La libra se recupera ligeramente, así como los activos y precios de las economías emergentes

Enrique Díaz-Álvarez07/Mar/2016Análisis del Mercado de Divisas

La semana pasada mejoró mucho la confianza global en los mercados financieros y la libra se recupera un 2,5% con respecto al dólar de EE.UU.

El apetito por el riesgo volvió la semana pasada, impulsado acciones, materias primas, el precio del crudo, las monedas de mercados emergentes y, por último pero no menos importante, la libra. Desde hace algún tiempo venimos señalando el excesivo castigo que ha sufrido la libra, una presión motivada por el referéndum sobre la posible salida de Gran Bretaña de la Unión Europea, evento popularmente conocido como Brexit. Así, la libra recuperaba un 2,5% con respecto al dólar de EE.UU.

Nuestros clientes siguen preocupados por posibles nuevas apreciaciones del yen como respuesta a una pérdida de confianza global. También existe debate sobre si veremos subidas de tipos en 2016. Por nuestra parte pensamos que así será y el informe de empleo publicado el viernes comparte está opinión.

Por su parte, los mercados emergentes continuaron rebotando, por lo que nuestra reciente previsión de que los activos y divisas de países emergentes habían tocado fondo, parece darnos la razón.

Toda la atención de los inversores se concentra ahora en la reunión del BCE, que tendrá lugar este jueves, de la que os mantendremos informados.

Principales monedas en detalle:

EUR

La semana pasada se publicaba el dato clave de inflación de la Eurozona, cifra que resultaba significativamente para los mercados. La zona euro vuelve a caer en deflación, debido a que menores precios de energía han presionado la tasa anual a la baja hasta el -0,3%. Tal vez lo más sorprendente, sin embargo, fue la gran caída de la cifra subyacente, que normalmente es más estable pero que caía un 0,3%, hasta el 0,7%, muy cerca del nivel mínimo histórico del 0,6%.

Estas cifras ponen aún más presión sobre el BCE para actuar el jueves. Esperamos importantes medidas por parte del mismo, en una variedad de aspectos, incluyendo tipos de interés, mayor flexibilización cuantitativa y medidas para aliviar la presión a la baja en la rentabilidad bancaria. El euro marca una senda muy estable frente al dólar la semana pasada, mientras los inversores esperan los resultados de la reunión del BCE.

GBP

La semana pasada se publicó el índice de confianza empresarial PMI en Reino Unido, con datos bastante decepcionantes. El índice compuesto reflejó una enorme disminución de 3,4 puntos, hasta el 52,8.

Comentarios por parte de los administradores sugirieron que la gran incertidumbre que rodea al referéndum de Brexit ha jugado un papel importante en este descenso.

Sin duda, esta noticia aumenta los riesgos a la baja en torno a nuestra previsión de crecimiento para Reino Unido, actualmente de alrededor del 2,0%. Sin embargo, las encuestas más recientes todavía dan una pequeña ventaja a que Gran Bretaña permanezca en la UE y esperamos que este resultado tenga un impacto muy positivo sobre el crecimiento de la libra esterlina en la segunda mitad del año.

USD

Los mercados estaban bastante centrados la semana pasada en los datos de empleo de Estados Unidos, que fueron publicados el viernes pasado, para detectar si las turbulencias de los mercados financieros globales y la desaceleración económica mundial, están teniendo impacto en Estados Unidos y en el número de creación de empleo.

La respuesta es claramente negativa. La economía estadounidense generó 242.000 puesto de trabajo en febrero y los datos del mes anterior fueron revisados al alza en unos 30.000 puesto. Esto sitúa el ritmo de crecimiento medio en alrededor unos 225.000, un ritmo muy saludable para este ciclo. El desempleo se mantuvo en el 4,9%, pero la tasa de actividad marcó un crecimiento del 0,2%, en una señal de que el mercado laboral sigue atrayendo nuevos participantes como fuerza de trabajo. El único dato decepcionantes ha sido relativo a los salarios, que han disminuido un 0,1%, después del pico de 0,5% en enero.

El mensaje de la Fed es claro: mientras que no haya preocupaciones inmediatas sobre los salarios, la economía doméstica de Estados Unidos no se verá afectada por la volatilidad del mercado. Sin embargo, el mercado sigue descontando una subida de interés inferior a una por parte de la Fed en todo 2016. Se trata de una estimación muy por debajo y una vez más, esperamos que se corrija y veamos al dólar repuntar y reanudar su tendencia al alza.

Recibe informes y alertas de mercado por email.

Print

Escrito por Enrique Díaz-Álvarez

Director de Riesgos de Ebury. Responsable de la dirección estratégica y el análisis del mercado de divisas para la empresa y sus clientes, Enrique es reconocido por Bloomberg como uno de los analistas más exactos en sus previsiones de divisa.