El CZK tendría margen para fortalecerse frente al EUR

Enrique Díaz-Álvarez31/Jul/2018Análisis del Mercado de Divisas

Después de que el Banco Nacional Checo (CNB) eliminara el límite del CZK frente al Euro en abril de 2017, la Corona checa se recuperó. El EURCZK cayó de 27 a 25,2 en los 10 meses posteriores al anuncio, alcanzando su nivel más bajo en cinco años en febrero. Sin embargo, la Corona, que en 2017 fue la moneda de mejor rendimiento en Europa, ha sufrido una depreciación bastante significativa en los últimos meses. La moneda retrocedió a un mínimo de casi un año a principios de julio, aunque se ha mantenido muy bien en comparación con otras monedas más líquidas, como el Zloty polaco o el Florín húngaro (Figura 1).

Figura 1: EUR/CZK (Julio ‘17 – Julio ‘18)

La eliminación del límite el año pasado llegó un poco antes de lo previsto por el mercado, aunque no fue particularmente sorprendente. A la necesidad de una nueva política de tipo de cambio siguió una mejora general de las condiciones económicas en el país y la vinculación, según el gobernador del CNB, Jiri Rusnok, había “cumplido su propósito”. Tras una muy decepcionante segunda mitad de 2016, la economía checa aceleró el ritmo. El crecimiento del PIB se elevó a un máximo de más de dos años, un 5,5% en el último trimestre del año pasado, impulsado, principalmente, por la fuerte demanda interna.

Desde entonces, la economía se desaceleró un poco, aunque aún se expandió a un impresionante 4,4% en el primer trimestre, significativamente por encima del potencial a largo plazo del país. Si bien el CNB espera que la economía pierda impulso, las perspectivas de crecimiento siguen siendo buenas y es probable que esto suceda de forma gradual. El banco pronostica que la economía se expandirá un 3,9% en 2018, seguido por un crecimiento real del PIB del 3,4% el año siguiente.

El mercado laboral del país también ha seguido fortaleciéndose, lo que ha respaldado a la economía. Sin embargo, la significativa rigidez del mercado laboral crea problemas para los empleadores. El desempleo en la República Checa cayó al 2,9% en junio, el más bajo en toda la UE. Este bajo desempleo se debe a los bajos costos de la mano de obra, a un número relativamente elevado de puestos de trabajo de producción y a un aumento de la actividad económica en la zona euro, a la que la República Checa está estrechamente vinculada. Las ganancias promedio por hora en el país también aumentaron rápidamente en 2017 y 2018, alcanzando máximos de una década, 8,6% interanual en el primer trimestre del año (Figura 2). Como anticipamos, este alto nivel de crecimiento de los salarios continuó filtrándose a través de un crecimiento de la  inflación más rápida en los últimos meses.

Figura 2: Crecimiento salarios República Checa  (2013 – 2017)

Después de desacelerarse al final del año, la inflación general en la República Checa aumentó por encima del objetivo del 2% del banco central (Figura 3). La República Checa se convirtió en el primer país de la región en ajustar su política monetaria en agosto de 2017 y, desde entonces, se embarcó en una serie de alzas de tipos de interés. Los legisladores han aumentado las tasas en tres ocasiones adicionales desde entonces, con el último aumento de 25 puntos básicos a finales de junio, llevando la tasa principal a 1%.

Figure 3: Tasa de inflación República Checa (2012 – 2018)

 

Durante su última reunión, el CNB se centró en el hecho de que la Corona era más débil de lo esperado y que esto daba cabida a un ajuste en las condiciones monetarias. El pronóstico actual supone que la inflación estará cerca del objetivo en el medio plazo. Teniendo en cuenta las recientes sorpresas alcistas en el índice de precios, es muy posible que el banco eleve su pronóstico, lo que podría conducir a aumentos de tipos más rápidos.

Además de la inflación, el argumento a favor de tipos más altos también se ha visto respaldado por el fuerte aumento en los precios de los bienes. Las buenas condiciones del mercado laboral, los costos de endeudamiento excepcionalmente bajos y los tipos de interés adecuadamente bajos en los depósitos bancarios han provocado que los precios inmobiliarios aumenten en dos dígitos a lo largo de la mayor parte de 2017. En 2018, los tipos de interés se volvieron más estrictos, por lo tanto, el crecimiento del precio de la vivienda se ralentizó, aunque sigue siendo alto (Figura 4).

Figura 4: Índice de precios República Checa  (2009 – 2018)

La Corona checa evolucionó en línea con nuestras expectativas y, de hecho, con las del Banco Nacional Checo, en los pocos trimestres posteriores a la eliminación del tope monetario. Sin embargo, principalmente debido a factores externos, la tendencia de apreciación se revirtió y la Corona cayó frente al Euro y la mayoría de las otras monedas principales. Esta venta masiva afectó a otras monedas de Europa central y oriental y el CZK fue, en realidad, una de las más resistentes. Creemos que, a largo plazo, deberían prevalecer los buenos fundamentos y el mayor atractivo de República Checa debido a los tipos más altos. En nuestra opinión, esto garantizaría que la Corona tenga un margen para fortalecerse frente al Euro a partir de los niveles actuales.

Print

Escrito por Enrique Díaz-Álvarez

Director de Riesgos de Ebury. Responsable de la dirección estratégica y el análisis del mercado de divisas para la empresa y sus clientes, Enrique es reconocido por Bloomberg como uno de los analistas más exactos en sus previsiones de divisa.