La libra alcanza mínimos frente al euro y el dólar

Enrique Díaz-Álvarez18/Jan/2016Análisis del Mercado de Divisas

Preocupación entre las empresas con negocios en Reino Unido ante fuerte caída de la libra respecto al euro y el dólar.

El nuevo año no ha sido amable con los mercados financieros y los activos de riesgo en general, haciendo caso omiso a la estabilización del yuan a principios de la semana pasada y a noticias generalmente positivas publicadas en China. Las bolsas han visto casi su peor inicio de año en la historia. La mayoría de los índices principales han caído en cifras de dos dígitos en las primeras dos semanas del año. La búsqueda de un refugio seguro por parte de los inversores no afectó inicialmente tanto a las monedas del G10, comportamiento que comenzó a cambiar la semana pasada. La libra esterlina sufría pérdidas muy fuertes frente al euro y el dólar estadounidense. La tasa EUR-USD sin embargo permanece cotizando en un rango estrecho, de momento parece ser intocable ante el pánico que estamos presenciando en algunos mercados. Vemos cierto nerviosismo por parte de nuestros clientes debido a la venta masiva de la libra, pero consideramos que los niveles actuales son baratos en relación a fundamentos bastante positivos de la economía británica.

Principales monedas en detalle:

EUR

En contraste con las noticias procedentes del Banco de Inglaterra, las minutas de la última reunión del BCE sugieren que existió cierta presión por parte de algunos “decisores de tipos” para recortarlos y ampliar el programa de flexibilización cuantitativa (QE) en mayor medida a lo que finalmente aceptó el Consejo. La reciente volatilidad financiera sólo puede favorecer tal decisión, por lo que esperamos un mayor estímulo monetaria en la primera mitad del año, que arrastrará al euro hacia la paridad frente al dólar estadounidense. Hasta ahora, la economía europea ha restado importancia a las turbulencias del mercado, pero cualquier debilitamiento de los índices de sentimiento empresarial PMI, que serán publicados esta semana, podrían crear una presión enorme para que el BCE actúe pronto.

GBP

La principal novedad en los mercados la semana pasada fue la reunión del Banco de Inglaterra. Por sexto mes consecutivo, Ian McCafferty, decisor político que suele actuar en solitario, mantuvo su voto a favor de un aumento de tipos inmediato, desafiando algunas expectativas que apuntaban a una votación de 9-0 a favor de mantener los tipos intactos ante la situación de incertidumbre en los mercados. Además, las declaraciones posteriores fueron menos pesimistas de lo que el mercado esperaba, aunque se produjeron pocos cambios respecto al mes pasado. Hubo una frase clave a considerar: “desde el informe de inflación de noviembre, los datos relativos a la actividad internacional han evolucionado en términos generales como se esperaba”. Esto sugiere que el Banco de Inglaterra se está tomando con calma la reciente volatilidad del mercado, y no parece alterarse demasiado por las actuales turbulencias financieras en China. Los responsables de política monetaria sugirieron que la última caída de los precios del petróleo podría proporcionar un buen apoyo a largo plazo para el gasto en el Reino Unido, mientras que la reciente depreciación disminuirá el efecto arrastre sobre la inflación. Estos comentarios nos sugieren que la subida de tipos todavía es una posibilidad para 2016, siempre y cuando los datos de los salarios no se debiliten demasiado y los mercados financieros recuperen su equilibrio. Consideramos los niveles actuales de la libra frente al dólar y, especialmente frente al euro, como una gran oportunidad de compra teniendo en cuenta lo anterior.

USD

La principal noticia de la semana en Estado Unidos fue la publicación del dato de ventas al por menor correspondiente a diciembre. La cifra global resultó baja, lo que contribuyó al nerviosismo del mercado estadounidense y avivó la espiral descendente de las acciones. Sin embargo, el desglose del dato fue un poco más alentador y el dato de noviembre fue revisado al alza del 0,2 al 0,4%. El incremento anual de las ventas minoristas, excluyendo coches y gasolina (esta última ha caído debido a la caída de los precios del petróleo), es saludable, situándose en 3,9%. En cualquier caso, seguimos dando mucha mayor importancia a la fortaleza de las cifras de creación de empleo, más que a cualquier otro indicador. Así, esperamos que la economía de Estados Unidos crezca entre un 2-3% en 2016, siempre y cuando el mercado de trabajo siga creciendo por encima del umbral de 200.000 empleos netos al mes.

Recibe informes y alertas de mercado por email.

Print

Escrito por Enrique Díaz-Álvarez

Director de Riesgos de Ebury. Responsable de la dirección estratégica y el análisis del mercado de divisas para la empresa y sus clientes, Enrique es reconocido por Bloomberg como uno de los analistas más exactos en sus previsiones de divisa.