alrededor del 6% del PIB de la zona euro, lo que hace ver que hay margen para incrementarla. Por otra parte, y dada la reticencia que tuvo el banco a recortar los tipos en el momento de mayor pánico en los mercados durante el mes pasado, los tipos de interés probablemente se mantengan sin cambios a corto plazo.

Vemos tres posibles escenarios sobre cómo el EUR/USD podría reaccionar a la reunión de esta semana. Si el BCE no actuara ahora y se abstuviera de comprometerse a tomar medidas próximamente, el euro probablemente sufra una fuerte caída. En circunstancias normales esto podría parecer contradictorio, pero la inquietud ante una economía sin más estímulos y golpeada por la crisis superaría al aumento de la emisión de dinero.

Otra opción sería es que el BCE mantenga la estabilidad de sus políticas, pero comprometiéndose a hacer más en verano. La reacción en los mercados de divisas dependerá de si Lagarde logra convencerles de que una mayor flexibilización está en camino, aunque lo más probable es que haga bajar igualmente al par EUR/USD. La última opción sería que el banco actúe mañana incrementando el PEPP. Esta opción llevaría al euro a una recuperación, sobre todo si tenemos en cuenta que el mercado parece no tener muy claro que una intervención inmediata esté en camino. Esto mostraría a los mercados que las autoridades europeas aún tienen munición para asegurar la recuperación del bloque una vez que lo peor haya pasado y se restablezca la sensación de normalidad.

Redes Sociales