NZD: Veremos una depreciación gradual del Dólar neozelandés desde los niveles actuales

Enrique Díaz-Álvarez28/Aug/2018Análisis del Mercado de Divisas

El Dólar de Nueva Zelanda (NZD) ha caído bruscamente desde el primer trimestre del año, después de haber pasado gran parte de los primeros tres meses de 2018 atrapado en un estrecho rango. La amenaza de una guerra comercial entre EEUU y China y, más recientemente, la crisis de la Lira turca, ha provocado que los inversores se concentren en monedas consideradas más seguras y vendan monedas de mayor rendimiento como el Dólar neozelandés, visto como una inversión con más riesgo.

Para empeorar las cosas para la moneda, el Banco de la Reserva de Nueva Zelanda (RBNZ) ha hecho retroceder sus expectativas sobre lo que sería su primer alza de tipos de interés desde 2014. Esto envió a la moneda hasta su posición más débil en dos años y medio en agosto,  perdiendo ahora casi el 10% de su valor en poco menos de cuatro meses.

El Banco de la Reserva de Nueva Zelanda (RBNZ) sorprendió al mercado a principios de agosto con una evaluación mucho más moderada de lo que se había esperado. Los tipos se mantuvieron estables en 1,75%, aunque el gobernador Adrian Orr dijo que no espera ajustar la política hasta el tercer trimestre de 2020, un retraso significativo desde finales de 2019 que el banco había trazado en mayo.

Los comentarios de la reunión destacaron los crecientes riesgos a la baja para las perspectivas, con el banco afirmando que “la disminución en el crecimiento del PIB durante el año pasado sugiere que el impulso en la economía podría haberse aliviado”.

A la actitud reciente del banco central, le ha seguido una amplia caída en las noticias macroeconómicas de Nueva Zelanda. La economía creció sólo un 2,7% interanual en el primer trimestre del año, su ritmo más lento de expansión desde el comienzo de 2014. El mayor lastre para el crecimiento fue el del sector de la construcción, que se contrajo en un 1% y compensó gran parte de la expansión de la industria de servicios dominante de la economía. El sentimiento empresarial también ha sido débil desde que el gobierno de centroizquierda liderado por los laboristas ganó las elecciones el octubre pasado, con el índice de confianza empresarial cayendo a un mínimo de casi una década en julio. Se espera que la actividad aumente el ritmo durante el resto del año, aunque el RBNZ sí advirtió en agosto que la reciente moderación en el crecimiento podría durar más tiempo.

Sin embargo, el mercado laboral de Nueva Zelanda sigue siendo un punto positivo y su desempeño podría comenzar a filtrarse hasta un repunte en la actividad económica en los próximos meses. El crecimiento de los salarios en el país ha estado aumentando constantemente desde el inicio del año pasado, alcanzando un máximo de seis años de 1,9% en el segundo trimestre.

La inflación general también se aceleró en el segundo trimestre, aunque el banco central ha subrayado que se espera que sea baja en el corto plazo. La principal tasa de inflación aumentó, de nuevo, al 1,5% en el segundo trimestre del año desde el 1,1% anterior, aunque aún se mantiene cómodamente por debajo del punto medio de su rango objetivo del 2-3%. Con las perspectivas inflacionarias relativamente moderadas, el mercado ahora está valorando en casi cero probabilidades de que el banco central eleve los tipos antes de fin de año, una clara desviación desde el 80% que se cotizó a principios de año.

La falta de urgencia por parte del RBNZ para elevar los tipos de interés siguiendo los pasos de la Reserva Federal es un comportamiento preocupante para el Dólar de Nueva Zelanda. La moneda ya ha superado nuestras proyecciones a largo plazo previstas después de la última reunión del banco central y se ha alejado de las monedas de mayor rendimiento después de la crisis de Turquía. Estamos, por tanto, revisando nuestras predicciones a un nivel más bajo y esperamos que un proceso retrasado de normalización de la política monetaria conduzca a una depreciación gradual del NZD desde los niveles actuales frente al Dólar estadounidense.

Print

Escrito por Enrique Díaz-Álvarez

Director de Riesgos de Ebury. Responsable de la dirección estratégica y el análisis del mercado de divisas para la empresa y sus clientes, Enrique es reconocido por Bloomberg como uno de los analistas más exactos en sus previsiones de divisa.