USD: Aún hay lugar para ganancias modestas del Dólar frente al Euro este año

Enrique Díaz-Álvarez28/Aug/2018Análisis del Mercado de Divisas

El Dólar estadounidense se ha apreciado fuertemente frente a casi todas las divisas del G10 desde finales de abril, en línea con nuestras previsiones  a largo plazo. Los datos macroeconómicos, generalmente sólidos, y las crecientes expectativas de que la Fed eleve los tipos en un total de cuatro ocasiones este año han llevado  al Dólar hasta su posición más fuerte en más de un año. La crisis monetaria en Turquía y la inminente amenaza de una guerra comercial global también han intensificado los flujos refugio hacia el Dólar, lo que ha ayudado al repunte de la divisa hasta alrededor del 7% frente a sus principales pares desde el comienzo del segundo trimestre.

La Reserva Federal fue más agresiva de lo que el mercado había anticipado en su reunión de política monetaria a mediados de junio. Los políticos aumentaron las tasas en otros 25 puntos básicos por segunda vez en lo que va de año, como se esperaba, aunque señalaron que están listos para subir a un ritmo más rápido de lo que se indicaba en marzo. Los responsables políticos volvieron a mostrar un tono optimista en las comunicaciones de agosto afirmando que la economía de EEUU era “fuerte” y que “la actividad económica había aumentado a un ritmo fuerte”.

Las previsiones de crecimiento han sido elevadas, recientemente, por el banco central, con la Fed esperando un modesto repunte de la inflación que garantice que los tipos a corto plazo serían ligeramente más altos que sus niveles a largo plazo. Esto se mostró en el gráfico de puntos de junio, el cual fue revisado modestamente al alza. El punto medio del FOMC mostró que los responsables de EEUU, ahora, esperan que los tipos terminen el año en un promedio de 2,24% y en 2,96% en 2019. Esto equivaldría a un total de 4 aumentos en 2018 y otros 3 el próximo año, un ritmo más rápido que el esperado por el mercado, que actualmente está valorando en alrededor de un 60% las posibilidades de dos alzas más este año.

La sorpresa del aumento del desempleo en junio duró poco, en julio la tasa de desempleo retrocedió al 3,9%, en torno a su nivel más bajo en dieciocho años. Esta tasa podría tender a la baja en los próximos meses si las recientes reducciones de impuestos de Donald Trump impactan en las decisiones de contratación e inversión. El crecimiento salarial se desaceleró en julio, aunque el promedio de doce meses, ahora, está en su nivel más alto desde enero de 2010. Estas impresionantes cifras continúan apuntando a un mercado laboral robusto que justificaría un ritmo relativamente agresivo de alzas en los tipos por parte de la Fed este año.

Un fuerte aumento en la inflación de EEUU desde el comienzo de año también representa un desafío para la Fed, particularmente, debido a que la última ronda de aranceles debería, en teoría, impulsar los precios aún más en los próximos trimestres. La inflación general saltó a un máximo de más de seis años, un 2,9% interanual en julio, con la medida central de crecimiento de los precios también ahora cerca de máximos de una década, 2,4%. Un mercado de empleo ajustado, un fuerte nivel de crecimiento económico y la amenaza de mayores precios de importación a partir de políticas proteccionistas de Trump podrían impulsar los precios aún más el próximo año y aumentar la presión sobre la Fed para elevar los tipos a un ritmo más agresivo.

Hasta ahora, el Dólar estadounidense ha demostrado ser resistente a la amenaza constante de una guerra comercial global que ha dominado los titulares en los mercados financieros en los últimos meses. El presidente Trump anunció, de una forma un tanto controvertida, la imposición de aranceles a las importaciones de acero y aluminio del 25% y 10%, respectivamente, en marzo. Si bien estos aranceles fueron, en gran medida, simbólicos, las amenazas de Trump de imponer aranceles a la totalidad de los productos chinos por un valor de 505 mil millones de dólares son importantes y, si se cumplen, indudablemente provocarán represalias por parte de China.

Paradójicamente, la inminente guerra comercial ha levantado al Dólar, ya que los inversores huyen de las monedas de mercados emergentes con más riesgo y avanzan hacia el Dólar estadounidense, que es más seguro. Los inversores también han asumido la opinión general de que las políticas proteccionistas, antes mencionadas, probablemente tengan un impacto menor en la economía de los EEUU que en la de sus socios comerciales, los cuales dependen más, en su mayoría, de la demanda externa.

Tras la más reciente subida de tipos de interés por parte de la Reserva Federal en junio, seguimos opinando que el banco central aumentará los tipos en otras dos ocasiones este año, en sus reuniones de septiembre y diciembre. Dado que el mercado todavía sólo tiene en cuenta un 60% de posibilidades de cuatro subidas de tipos de interés en EEUU este año, creemos que todavía hay lugar para ganancias modestas del Dólar frente al Euro el resto del año.

Print

Escrito por Enrique Díaz-Álvarez

Director de Riesgos de Ebury. Responsable de la dirección estratégica y el análisis del mercado de divisas para la empresa y sus clientes, Enrique es reconocido por Bloomberg como uno de los analistas más exactos en sus previsiones de divisa.