Vemos una leve depreciación del RON frente al Euro en el largo plazo

Enrique Díaz-Álvarez31/Jul/2018Análisis del Mercado de Divisas

El Leu rumano (RON) se debilitó hasta su posición más baja en casi un año frente al Dólar estadounidense en junio. La moneda se mantuvo cerca del nivel de 4,66 frente al Euro en 2018, aunque se ha recuperado un poco desde los niveles mínimos en lo que va de mes (Figura 1).

Figura 1: EUR/RON (Julio ’15 – Julio ’18)

Rumanía se encuentra en una posición interesante cuando observamos la economía del país. El crecimiento económico de Rumania fue muy alto en 2017, con un crecimiento del PIB en el tercer trimestre sorprendente y un 8,8%, su nivel más alto en nueve años. La expansión económica fue apoyada, entre otros factores, por un crecimiento del consumo y una política fiscal laxa. La expansión disminuyó a comienzos de año y, en el primer trimestre, decepcionó las expectativas de los economistas al expandirse sólo un 4%, el ritmo más bajo en dos años y medio (Figura 2).

Figura 2: Tasa crecimiento anual GDP Rumania  (2006 – 2018)

Una economía sobrecalentada que ha estado creciendo a un ritmo significativamente superior a su potencial de 3-3,5% ha creado presiones que se tradujeron en precios significativamente más altos. Los precios al consumidor en Rumania aumentaron el año pasado tras finalizar el período de deflación prolongado en 2015 y 2016. La inflación general alcanzó su nivel más alto en cinco años en junio y aumentó a 5,4% en términos anuales (Figura 3). 2018 también ha provocado un aumento en el nivel de inflación subyacente, que se ha mantenido en 2,2% en cada uno de los últimos cinco meses, su nivel más alto desde principios de 2014.

Figura 3:  Tasa de inflación Rumania (2010 – 2018)

Tras el reciente fuerte aumento de la inflación, el Banco Nacional de Rumanía ha incrementado agresivamente su principal tipo de interés hasta el momento en 2018. Los tipos se han subido en tres ocasiones en lo que va de año, con el último aumento en mayo llevando el tipo principal al 2,5%. El banco central citó el deseo de evitar el sobrecalentamiento excesivo de la economía y un aumento incontrolado de la inflación. A pesar de los recientes aumentos de tipos, los tipos de interés reales siguen siendo negativos en torno al -3%, lo que no es particularmente alentador para el Leu. En vista de la alta inflación, es probable que el Banco Nacional de Rumanía siga siendo uno de los bancos centrales más activos de la región este año. El consenso de economistas ahora está prediciendo que los tipos podrían aumentar alrededor de 2,9% para final de año, lo que equivaldría a uno o dos incrementos de 25 puntos básicos.

Además del sobrecalentamiento de la economía, el mercado financiero sigue preocupado por la estabilidad fiscal y política en Rumanía. Una política fiscal flexible significa que la relación déficit/PIB debería aumentar por encima del límite del 3% en los próximos años, lo que podría dar lugar al lanzamiento del procedimiento por déficit excesivo de la Unión Europea contra Rumanía. Esto, creemos, puede traducirse en una debilidad de la moneda en el corto plazo. El país también sigue sufriendo un período de inestabilidad política. Los escándalos de corrupción, la falta de apoyo para las reformas y los malentendidos entre los líderes de los partidos más grandes han preocupado en cierto modo a los inversores. El primer ministro ha sido cambiado en dos ocasiones el año pasado. Se espera que el gabinete del nuevo primer ministro asegure la continuación de la política fiscal flexible.

Dado su reciente desempeño y el hecho de que es administrado por el banco central más de cerca que sus pares regionales, en nuestra opinión, el tipo de cambio EURRON debería mantenerse relativamente estable en 2018. El contexto político aún incierto, tipos de interés reales negativos y la posibilidad de que el Banco Central Europeo finalmente comience a elevar los tipos de interés en 2019, nos llevan a pronosticar una leve depreciación en el Leu frente al Euro en el largo plazo.

 

Print

Escrito por Enrique Díaz-Álvarez

Director de Riesgos de Ebury. Responsable de la dirección estratégica y el análisis del mercado de divisas para la empresa y sus clientes, Enrique es reconocido por Bloomberg como uno de los analistas más exactos en sus previsiones de divisa.