Los mercados de divisas se mantienen a la espera de próximos pasos por parte de la Administración Trump

Enrique Díaz-Álvarez27/Mar/2017Análisis del Mercado de Divisas

La semana pasada los mercados se mantuvieron en modo espera, y todas las divisas del G10, excepto el dólar australiano y el yen, sufriendo variaciones semanales menores del 1%. Este comportamiento de indecisión también se dio en las divisas de los mercados emergentes, donde vimos al rand sudafricano y al real brasileño moverse en direcciones opuestas a falta sin ninguna justificación de peso para cada movimiento. Ni siquiera el fuerte dato de PMI en la Eurozona, publicado el viernes, o la derrota de Trump en su intento por revocar las reformas sanitarias de Obama, fueron suficientes para despertar a los inversores de su adormecimiento.

La nula reacción a las nuevas noticias positivas económicas y políticas publicadas en la zona euro indica que tales resultados ya eran previstos por el mercado y estaban descontados, especialmente en el mercado de divisas.

¿De qué estar atentos en los próximos días?

Los inversores se centrarán en la capacidad de la administración de Trump para recuperarse de la derrota de la semana pasada y promulgar recortes fiscales y gastos en infraestructuras, este último con menos probabilidad de que ocurra este año.

Además de la política estadounidense, esta semana conoceremos la inflación de marzo en la Eurozona, el viernes. Este dato será la primera prueba de las esperanzadoras previsiones de los dirigentes del Banco Central Europeo hacia una constante marcha ascendente en la inflación de la zona euro y el regreso del indicador a su nivel objetivo.

Principales monedas en detalle:

Euro

Los mercados hicieron caso omiso a las peticiones, mayores de lo previsto, de liquidez del Banco Central Europeo a los bancos de la zona euro según su último acuerdo de refinanciación a largo plazo (LTRO). Se formalizaron alrededor de 233.000 millones de euros en préstamos baratos, a pesar de que este hecho no garantiza un mayor apetito de riesgo por parte de las instituciones económicas de la Eurozona.

Los índices PMI sobre confianza empresarial fueron inequívocamente positivos, ascendieron a 56,5 y se mantuvieron en línea con la aceleración del crecimiento de la zona euro a un nivel aproximado del 2,5%. Debemos prestar especial atención a las cifras del PIB del primer trimestre para confirmar si la confianza empresarial se traduce de verdad en una mayor inversión.

La próxima semana será tranquila en cuestión de noticias de la Eurozona y esperamos que la moneda única se mueva en función de los acontecimientos en otros lugares.

Libra esterlina

El dato de inflación en Reino Unido, publicado al alza la semana pasada, valida nuestras opiniones de que los mercados de tipos de interés están infravalorando considerablemente la posibilidad de que el Banco de Inglaterra aumente tipos antes de finales de 2017. La inflación subyacente se encuentra ya casi al 2% y el mercado laboral se encuentra en un pico positivo ajustado.

Este contraste entre datos macro y expectativas de los mercados, unido a las constantes noticias sobre la activación del Artículo 50, podría significar una recuperación de la libra, especialmente frente al euro.

Dólar estadounidense

Tras el terrible fracaso de los republicanos por “revocar y sustituir” la reforma sanitaria de Obama la semana pasada, el futuro de las promesas de Trump, de promulgar importantes recortes fiscales y de forzar un plan de gasto de infraestructuras, genera más incertidumbre que nunca. Dado que es poco probable que los datos macroeconómicos sorprendan en cualquier dirección, los mercados de divisas continuarán dependiendo del calendario político de Estados Unidos y, en particular, de las tensiones republicanas internas sobre la próxima reforma fiscal y las propuestas de recortes de la administración de Trump.

Print

Escrito por Enrique Díaz-Álvarez

Director de Riesgos de Ebury. Responsable de la dirección estratégica y el análisis del mercado de divisas para la empresa y sus clientes, Enrique es reconocido por Bloomberg como uno de los analistas más exactos en sus previsiones de divisa.