'Flash crash' de la libra | Los mercados reaccionan al posible 'hard Brexit'

Enrique Díaz-Álvarez10/Oct/2016Análisis del Mercado de Divisas

Durante toda la semana pasada, los mercados de divisas centraron las miradas en la libra esterlina. Los problemas de la moneda comenzaron el domingo anterior, cuando la primera ministra Theresa May declaró su intención de aplicar el artículo 50 para salir de la Unión Europea, a más tardar, en marzo de 2017. El discurso defendido por el Partido Conservador en su congreso no hizo más que incrementar la presión soportada por la libra, ya que supeditaron el acceso al mercado único a la aplicación de un control más estricto de la inmigración. La situación alcanzó un punto crítico el jueves por la noche, cuando la falta de liquidez en una sesión matinal de escasa actividad en los mercados asiáticos, operaciones algorítmicas automatizadas y las órdenes stop-loss causaron que la moneda sufriera un desplome conocido como flash-crash del 6% durante dos minutos. La divisa se recuperó rápidamente de la mayor parte del desplome, pero aún así cerró la semana con una caída de en torno al 3% frente al dólar y el euro.

En estos mercados de divisas, que dependen cada vez más de los acontecimientos políticos y menos de los económicos, el gran beneficiado de la semana fue, sin duda alguna, el peso mexicano. La moneda ya experimentó un acusado repunte en el fin de semana al tiempo que los medios se hacían eco de las bochornosas grabaciones de Donald Trump y se reducían incluso más sus posibilidades de victoria electoral.

Así, a medida que se calma la agenda económica, los mercados de divisas seguirán centrando su atención en las noticias de carácter político provenientes de Estados Unidos y el Reino Unido. Las actas de la reunión del Comité Federal del Mercado Abierto (FOMC) celebrada en septiembre, que se publicarán el miércoles, arrojarán luz sobre el nivel de desacuerdo real existente en la Reserva Federal en relación con los plazos para la aplicación de futuras subidas de tipos.

Principales monedas en detalle:

EUR

Durante la semana pasada, el euro cedió el protagonismo a la libra esterlina y siguió cotizando en algunos de los rangos más ajustados vistos frente al dólar estadounidense. Las actas de la última reunión del BCE no parecían brindar gran apoyo al informe en que el organismo establecía la posibilidad de reducir su programa de compra de deuda. Prevemos que unos resultados económicos mediocres, sumados a los riesgos políticos que traerá consigo el próximo referéndum constitucional que se celebrará en Italia, sigan añadiendo presión a la moneda común en las semanas venideras.

GBP

Todas las noticias económicas de la semana pasada se vieron eclipsadas por el anuncio de la intención de aplicar el artículo 50 antes de marzo de 2017, así como por la aparente dureza de la posición adoptada por el Partido Conservador en las negociaciones para la salida de la UE. El nerviosismo por el empeoramiento de las previsiones que este entorno político arroja sobre la libra esterlina ya había debilitado la divisa de forma significativa en los primeros compases de la sesión matinal del viernes en los mercados asiáticos. Sin embargo, el flash crash superior al 6%, al que siguió un repunte casi inmediato, no fue motivado por la publicación de nuevas noticias, sino por los programas de negociación automática que operan en entornos de liquidez reducida, que sustituyen a los actores tradicionales de estos mercados (los bancos de inversión), que se han visto obligados a reducir su participación.

La venta masiva de la semana pasada sitúa a la libra en un valor mínimo histórico. Asimismo, existen determinados síntomas que apuntan a que la reacción negativa de los líderes empresariales y académicos está provocando que los dirigentes conservadores den marcha atrás en algunas de sus propuestas políticas más agresivas. No obstante, es probable que seamos testigos de giros dramáticos en ambas direcciones en el futuro próximo. Estos acontecimientos subrayan la importancia de contar con una política de cobertura del riesgo de tipo de cambio que resulte apropiada para el contexto actual.

USD

Las expectativas de que la Reserva Federal aplique una subida de los tipos antes de que termine el año permanecen intactas, después de que el informe del mercado laboral de la semana pasada arrojara unos datos casi exactamente idénticos a los esperados por el mercado. La tasa de desempleo se incrementó ligeramente, pero ello se produjo después de un fuerte incremento de la población activa, ya que la buena salud del mercado laboral ha alentado a que un número mayor de solicitantes de empleo, antes desanimados, busque trabajo. Igualmente, cabe destacar que los salarios siguen ofreciendo una tendencia al alza, con un aumento del 2,6%, o de un 1,5% en términos reales.

Este informe encaja a la perfección en una economía que ya no necesita pasar por situaciones de emergencia en cuanto a su política monetaria, y los índices ISM de sentimiento empresarial demostraron bastante fortaleza, sobre todo en el componente de servicios. En nuestra opinión, el incremento de los tipos de este año es un tema que ya no presenta debate y, de hecho, la reunión que se celebrará en noviembre tiene vistas a representar una posibilidad real para su aplicación. Por otro lado, las actas de la reunión celebrada en septiembre por el FOMC, que se publicarán la semana que viene, deberían generar interesantes comportamientos en los mercados de divisas a partir del miércoles.

Print

Escrito por Enrique Díaz-Álvarez

Director de Riesgos de Ebury. Responsable de la dirección estratégica y el análisis del mercado de divisas para la empresa y sus clientes, Enrique es reconocido por Bloomberg como uno de los analistas más exactos en sus previsiones de divisa.