Sólidos datos de inflación en EEUU hacen que el dólar se aprecie, mientras que los mercados miran hacia la reunión de la Fed esta semana

Enrique Díaz-Álvarez19/Sep/2016Análisis del Mercado de Divisas

La semana pasada, el dólar experimentó una subida generalizada, animado por la sorprendente mejora de los datos sobre inflación de Estados Unidos. El indicador de inflación subyacente, que no tiene en cuenta componentes volátiles, se sitúa ahora por encima del objetivo del 2% fijado por la Reserva Federal, lo que representa un dato crucial de cara a la importante reunión de septiembre del Comité Federal del Mercado Abierto (FOMC), que se celebrará el miércoles. Nuestras expectativas de que no se producirán cambios en los tipos de interés coinciden con las que esgrime la mayoría de economistas e inversores, aunque al mismo tiempo prevemos que se adopte una postura agresiva y que un grupo de miembros discrepantes exija la aplicación de subidas. Todo ello allanará el terreno para que se aplique, casi con toda seguridad, una subida en diciembre, si bien aún existe una probabilidad remota de que se lleve a cabo incluso antes de esa fecha. En consecuencia, sugerimos que se cubra cualquier exposición a un dólar fuerte antes de la reunión del miércoles.

Entretanto, la libra esterlina sufrió de nuevo una caída hasta situarse en los tipos mínimos que ha mostrado recientemente frente al euro y el dólar, aunque no contamos con muchos datos que expliquen el motivo de esta acusada depreciación, ya que el Banco de Inglaterra no facilitó demasiada información al respecto en su reunión de septiembre.

Esta semana debemos hacer mención especial al dólar canadiense y, sobre todo, al peso mexicano. Ambas divisas han atravesado dificultades durante este periodo por la noticias que apuntaban a que Trump estaba reduciendo las diferencias con Clinton en las encuestas para las elecciones presidenciales de Estados Unidos. Este es el primer efecto secundario de relevancia de este ciclo electoral atípico que hemos percibido en los mercados financieros globales, y al cual estaremos muy atentos.

Gráfico 1: Histórico de la encuesta a las Elecciones Presidenciales de EEUU entre Clinton y Trump (según FiveThirtyEight)

US Election Odds

Fuente: FiveThirtyEight.com Fecha: 19/09/2016

Principales monedas en detalle:

EUR

Dada la ausencia casi absoluta de información significativa procedente de la Eurozona, durante la semana pasada el euro cotizó principalmente en función de las noticias que provenían de Estados Unidos. No resulta sorprendente que el sólido dato sobre inflación del viernes provocase que la moneda común se desplomase hasta cerrar por debajo de 1,12 frente al dólar. Esta semana recibiremos los importantes indicadores PMI sobre confianza empresarial de septiembre, y esperamos que no se produzcan cambios significativos en los índices compuestos a escala continental. En teoría, la debilidad debería ser la tendencia predominante durante las próximas dos semanas, hasta que se fije el calendario político de otoño y los mercados comiencen a tener la vista puesta en la reunión que celebrará el BCE el 20 de octubre.

GBP

La acusada caída de la libra en el mercado la semana pasada resultó un tanto contradictoria si tenemos en cuenta el mensaje prudente que se desprendía tanto de los datos macroeconómicos en Reino Unido como de las declaraciones del Banco de Inglaterra. Por un lado, las cifras ligeramente más modestas en términos de inflación y ventas minoristas contrastaban con los datos tranquilizadores que arrojó el mercado laboral en julio. Por su parte, el máximo organismo bancario del Reino Unido reconoció haber registrado unos datos más sólidos de lo esperado desde el referéndum. En términos generales, para nosotros la reunión sugiere que el recorte de los tipos en 25 puntos básicos que los mercados esperan que se produzca en el último trimestre de 2016 no está, para nada, garantizado. Durante esta semana casi no se han publicado datos de relevancia, por lo cual, para dilucidar el rumbo que va a tomar esta situación, la libra esterlina queda a expensas principalmente de lo que suceda en la reunión que el FOMC celebrará este miércoles.

USD

El notable y sorprendente incremento del indicador de inflación de agosto fue la noticia más reseñable procedente de Estados Unidos durante la semana pasada. Las inversiones en los sectores inmobiliario y sanitario generaron un incremento mensual del 0,3% en el índice de inflación subyacente, que no tiene en cuenta componentes volátiles como la alimentación y la energía. En nuestra opinión, lo sorprendente no es tanto que la reunión que celebrará el FOMC esta semana incline la balanza a favor de una subida de tipos próxima, sino que esperamos que se emita una declaración agresiva que reconozca la solidez de la inflación y el mercado laboral, y prepare a los mercados para otra subida de tipos antes del cierre del ejercicio.

Print

Escrito por Enrique Díaz-Álvarez

Director de Riesgos de Ebury. Responsable de la dirección estratégica y el análisis del mercado de divisas para la empresa y sus clientes, Enrique es reconocido por Bloomberg como uno de los analistas más exactos en sus previsiones de divisa.