El BCE insinúa próximas medidas expansivas, lo que consigue relajar a los mercados y causa la caída del euro

Enrique Díaz-Álvarez25/Jan/2016Análisis del Mercado de Divisas

España sigue buscando una formación de Gobierno, mientras que Draghi insinúa próximas medidas expansivas que consiguen calmar la volatilidad de los mercados

En España, la principal preocupación sigue siendo la tarea difícil de formar un Gobierno estable después de las elecciones de diciembre, que dejaron un Parlamento muy fracturado. Por ahora, los mercados y las perspectivas económicas parecen estar tomando la inestabilidad con calma. En cuanto al mercado laboral, el ministro de economía, De Guindos, dio a entender que esta semana veremos publicado otro dato de empleo positivo. Por otro lado, los bonos soberanos españoles se han mantenido en línea con los de Italia, una clara señal de que los inversores aún no están particularmente preocupados por la inestabilidad política.

En los mercados mundiales, la semana pasada volvimos a ver jornadas de volatilidad y caída de los precios de los activos hasta el jueves, cuando tuvo lugar la conferencia del Presidente del BCE, Draghi, que consiguió amortiguar el efecto de los mercados. El Banco Central Europeo validó plenamente nuestras expectativas, no apoyadas por el consenso, acerca de mayores medidas de flexibilización a ser anunciadas en el primer semestre de 2016. Draghi fue claro al afirmar que éstas ademas podrían ocurrir tan pronto como se celebre la próxima reunión, es decir, en marzo.

La más que esperada oleada de liquidez por parte del Banco Central Europeo, compensada por la contención monetaria de la Fed, causaron que los mercados globales dieran un descanso y todos los activos de riesgo se manifestaron al unísono, incluyendo la renta variable, las materias primas y las divisas de mercados emergentes, que rebotaron de sus mínimos de mediados de semana. La otra cara de la moneda fue la presión a la baja sobre el euro, que terminó la semana con una caída frente a todas las divisas principales, excepto respecto al franco suizo y al yen japonés.

Ante esta situación, nuestros clientes se están beneficiando de la depreciación del euro posterior a la reunión del BCE, vendiendo euros a niveles atractivos en una gran variedad de cruces con otras monedas.

Principales divisas en detalle:

EUR

Después de estar las últimas semanas en modo de espera, la moneda común parecía retomar su tendencia a la baja frente al dólar la semana pasada, después de las declaraciones del Presidente del BCE el jueves pasado. Validando plenamente nuestras expectativas, Draghi dejó la puerta abierta a mayores medidas de flexibilización cuantitativa a ser aplicadas en las próximas reuniones, incluso con gran posibilidad a que esto ocurra ya en marzo, mucho antes de lo que anticipaban los mercados, lo que produjo la caída del euro hasta su posición más baja en dos semanas respecto al dólar estadounidense. Además, el BCE dejó claro que espera que la inflación se mantenga muy baja, incluso negativa, nada favorecida por los riesgos a la baja en el exterior y la creciente volatilidad del mercado financiero desde su última reunión de diciembre.

Algunas noticias económicas conocidas el viernes fueron un motivo más para ejercer presión sobre el euro. La versión preliminar de las encuestas sobre sentimiento empresarial PMI prevén una sorpresa significativa a la baja. El dato compuesto cayó casi un punto, a 53,5, el nivel más bajo en casi un año. Parece que la reciente volatilidad del mercado está haciendo mella en la confianza empresarial y creemos que con casi total seguridad veremos nuevas medidas de flexibilización monetaria en la reunión del BCE de marzo.

GBP

El informe del mercado laboral de noviembre, publicado la semana pasada, mostró que el desempleo sigue bajando, situándose en el nivel más bajo desde otoño de 2005, en el 5,1%. Sin embargo, el mercado laboral de Reino Unido aún tiene que traducirse en presiones salariales. Los ingresos semanales se redujeron del 0,1% al 1,9% anual. La decepción de este dato es lo que nos lleva a retrasar nuestra previsión de subida de tipos por parte del Banco de Inglaterra al último trimestre del año. Otra de las razones para este cambio de perspectiva ha sido el pesimismo de los comentarios del Gobernador Carney, que se centró casi exclusivamente en las razones por las que no subiría los tipos de momento y continuó mostrando su perplejidad ante la ausencia de presiones salariales incluso en medio del reajuste positivo del mercado laboral. También expresó su preocupación por los riesgos a la baja asociados a la reciente volatilidad de los mercados financieros. Está claro que los 8 miembros del Comité de Política Monetaria que vienen votando a favor de mantener los tipos de interés sin cambios no cambiarán su voto a corto plazo, por lo que no esperamos una subida de tipos por parte del el BoE hasta el cuarto trimestre de 2016.

USD

La único dato económico publicado la semana pasada en EE.UU. fue el de inflación, a un nivel menor del esperado, debido a los precios de los alimentos. Sin embargo, el dato de inflación subyacente, más relevante porque excluye los precios de los alimentos y la energía, considerados más volátiles y que por tanto hacen del índice subyacente un mejor indicador de la situación real de la inflación, aumentó un 0,1%, hasta un 2,1% anual, el nivel más alto desde 2012.

Toda la atención de los inversores se centra esta semana en la reunión del Comité Federal del Mercado Abierto (FOMC). Se espera que la Fed mantenga los tipos de interés sin cambios, no obstante el tono del comunicado será clave para medir el grado en el que la volatilidad financiera está afectando a las intenciones declaradas del FOMC de subir los tipos aproximadamente un 0,25% al trimestre.

Recibe informes y alertas de mercado por email.

Print

Escrito por Enrique Díaz-Álvarez

Director de Riesgos de Ebury. Responsable de la dirección estratégica y el análisis del mercado de divisas para la empresa y sus clientes, Enrique es reconocido por Bloomberg como uno de los analistas más exactos en sus previsiones de divisa.