Qué esperar de la reunión de abril del BCE

Enrique Díaz-Álvarez23/Apr/2018Análisis del Mercado de Divisas

El Banco Central Europeo (BCE) se reunirá en Frankfurt este jueves, con los inversores en busca de cualquier señal que sugiera que el programa de compra de activos del banco podría terminar a finales de año.

En la última reunión del BCE a principios de marzo, el presidente Mario Draghi envío al euro a la baja aludiendo a los riesgos y reiterando la necesidad de acomodar políticas, mencionando los riesgos derivados de un euro más fuerte y las amenazas del proteccionismo. El banco también emitió una modesta revisión a la baja de sus pronósticos de inflación a largo plazo, lo que sugiere que tenía poca prisa para comenzar a considerar la necesidad de una política más estricta.

Creemos que el Banco Central Europeo optará por mantener su tono bastante prudente con respecto a la futura política monetaria en la reunión de este mes. Los datos macroeconómicos recientes fuera de la zona euro han sido bastante modestos, desde la última reunión del Consejo de Gobierno en marzo, mientras que los riesgos externos, incluida la posibilidad de una guerra comercial global, podrían estar nublando las perspectivas.

Des pués de su período de expansión más rápido en diez años en 2017, la economía de la zona euro parece estar estancándose en lo que va de 2018. La información mensual del PMI de la actividad comercial ha sido muy decepcionante y, aunque permanece cómodamente por encima del nivel clave de 50, hay indicios de que el crecimiento general podría disminuir en el primer trimestre. El PMI compuesto, que representa un índice ponderado de los sectores de fabricación y servicios, llegó a solo 55,2 en marzo. Esto marcó su nivel más bajo desde enero de 2017, solo dos meses después de haber alcanzado un máximo de doce años de 58,8. Los indicadores de sentimiento económico también han demostrado que la confianza en la zona euro es débil mientras que la producción industrial se ha contraído en los últimos tres meses consecutivos por primera vez desde 2012.

Un comportamiento de mayor preocupación para los responsables políticos en el BCE será la flta de presión inflacionaria en la zona euro. La inflación subyacente, el mejor predictor de la inflación futura, ha sido particularmente suave ya que no logró superar el uno por ciento por sexto mes consecutivo en marzo.  Hubo un modesto aumento en la inflación general al 1,3% aunque también se ubicó por debajo del consenso del 1,4% y todavía está cómodamente por debajo del objetivo del banco central, cercano al 2%. La reciente cantidad de datos macroeconómicos por debajo del pronósticos en la Eurozona se puede ver en el índice CESI de Citi, que ha caído bruscamente desde marzo y actualmente se encuentra en su nivel más bajo desde junio de 2012.

El banco central no actualizará sus proyecciones económicas, incluidas sus previsiones de crecimiento e inflación, hasta la reunión de junio. Al menos, esperamos que el presidente Draghi reconozca los datos observados durante el primer trimestre, en particular la falta de información constante sobre la inflación subyacente. Tmabién puede observar que el contexto global se ha vuelto menos favorable desde marzo, en medio de las tensiones comerciales crecientes entre EEUU y China y las incertidumbres en curso en torno a la presidencia de Trump en general.

También creemos que el BCE no tiene apuro para indicar que está listo para eliminar las herramientas de política no convencionales de tasas negativas y QE. La expectativa macroeconómica ha empeorado claramente desde la última reunión y el Consejo de Gobierno desconfiará prematuramente de la eliminación de los estímulos por el riesgo de causar un fuerte movimiento alcista en el euro. Los legisladores siguen siendo, en general, contrarios a una moneda fuerte, dado su impacto negativo en la competitividad de las exportaciones del bloque monetario.

A la luz de las recientes noticias macroeconómicas, creemos que otra extensión corta en el programa de flexibilización cuantitativa del banco después de septiembre ya está en juego. Vemos una buena posibilidad de que el programa se extienda hasta diciembre de 2018, lo que incluiría reducciones graduales en las compras mensuales hacia cero. Como mencionamos en el pasado, pensamos que un alza en las tasas de interés aún está muy lejos y una salida retrasada del QE podría retrasar aún más el momento de la primera subida. SIn embargo, creemos que cualquier anuncio concreto sobre la alteración de la política monetaria está un poco lejos y no esperamos cambios en la orientación futura en la reunión de esta semana. La falta de orientación y otra evaluación moderada por parte del presidente Draghi podría verse como una decepción para gran parte del mercado, que creemos que puede presionar al euro a la baja después de la conferencia de prensa del jueves.

Print

Escrito por Enrique Díaz-Álvarez

Director de Riesgos de Ebury. Responsable de la dirección estratégica y el análisis del mercado de divisas para la empresa y sus clientes, Enrique es reconocido por Bloomberg como uno de los analistas más exactos en sus previsiones de divisa.