'Salvo derrumbe del mercado financiero, la subida de tipos en diciembre debería ser casi un hecho'

Enrique Díaz-Álvarez31/Oct/2016Análisis del Mercado de Divisas

Atentos a las reuniones de la Fed, el BoE y el Banco de Japón esta semana

La semana pasada supuso casi una repetición exacta de lo sucedido durante la anterior en los mercados de divisas: el euro recuperó sus pérdidas mientras que las monedas de los mercados emergentes sufrieron un empeoramiento. La venta masiva que afectó a estas últimas fue más acusada en el caso del real brasileño y, sobre todo, del peso mexicano a última hora del viernes, ante los temores generados por el anuncio de que el FBI proseguirá con la investigación de los correos electrónicos de Hillary Clinton.

Esta semana volveremos a presenciar la celebración de reuniones de gran relevancia por parte de los bancos centrales de Estados Unidos y el Reino Unido. No esperamos que en ninguno de los dos casos se produzcan cambios, pero el tono de las comunicaciones de la Reserva Federal y el Banco de Inglaterra será crucial para los mercados de divisas. Cualquier noticia sobre la investigación del FBI y las últimas encuestas sobre las elecciones presidenciales estadounidenses podrían añadir igualmente un alto grado de volatilidad al peso mexicano y a las divisas de mercados emergentes en general.

Principales monedas en detalle:

EUR

Esta semana, el foco de atención apuntará al aluvión de datos macroeconómicos de relevancia que se publicarán durante los próximos días. Hoy lunes se conocerá la inflación de la Eurozona correspondiente al mes de octubre, así como la primera lectura del informe sobre el PIB del tercer trimestre, y el jueves se publicará el informe del mercado laboral. Según nuestras expectativas, las informaciones que se desprenderán de estos indicadores resultarán mixtas. Es probable que la inflación del mes de octubre se haya mantenido en un nivel demasiado bajo del 0,5%: muy inferior al objetivo fijado por el BCE y manteniendo de esta forma la presión sobre el banco central para que amplíe su Programa de Compra de Activos en la reunión que celebrará en diciembre. Estimamos que el crecimiento se habrá situado de nuevo en un paupérrimo 1,6% en término anualizados.

Sin embargo, podríamos esperar noticias más alentadoras en el informe de trabajo, donde se espera la primera mejoría en seis meses con una bajada de la tasa de desempleo del 0,1% hasta un 10%, si bien este porcentaje aún resulta demasiado elevado. Prevemos que el euro no registre ningún progreso durante la semana, dado que, a la postura agresiva de la Fed, se le sumarán las débiles cifras económicas del Eurozona, que mantendrán la presión sobre la moneda común.

GBP

Sumida en la incertidumbre causada por el Brexit, la libra esterlina sigue luchando por encontrar apoyos. De hecho, la divisa logró cerrar la semana pasada sin cambios frente al dólar estadounidense, aunque esta aparente estabilidad esconde cierta inquietud por la fragilidad intradía como la experimentada el lunes pasado, cuando la libra se desplomó por debajo de 1,21 respecto al dólar, antes de volver a recuperarse.

Esta semana, el acontecimiento clave para la libra esterlina será la reunión que celebrará el jueves el Banco de Inglaterra. El martes pasado, el gobernador Carney sugirió que la devaluación de la libra esterlina había reducido las probabilidades de que el Banco de Inglaterra aplicase nuevos recortes en sus tipos, al indicar en una audiencia ante la Cámara de los Lores que “el Banco de Inglaterra ‘no era indiferente’ a la situación que estaba atravesando la libra”. Esperamos que se arroje algo más de luz a este respecto en la reunión del jueves, que podría generar al menos una ligera recuperación de la libra.

USD

La penúltima reunión de la Reserva Federal de 2016 será el evento clave esta semana para los mercados financieros. Estamos de acuerdo con el argumento defendido por los economistas, por el cual parece muy poco probable que se produzca una subida de tipos. No obstante, esperamos ser testigos de algunos gestos agresivos por parte del comité. En primer lugar, es posible que al menos otro miembro cambie su voto para mostrarse a favor de la aplicación de una subida inmediata, dejando el recuento global en seis frente a cuatro. La declaración del comité debería dejar muy claro que, salvo derrumbe del mercado financiero, la subida de diciembre es casi un hecho. Dado que los mercados aún sitúan en casi uno contra cuatro las posibilidades de que no se produzca el incremento de los tipos en 2016, la certeza casi total que mantienen los mercados de tipos de interés sobre la subida de diciembre seguirá suponiendo un buen respaldo para el dólar estadounidense. Asimismo, el clima que rodea al dólar ganará en optimismo en el caso de que la cifra de empleo de octubre, que se conocerá a finales de la semana, arroje datos positivos. De esta forma, esperamos que la divisa estadounidense cierre la semana con una cómoda variación al alza frente a sus principales pares.

Print

Escrito por Enrique Díaz-Álvarez

Director de Riesgos de Ebury. Responsable de la dirección estratégica y el análisis del mercado de divisas para la empresa y sus clientes, Enrique es reconocido por Bloomberg como uno de los analistas más exactos en sus previsiones de divisa.