La segunda semana de volatilidad de los mercados financieros provoca la caída de las monedas exóticas

Enrique Díaz-Álvarez11/Jan/2016Análisis del Mercado de Divisas

Las monedas G10 cotizan en rangos estrechos, mientras que las divisas de países exportadores de materias primas caen abruptamente

Mientras que el desorden volátil se hacía protagonista en los mercados financieros de todo el mundo la semana pasada, la mayoría de monedas del G10 permanecían casi ajenas y sin grandes sobresaltos, cotizando en niveles estrechos, con la excepción del yen japonés que se apreciaba entre un 2-3% frente a dólar, el euro y la libra esterlina al actuar como refugio seguro para inversores. La historia fue muy diferente en el caso de monedas cuya economía es dependiente de materias primas, como son el dólar australiano, el dólar canadiense y el neozelandés, así como todo el resto de monedas de países emergentes, que cayeron abruptamente trazando una línea descendente muy similar.

El yuan chino merece una mención especial, así como el temor generado en los mercado según proliferaban rumores sobre una posible nueva devaluación. En nuestro caso, creemos que dichos rumores son exagerados, y que la autoridad de política monetaria china está contenta de ver un comportamiento del yuan en línea al de las divisas con mayor peso, tal y como anunciaron el mes pasado.

Principales monedas en detalle:

EUR

Los datos de confianza en la zona euro, publicados la semana pasada, fueron consistentes con la débil recuperación que el bloque económico ha estado experimentando durante los últimos dos trimestres. El índice de sentimiento empresarial PMI subió, situándose en su nivel compuesto en 54, siendo consistente con un crecimiento continuo del 2%. Sin embargo, las perspectivas de inflación resultan preocupantes al caer de nuevo tanto el dato general del nivel de precios (0,2%) como el dato subyacente (0,9%). Así, las presiones deflacionistas siguen intactas. Los problemas en los países periféricos son de nuevo noticia. España está en medio de un proceso posterior de elecciones y parece incapaz de formar gobierno. Estos factores, combinados con el nerviosismo de los mercados financieros en todo el mundo, significan en nuestra opinión que el mercado no está descontando suficientemente la probabilidad de otra ampliación del programa de flexibilización cuantitativa.

GBP

En la segunda semana del año se publicaron datos ligeramente decepcionantes en Reino Unido. El indicador de confianza empresarial PMI compuesto se redujo modestamente, de 55,7 hasta 55,3, debido a la disminución de los subíndices PMI de servicios y manufacturas. No obstante, este nivel sigue siendo consistente con nuestras expectativas de crecimiento del 2-3% en Reino Unido. Otro dato a destacar es que el dato de confianza empresarial de las pymes manufactureras fue más alto que el mismo dato de las grandes corporaciones de manufacturas, lo que indica que las empresas más pequeñas están tomando el relevo en la confianza de este sector.

En cualquier caso, la semana pasada el empleo continuó aumentando y el crecimiento situándose en el rango de 2-2,5%, nivel que tenemos que seguir viendo para mantener nuestra previsión de una primera subida de tipos por parte del Banco de Inglaterra para el tercer trimestre de 2016. No obstante, la libra cotizaba a la baja en su nivel más bajo para el rango 1,30-1,40 respecto al euro ante las expectativas de que la reunión del Comité de Política Monetaria (CPM) de esta semana pueda tener tintes pesimistas dada la fragilidad de los mercados financieros de todo el mundo.

USD

El fuerte informe de nóminas publicado la semana pasada en Estados Unidos, correspondiente a diciembre, fue prácticamente ignorado por los mercados financieros en todo el mundo, a pesar de ser el dato económico más importante.

En general la economía de Estados Unidos sigue mostrando fortaleza. El mercado laboral añadió 291.000 puestos de empleo neto a la economía y el dato del mes anterior fue revisado al alza 50.000 puestos de trabajo. El resultado publicado del último mes ha sido mayor del esperado, en consistencia con datos sólidos de otros indicadores laborales como el desempleo, con la única excepción de los salarios, cuyo crecimiento ha permanecido plano este mes. Sin duda, un fuerte mercado labora es la mejor garantía de la continua fortaleza de la economía estadounidense, independientemente de factores externos y fluctuaciones del mercado. De esta manera, esperamos que la Fed se mantenga firme en sus decisiones de política monetaria y el dólar continúe su apreciación gradual respecto al resto de monedas principales.

Recibe informes y alertas de mercado por email.

Print

Escrito por Enrique Díaz-Álvarez

Director de Riesgos de Ebury. Responsable de la dirección estratégica y el análisis del mercado de divisas para la empresa y sus clientes, Enrique es reconocido por Bloomberg como uno de los analistas más exactos en sus previsiones de divisa.