La prudencia de la Fed impulsa al euro fuertemente frente al dólar

Enrique Díaz-Álvarez21/Mar/2016Análisis del Mercado de Divisas

La Reserva Federal adoptó un tono claramente no comprometido en su reunión de política monetaria de marzo, celebrada la semana pasada, en línea con otros bancos centrales que han optado por mensajes bastante prudentes en las últimas dos semanas, incluido el BCE, el Banco de Inglaterra y el Banco de Japón. El retraso de las proyecciones de subidas de tipos de interés para 2016 que muestra el gráfico de puntos de los miembros del FOMC, pasando de cuatro subidas de tipos para 2016 (según las previsiones de diciembre) a sólo dos la semana pasada, pesó duramente sobre el dólar estadounidense. El billete verde cayó bruscamente contra el resto de divisas principales después del anuncio, para poner fin a la semana con una caída de aproximadamente un 1,5% en términos ponderados de comercio.

Los activos financieros de todo el mundo celebraron esta prudencia por parte de la Fed. Las acciones, títulos de crédito y materias primas de todo el mundo cotizaron al alza, siendo importante destacar que el índice S&P500 en los EE.UU. ha borrado la totalidad de sus pérdidas de este año – lo cual elimina la principal razón de preocupación de la Fed, relativa a la volatilidad del mercado financiero.

Principales monedas en detalles:

EUR

La semana pasada fue tranquila en cuanto a la publicación de datos macroeconómicos de la zona euro se refiere. Lo que sí pudimos ver es un dato de producción industrial decente, de un 2,1% en enero. Debemos tener en cuenta que el impacto de un euro más fuerte, asociado a una debilidad de la demanda global, aún no se ha visto reflejado en estos datos y esperamos que el resto de publicaciones del primer trimestre sean un poco más débiles.

En cualquier caso, el euro se mantuvo a flote por la declaración del FOMC y subió fuertemente frente al dólar, volviendo a tocar la franja más alta que ha alcanzado en el periodo de los últimos 12 meses.

GBP

La reunión de marzo del Banco de Inglaterra dio a los mercados poca información nueva acerca de las expectativas de los miembros de CPM (Comité de Política Monetaria). Los tipos de interés y los objetivos del programa QE se dejaron inalterados, y las minutas destacaron por su tono neutro, aunque por primera hubo muy pocas o casi ninguna mención a la falta de presiones salariales en la economía del Reino Unido.

El informe laboral en el Reino Unido publicó resultados en línea con lo que venimos viendo. El mercado de trabajo sigue ajustándose. El desempleo se mantuvo estable en el 5,1%, mientras que el número de demandantes de empleo cayó de nuevo en más de 18.000 solicitudes, por encima de lo esperado.

El presupuesto de marzo de 2016 no tuvo repercusión en los mercados de divisas. Como era de esperar, el Ministro Osborne insistió en que el Gobierno mantiene su compromiso de un superávit presupuestario para el año 2020, sin que existan recortes de gastos dramáticos o aumentos de impuestos.

La libra fue uno de los principales beneficiarios de la prudencia o pesimismo del FOMC, llegando a escalar más de un 1% en términos ponderados de comercio en las horas siguientes al comunicado de la Fed de la semana pasada.

USD

Como era de esperar, la Reserva Federal mantuvo su política monetaria sin cambios relevantes. Los miembros del FOMC redujeron sus previsiones de subida de tipos futura, y la media de subida de tipos para 2016 se redujo a dos, en contraste con la previsión de diciembre pasado, que apuntaba a cuatro subidas. No hubo ningún disidente a favor de una subida de tipos inmediata.

En la rueda de prensa, en la que Yellen mantenía ese tono neutro, se hacía referencia a la desaceleración económica mundial y a la volatilidad financiera, como elementos que habrá que ver si impactan a la economía estadounidense. Tal vez un importante comentario de Yellen fue que abril es una “posibilidad real” para otra subida de tipos, lo cual los mercados están descontando completamente.

En línea con el “gráfico de puntos”, ahora esperamos dos subidas de tipos en 2016. Sin embargo, observamos que los mercados siguen descontando una subida de tipos inferior. Esperamos que según se vayan corrigiendo las expectativas poco realistas del mercado hacia lo que apunta la Fed, se genere presión al alza sobre el dólar. No obstante, está claro que el camino de subidas de tipos en EE.UU. será más lento de lo que esperábamos, por lo que revisaremos nuestras previsiones de depreciación del euro, que irá cayendo respecto al dólar de manera más gradual.

Recibe informes y alertas de mercado por email.

Print

Escrito por Enrique Díaz-Álvarez

Director de Riesgos de Ebury. Responsable de la dirección estratégica y el análisis del mercado de divisas para la empresa y sus clientes, Enrique es reconocido por Bloomberg como uno de los analistas más exactos en sus previsiones de divisa.