SEK: Se deberían generar ganancias para la Corona sueca frente al Euro

Enrique Díaz-Álvarez28/Aug/2018Análisis del Mercado de Divisas

La Corona sueca (SEK) se ha mostrado frágil en los últimos meses, aunque la moneda, al menos, ha recuperado algo de terreno frente al Euro, habiendo caído a su posición más débil frente a la moneda común en casi nueve años en mayo. La fuerte caída experimentada por la moneda en los primeros cuatro meses del año ha hecho que la Corona sea la moneda del G10 con peor desempeño en lo que va de año, con el SEK actualmente operando más de un 6% por debajo del nivel en el que comenzó el año frente al Euro y casi el doble contra el Dólar estadounidense.

La debilidad de la Corona este año se explica, principalmente, por la retórica conciliadora del Banco Central de Suecia, el Riksbank. A pesar de un sólido desempeño económico y un repunte de la inflación general, el Riksbank, en el pasado reciente, ha sido reacio a señalar que se avecina un primer aumento de los tipos de interés en Suecia desde 2011. El banco central mantuvo su principal tasa de interés en territorio negativo en un -0,5% desde principios de 2016 con el fin de elevar la inflación a su objetivo del 2%.

El tono de la comunicación más reciente en julio fue, sin embargo, mucho más optimista y marcadamente diferente a la de abril, reavivando las esperanzas de que la tasa principal del banco podría aumentar en algún momento antes de fin de año. Los legisladores destacaron las recientes cifras de inflación, más fuertes de lo esperado, la alta volatilidad en los mercados de divisas y la emergente burbuja de la vivienda como fundamento de la necesidad de una política monetaria revisada. Dos de los cinco miembros del comité, Henry Ohlsson y Martin Flodén, ya han pedido una política más estricta antes de diciembre y podría ser una cuestión de tiempo antes de que otros hagan lo mismo. Fundamentalmente, el banco central también espera ahora que la inflación supere el objetivo del 2% en 2018-19, lo que requeriría un ritmo más agresivo de alzas de tipos.

La inflación general de Suecia ha estado aumentando constantemente desde el comienzo de 2018, cuando cayó a su nivel más bajo en casi un año. La inflación general CPIF, la medida preferida del Riksbank, saltó por encima del objetivo al 2,2% en julio. La tasa de inflación subyacente del banco, sin embargo, continuó decepcionando, cayendo a mínimos de un año hasta el 1,3%. Al igual que en el caso de la zona euro, creemos que los legisladores en Suecia pueden seguir siendo reacios a votar por un alza inmediata, a menos que vean señales de un rebote sostenido en el nivel de inflación subyacente.

Resulta alentador que la economía sueca haya mostrado algunos signos constantes de una tendencia alcista en los últimos trimestres, lo que, probablemente, proporcione al banco central un incentivo para normalizar la política. La economía creció un 3,3% interanual en el segundo trimestre del año, igualando el alto crecimiento de dos años registrado en los tres meses de 2018, a pesar de una disminución modesta en una serie de indicadores hacia el final del trimestre que sugiere que el impulso podría estar aliviándose. Las ventas minoristas cayeron bruscamente en junio, en el segundo recorte más grande desde octubre de 2012, con la confianza del consumidor cayendo en siete meses consecutivos hasta junio. El PMI manufacturero del país también ha disminuido, aunque aún se mantiene por encima de niveles históricos y cómodamente por encima del nivel de 50 que denota expansión.

Seguimos siendo optimistas sobre las perspectivas de la Corona sueca. El aumento en la inflación general y los comentarios más optimistas del Riksbank significan que creemos que existe la posibilidad de que los tipos de interés aumenten en Suecia antes de fin de año. Si bien el nivel, todavía bajo, de la inflación subyacente significa que cualquier aumento puede retrasarse hasta comienzos del próximo año, el banco central aún parece que endurecerá la política mucho antes que el BCE, lo que creemos que debería generar ganancias para la Corona frente al Euro. La reciente venta masiva en SEK también ha dejado a la moneda en niveles muy baratos no justificados por los fundamentos económicos.

 

Print

Escrito por Enrique Díaz-Álvarez

Director de Riesgos de Ebury. Responsable de la dirección estratégica y el análisis del mercado de divisas para la empresa y sus clientes, Enrique es reconocido por Bloomberg como uno de los analistas más exactos en sus previsiones de divisa.