CHF: Seguimos pronosticando un EUR/CHF estable en el largo plazo

Enrique Díaz-Álvarez28/Ago/2018Análisis del Mercado de Divisas

El Franco suizo (CHF) ha sufrido unos meses especialmente impredecibles. La continua postura del Banco Nacional Suizo (BNS) hacia tipos bajos y la relajación de los flujos refugio tras la recuperación de los mercados bursátiles en todo el mundo provocaron que el Franco se deslizara hasta su posición más débil desde abril. Las preocupaciones sobre una guerra comercial entre EEUU y China y, más recientemente, la fuerte liquidación de la Lira turca han incrementado la demanda de CHF, llevando a la moneda a su posición más fuerte en poco más de un año en agosto.

Los recientes flujos refugio y la posterior fortaleza del Franco suizo, lejos de proporcionar un entorno inflacionario de apoyo, deberían garantizar que el Banco Nacional Suizo (BNS) mantenga su posición actual de política monetaria ultraflexible en el futuro inmediato. El BNS sigue siendo uno de los bancos centrales más cautelosos del G10 y continúa expresando su malestar por un Franco fuerte. El presidente Christopher Jordan ha continuado afirmando que la moneda está “muy valorada” durante sus recientes comunicaciones, y existe el riesgo de que la reciente fortaleza de la divisa lleve al banco central a volver a afirmar que el Franco “está significativamente sobrevaluado”. Los responsables políticos se han opuesto durante mucho tiempo a una moneda nacional más fuerte, dado que representa un riesgo para la economía suiza orientada a la exportación.

Los tipos de interés se han mantenido en un profundo territorio negativo, con los legisladores, una vez más, manteniendo los tipos estables en -0,75% en la reunión de política monetaria de junio con el fin de advertir sobre los flujos de entrada. El banco también ha reiterado que está listo para intervenir en el mercado de divisas para debilitar la moneda, si lo considera necesario. El presidente Jordan afirmó, en junio, que “el programa de compra de divisas no tenía fin” y que el balance del banco central aún podría ampliarse, si fuera necesario.

Incluso después de su reciente apreciación, el Franco suizo sigue siendo considerablemente más débil que a mediados de 2017, lo que ha contribuido a un fuerte aumento en la tasa de inflación desde el comienzo de año. La inflación general ha aumentado en cada uno de los últimos tres meses, aumentando a 1,2% en julio, su nivel más alto desde el comienzo de 2010. De forma similar a la zona euro, el nivel de inflación subyacente se ha mantenido estancada en sólo 0,5%, muy por debajo del objetivo, habiendo permanecido por debajo del 1% en todos los meses durante casi una década. Esto debería disminuir la necesidad de que el banco central flexibilice aún más la política monetaria.

En una nota más optimista, la economía de Suiza se ha acelerado en los últimos trimestres tras un fuerte dato del consumo doméstico en los hogares y un fuerte aumento en la producción manufacturera. La economía avanzó en el primer trimestre de 2018, creciendo un saludable 2,2%, su mayor ritmo de expansión desde 2015. El sector manufacturero del país ha sido un punto clave, expandiéndose en cada uno de los últimos cuatro trimestres y creciendo un 8,6% en el primer trimestre, apenas por debajo de su ritmo más rápido en una década.

Con la mejora en las perspectivas de crecimiento, la baja inflación y un Franco suizo más fuerte es probable que el Banco Nacional de Suiza mantenga su postura de política monetaria extremadamente flexible en el futuro previsible. El BNS continúa expresando su malestar por un Franco más fuerte y parece estar comprometido a continuar interviniendo en los mercados de divisas y manteniendo una política monetaria acomodaticia para evitar una apreciación significativa de la moneda. Por otro lado, el enorme superávit de la cuenta corriente y el estado refugio de Suiza, según creemos, evitarán una depreciación significativa del Franco suizo desde los niveles actuales. Por lo tanto, seguimos pronosticando un EUR/CHF estable en el largo plazo, aunque a niveles modestamente más bajos de lo que habíamos anticipado.

Imprimir

Escrito por Enrique Díaz-Álvarez

Director de Riesgos de Ebury. Responsable de la dirección estratégica y el análisis del mercado de divisas para la empresa y sus clientes, Enrique es reconocido por Bloomberg como uno de los analistas más exactos en sus previsiones de divisa.