Las monedas de mercados emergentes se aprecian reaccionando al descenso de la inflación en Estados Unidos

Enrique Díaz-Álvarez16/May/2017Análisis del Mercado de Divisas

El repunte del dólar al que asistimos hace dos semanas se vio interrumpido la semana pasada cuando se conoció la segunda disminución consecutiva del dato de inflación estadounidense. Aún así, el dólar se las arregló para finalizar la semana por encima del resto de divisas del G10, excepto de la corona noruega. Ante esta situación, los mayores beneficiados fueron los países emergentes, cuyas monedas disfrutaron de amplias ganancias, como reacción a la caída que sufrieron las expectativas de subidas de tipos de interés a largo plazo, lo que avivó el interés por los activos de riesgo. El peso mexicano, el rand sudafricano y el real brasileño se situaron a la cabeza, con ganancias de un 2% con respecto a las principales monedas del G10.

Esta semana será bastante tranquila en términos de datos macroeconómicos y de declaraciones políticas. El dato de inflación británica de abril se publica hoy, martes, que junto al informe sobre el mercado laboral británico, a ser publicado el miércoles, serán las publicaciones más importantes entre las divisas del G4, por lo que esperamos una semana bastante volátil para la libra.

Principales monedas en detalle

EURO (EUR)

El euro no consiguió mantener la cota de 1,10 dólares que consiguió la noche del domingo en la que Macron se hacía con la presidencia de Francia, nivel que ha resultado ser otro caso de reacción cortoplacista conocida como “buy the rumor, sell the news”.

En cuanto a la reunión del BCE, tanto el tono como el contenido fueron intrascendentes. Draghi, únicamente reiteró su actitud de espera y pasividad. Mientras que el dato de inflación de EE.UU. (menor del esperado) y la reunión del Banco de Inglaterra impidieron la caída de la divisa común, la producción industrial de la Eurozona en marzo ha defraudado y el euro acabó la semana casi en la misma posición en la que se encontraba horas antes de que se conociera el contundente resultado electoral en Francia.

LIBRA ESTERLINA (GBP)

El segundo intento de la libra por escalar y rozar 1,30 dólares se vio frenado la semana pasada debido a la incapacidad del Banco de Inglaterra por mantener el tono firme y sólido que el mercado esperaba. Ningún miembro del Comité de Política Monetaria (MPC) respaldó a Kristin Forbes en su apuesta por una subida de tipos de interés inmediata. Aparte es esto, el mensaje de la reunión de mayo no fue tampoco negativo, especialmente teniendo en cuenta que el MPC parece haber ignorado los débiles datos económicos más recientes y los cambios en sus previsiones fueron insignificantes. Además, su explícita declaración acerca de que los tipos de interés podrían aumentar más de lo previsto debería considerarse como un aspecto positivo para la libra a medio plazo. Creemos, por tanto, que el repunte de la libra frente al euro tiene margen para continuar.

DÓLAR ESTADOUNIDENSE (USD)

El débil dato de inflación en Estados Unidos, por segunda vez consecutiva, acaparó toda la atención en el país americano. Los datos anuales de inflación general y subyacente disminuyeron a 2,2% y 1,9%, respectivamente. La disminución de los precios de los medicamentos y la reducción de las tarifas aéreas son, en gran medida, responsables de tal sorpresa.

Esta cifra no cambia nuestra opinión acerca de que la Reserva Federal planea una subida de tipos en junio. No obstante, nuestra hipótesis cambia en el número de subidas al año. Creemos que la Fed solo subirá tipos una vez más en lo que va de año, un total de tres subidas en 2017.

Print

Escrito por Enrique Díaz-Álvarez

Director de Riesgos de Ebury. Responsable de la dirección estratégica y el análisis del mercado de divisas para la empresa y sus clientes, Enrique es reconocido por Bloomberg como uno de los analistas más exactos en sus previsiones de divisa.