Las divisas europeas se alzan por cuarta semana consecutiva sobre la falta de compromiso de la Reserva Federal

Enrique Díaz-Álvarez31/Jul/2017Análisis del Mercado de Divisas

El evento clave de la semana pasada fue la reunión de julio de la Reserva Federal. La Fed no se desvió de su guión y dio a entender que la reducción de su hoja de balance está a la vuelta de la esquina. Sin embargo, no hizo nada para disipar las dudas sobre las posibilidades de una subida adicional en 2017, y el mercado de divisas lo tomó como una señal pesimista. El colapso del esfuerzo republicano para anular las reformas sanitarias del Presidente Obama puso el dólar bajo una presión adicional, que perdió terreno contra todas las divisas del G10 excepto el franco suizo. Este último tuvo su peor semana en años al saltar una oleada de stop-losses tras rumores de adquisiciones extranjeras por empresas suizas.

Esta será una semana inusualmente activa para el mercado de divisas. El Banco Central de Australia se reune el martes. El jueves, el Banco de Inglaterra se reúne y el informe de su inflación será emitido. Esto debería verter luz sobre el plan de subidas. Desde EEUU tendremos la medida de la inflación preferida por la Fed, el PCE. Para culminar, posiblemente el dato mundial económico más crucial, el informe de las nóminas no agrícolas de EEUU, es emitido el viernes.

PRINCIPALES MONEDAS EN DETALLE

EUR

El Índice de Gestores de Compras fue más suave de lo esperado, no obstante todavía fuerte y consistente con un 2% de crecimiento. Sin embargo, nada podía interponerse en el crecimiento del euro, el cual arrastró al alza todas las monedas europeas a excepción del franco suizo. Hoy recibimos los datos de inflación de la Eurozona, y son las últimas noticias económicas capaces de mover el mercado hasta septiembre. Las especulaciones a favor del euro alcanzaron otro récord la semana pasada, otra señal de que la implacable recuperación del euro está se está alargando.

GBP

El crecimiento del segundo trimestre en Reino Unido coincidió con la modesta expectativa del mercado del 0.3%, lo cual deja el crecimiento de la primera mitad en un bastante decepcionante 1%. La reunión de la semana que viene del MPC proporciona la última información antes del típico apático periodo de movimientos en agosto. Será interesante ver la reacción ante los datos de estanflación que hemos visto este año, con un lento crecimiento combinado con una sorprendente subida de la inflación. Los mercados esperan un voto de 6-2 para mantener los tipos. Sin embargo, existe el riesgo de que Andrew Haldane de el voto a favor del 5-3, lo cual proporcionará un importante impulso a la libra.

USD

El mercado decidió tomarse la falta de compromiso por parte de la Reserva Federal después de la reunión de julio como una señal pesimista. Anunció que estaba lista para empezar el proceso de acortar su hoja de balance, insinuando que el comunicado oficial llegará en la reunión de septiembre. Aún así, sonó un poco más cauta en su análisis de la inflación de EEUU. La clave de las subidas futuras en EEUU serán las presiones inflacionarias y los salarios, en lugar del crecimiento y la creación de empleo. Creemos que con la economía más cercana al empleo total que cualquiera de las otras grandes economías, que la inflación y los salarios pueden sorprender al alza de unas expectativas muy calmadas. El PIB del segundo trimestre confirmó en parte esta teoría, ya que el crecimiento rebotaba notablemente desde el primer trimestre, y el dato del coste de empleo durante ese mismo período mostró la primera sorpresa al alza de un dato de inflación en algún tiempo.

Print

Escrito por Enrique Díaz-Álvarez

Director de Riesgos de Ebury. Responsable de la dirección estratégica y el análisis del mercado de divisas para la empresa y sus clientes, Enrique es reconocido por Bloomberg como uno de los analistas más exactos en sus previsiones de divisa.