El Banco de Inglaterra se prepara para la primera subida de tipos en más de diez años

Enrique Díaz-Álvarez31/Oct/2017Análisis del Mercado de Divisas

El Banco de Inglaterra sigue el camino para elevar los tipos de interés en Reino Unido por primera vez desde julio de 2007 esta semana, poco más de un año después de que las tasas fueran reducidas a un récord de 0,25% justo después del referéndum de Gran Bretaña.

 El gobernador del Banco de Inglaterra, Mark Carney, afirmó en agosto de 2016 que el Banco Central tomaría “la acción que se necesitara, fuera cual fuera,” para evitar una recesión en Reino Unido tras la votación del Brexit. Mientras que la economía de Reino Unido se ha desacelerado este año, hasta ahora, no hemos visto evidencia de que una recesión sea inminente y el mercado, ahora, está esperando que se vote el jueves a favor de un aumento de tipos inmediato desde su mínimo histórico actual. El Banco de Inglaterra preparó al mercado para un aumento en los tipos en su última reunión en septiembre cambiando a un tono marcadamente más agresivo. No hubo sorpresas en la votación con Ian McCafferty y Michael Saunders permaneciendo como los dos únicos disidentes en el comité a favor de una subida inmediata. Una “mayoría” de miembros interpretó que la eliminación de estímulos sería apropiada si vieran un “aumento gradual en la presión inflacionaria subyacente”. El MPC también notó una economía más fuerte desde los últimos pronósticos en agosto, citando señales de un mercado de vivienda más firme y un mercado laboral mejorado.

Desde la reunión de septiembre, varios miembros del MPC también han hablado de la posibilidad de un aumento en sus tipos. Gertjan Vlieghe advirtió en septiembre que se estaba “acercando el momento en que la tasa del Banco podría necesitar subir”. La reciente miembro del MPC, Silvana Tenreyro, afirmó en octubre que podría respaldar un alza de tipos “en los próximos meses” si las presiones inflacionarias se acumulaban en el mercado laboral. El propio Carney también ha dicho que la economía de Reino Unido estaba llegando a “un punto de inflexión en el que sería necesario o justificado eliminar algún estímulo”.

Este giro bastante drástico sugiere que la mayoría del comité puede inclinarse hacia un ajuste en la reunión de esta semana. Estamos dibujando un voto mayoritario de 6-3 a favor de tipos más altos esta semana con Jon Cunliffe, Sir David Ramsden y Tenreyro com los únicos miembros del comité que votarían a favor de no realizar ningún cambio.

La necesidad de tipos más altos surgió de un fuerte aumento en la tasa de inflación en Reino Unido. El crecimiento de los precios al consumidor se ha acelerado a un ritmo rápido desde que cayó en territorio negativo a finales de 2015, particularmente después de la depreciación de la libra inducida por el Brexit el verano pasado. La inflación subió a un máximo de cinco años, 3% , en septiembre, mientras la inflación subyacente del 2,7% está en torno a su nivel más alto desde principios de 2012. Se sitúa ahora, así, cómodamente por encima del objetivo del Banco de Inglaterra del 2% y el gobernador Carney ha advertido recientemente que es probable que los precios aumenten aún más antes de fin de año.

También tuvimos la noticia la semana pasada de que el crecimiento económico se había acelerado inesperadamente en el tercer trimestre. La economía de Reino Unido creció un 0,4% en tres meses hasta septiembre frente al 0,3% del segundo trimestre, su nivel más alto desde finales de 2016. Aunque todavía es relativamente bajo en comparación con la mayoría de países del G20, esto está lejos de los niveles de pesimismo que muchos economistas habían anticipado antes del referéndum del año pasado.

Estábamos entre la muy pequeña minoría de analistas que había pedido una subida de tipos por parte del Banco de Inglaterra a principios de año. Tras la reunión de septiembre y el reciente salto en la inflación de Reino Unido, los mercados ahora están valorando en cerca del 90% la posibilidad de un aumento de tipos en la reunión de esta semana.

Con un alza en los tipos de interés, se espera que la libra siga el ejemplo de la retórica de la declaración, las proyecciones en el informe trimestral de inflación y la rueda de prensa de Carney. Creemos que Carney será reacio a verbalizar la necesidad de una única subida y, en su lugar, prepararía al mercado para un clico de subidas muy gradual.

Es probable que Carney reitere la continuidad de las elevadas presiones inflacionarias a medio plazo y nosotros esperamos un lenguaje que apunte a una serie de subidas graduales en los próximos años. Actualmente, el mercado está valorando un aumento adicional en 2018, lo que se sitúa ligeramente en el lado conservador. Por lo tanto, creemos que el indicio de alzas adicionales de tipos de interés el próximo año podría proporcionar un soporte sólido para la libra esta semana y apoyar nuestra visión para una apreciación gradual de la libra en los próximos meses, particularmente contra el euro. En contraste, la ausencia de una subida en la reunión de este jueves supondría una desilusión significativa y esperaríamos ver una fuerte venta masiva de la libra contra cada divisa principal.

Print

Escrito por Enrique Díaz-Álvarez

Director de Riesgos de Ebury. Responsable de la dirección estratégica y el análisis del mercado de divisas para la empresa y sus clientes, Enrique es reconocido por Bloomberg como uno de los analistas más exactos en sus previsiones de divisa.