Difícil semana para el dólar ante la debilidad del PIB en EE.UU. y declaraciones poco comprometidas del FOMC

Enrique Díaz-Álvarez01/Aug/2016Análisis del Mercado de Divisas

La debilidad del último dato del PIB en Estados Unidos ha motivado la venta de dólares por parte de los inversores, con respecto al resto de monedas del G10. Dado el tono optimista de las declaraciones del FOMC y el hecho de que la debilidad en el crecimiento del PIB se debía a factores aislados o temporales, la venta masiva de dólares puede atribuirse, con gran probabilidad, al hecho de que los inversores estén haciendo caja tras la fuerte subida del dólar en el mes de julio.

El dólar presentó un comportamiento aún más débil frente al yen, el cual se disparaba a primera hora del viernes cuando el Banco de Japón volvía a decepcionar las expectativas que el mercado tenía acerca de una posible acción agresiva de política monetaria.

Ahora que las reuniones de la Reserva Federal y del Banco de Japón han ocurrido, la atención se centra en la flexibilización que se espera del Banco de Inglaterra para el jueves y en el importantísimo informe sobre el mercado laboral estadounidense que se conocerá el viernes, por lo que cabe esperar cierta volatilidad de aquí al fin de semana.

Principales monedas en detalle

EUR

La semana pasada fue muy tranquila para la zona Euro y la moneda común presentó un buen comportamiento, sostenida por la debilidad de los datos de Estados Unidos y por una encuesta de inversores en Alemania que parece restar importancia a las repercusiones del referéndum del Reino Unido. La noticia del viernes por la tarde sobre que los reguladores han decidido otorgar cierta flexibilidad a los tests de estrés bancarios no ha tenido una repercusión visible en la moneda común.
Esta semana también se prevé escasa de noticias económicas y monetarias en la Eurozona, por lo que esperamos que el euro reaccione principalmente ante acontecimientos fuera de la Unión Económica, en especial en relación a la reunión del Banco de Inglaterra del jueves y al informe laboral de Estados Unidos del viernes.

GBP

Pocas noticias relevantes nos llegaban de Reino Unido la semana pasada, salvo un par de encuestas que muestran que el sentimiento empresarial y de los consumidores continúa deteriorándose tras el impacto que el referéndum ha tenido sobre la libra esterlina. Con todo, la libra fue la moneda del G10 que peor comportamiento mostró la semana pasada, a excepción del dólar.
Esta semana será vital para la libra, debido a la reunión del Banco de Inglaterra el jueves. El consenso general apunta a que habrá un recorte de 25 puntos básicos, y las declaraciones de Martin Weale la semana pasada parecían confirmarlo. Sin embargo, la pregunta es hasta qué punto se anunciarán medidas adicionales. Esperamos una expansión de al menos 100.000 millones de libras en el objetivo de compras. No está claro el alcance que los mercados otorgarán a dicha medida expansiva, de manera que esperamos mucha volatilidad hacia el final de la semana.

USD

La ajetreada semana en Estados Unidos tuvo un impacto negativo en el dólar, que fue presionado a la baja, aunque –como hemos indicado– ha guardado más relación con la recogida de beneficios al cierre del mes que con las expectativas de la economía norteamericana.
La primera lectura del viernes pasado sobre el crecimiento en el segundo trimestre arrojó unos resultados muy por debajo de los esperados: un 1,2% frente al esperado 2,5%. Sin embargo, esta sorpresa negativa se debió a unas existencias temporalmente inferiores y, por consiguiente, solo cabe esperar que la brecha acontecida se elimine en los próximos trimestres. Ahora que las operaciones de venta de dólares para recoger beneficio han terminado, creemos que el dólar recuperará la tendencia alcista.

Print

Escrito por Enrique Díaz-Álvarez

Director de Riesgos de Ebury. Responsable de la dirección estratégica y el análisis del mercado de divisas para la empresa y sus clientes, Enrique es reconocido por Bloomberg como uno de los analistas más exactos en sus previsiones de divisa.