La Reserva Federal, al borde de una subida de tipos de interés histórica

Enrique Díaz-Álvarez15/Dec/2015Análisis del Mercado de Divisas

Dada la fortaleza económica y laboral de EE.UU., consideramos prácticamente segura la subida de tipos de interés de la Fed esta semana.

La Reserva Federal (Fed) ha venido manteniendo lo que equivale a una situación de emergencia en su política monetaria desde que el anterior presidente de la Fed, Ben Bernanke, anunciara que esta iba a recortar su tipo de interés de referencia a un cero efectivo en el momento álgido de la crisis financiera, en diciembre de 2008.

Sin embargo, una vez que la actual presidenta, Janet Yellen ha retirado la necesidad de ser “pacientes” de las declaraciones de política monetaria de la Fed en marzo de este año, los inversores esperan con ansiedad la primera subida desde 2006 de los tipos de interés en Estados Unidos.

Ahora, toda la atención de los mercados de divisas se centra en la próxima reunión de política monetaria de la Fed, el 16 de diciembre a las 19:00 GMT (20:00 hora española), en la que se espera que el banco central estadounidense anuncie una subida de su tipo de interés de referencia por primera vez en nueve años.

En la última reunión del Comité Federal del Mercado Abierto (FOMC, por sus siglas en inglés) del pasado mes de octubre, la Reserva Federal dejó la puerta abierta a una subida de los tipos de interés este mes. Si bien los responsables de la política manifestaron que continuarían haciendo un seguimiento de las novedades económicas y financieras que se produjeran en el extranjero, eliminaron de su anterior declaración la frase que sugería que las novedades a escala global podrían frenar el crecimiento económico.

Lo que es más importante, la Fed también mencionó explícitamente la posibilidad de una subida de tipos en diciembre al manifestar: “a la hora de decidir si procede elevar la tasa objetivo en su nueva reunión, el Comité valorará los progresos –tanto los conseguidos como los esperados en la consecución de los objetivos del máximo empleo y una inflación del 2 por ciento”. Desde nuestro punto de vista, está claro que tales condiciones se cumplieron el mes pasado.

A nuestro juicio, los datos económicos disponibles desde la última reunión de la Reserva Federal, en especial los del mercado laboral, son lo suficientemente positivos para justificar una subida. Las dos últimas cifras de empleo no agrario han superado las expectativas. En octubre, la cifra se disparó hasta los 298.000, el nivel más alto del año (gráfico 1), y en noviembre se confirmó esta solidez, elevando la media trimestral hasta la tranquilizadora cifra de 220.000 personas empleadas. El desempleo también ha alcanzado su nivel más bajo en siete años, situándose en el 5%, mientras que el crecimiento medio de los ingresos, aunque sigue siendo modesto, se sitúa en sus niveles más altos desde fines de 2009.

GRÁFICO 1: Evolución de nóminas no agrarias en Estados Unidos (2010-2015)

1

Fuente: Thomson Reuters Datastream Fecha: 07/12/2015

Además, el crecimiento económico se mantiene fuerte, a pesar de haberse moderado en cierto modo, y se sitúa en el 2,2% en términos interanuales en el tercer trimestre. La inflación general se mantiene baja, arrastrada por la bajada de los precios de la energía, aunque el nivel de crecimiento de los precios básicos sigue la senda marcada por el objetivo del banco central, habiéndose incrementado hasta el 1,9% en el mes de octubre (gráfico 2), mientras que parece disminuir la preocupación en los mercados mundiales de valores.

GRÁFICO 2: Tasa de inflación en Estados Unidos (2012-2015)

2

Fuente: Thomson Reuters Datastream Fecha: 07/12/2015

Los comentarios de los responsables de la política monetaria desde su última reunión han estado asimismo teñidos de contundencia. Al dirigirse al Congreso en el Capitolio la primera semana de diciembre, Janet Yellen sugirió que la economía estadounidense debería seguir en la línea del crecimiento y que estaba alcanzando un punto en el que podría permitirse una subida de los tipos de interés.

A medida que se confirman las expectativas de una subida de tipos, el dólar estadounidense ha resurgido en diciembre a su situación más fuerte en relación con sus principales divisas competidoras en más de doce años (gráfico 3), solo suavizada por el anuncio de una enorme flexibilización cuantitativa realizada por el Banco Central Europeo.

GRÁFICO 3: Índice del dólar estadounidense (enero a diciembre de 2015)

3

Fuente: Thomson Reuters Datastream Fecha: 04/12/2015

Nuestras expectativas

Aunque no hay duda de que habrá quien se oponga, posiblemente hasta tres de sus miembros, esperamos que se apruebe una subida de tipos del 0,25%, y que la Fed reitere que habrá más subidas graduales en función de los datos. Sin ninguna duda, ahora el mercado se muestra de acuerdo con esta opinión, apuntando a un 80% de posibilidades a que esto ocurra, el nivel más alto del año (y creemos que aún deberían ser más alto).

Como hemos venido detallando a lo largo de todo el año, una subida gradual de los tipos de interés en Estados Unidos debería conllevar un fortalecimiento del dólar frente al resto de las divisas mundiales. Esta revalorización debería ser aún mayor respecto del euro, dada la reciente expansión de las medidas de flexibilización del Banco Central Europeo; y reforzándose de manera más gradual con respecto a la libra esterlina.

Confiamos en que esta información sea de su interés. Si desea recibir más información o asesoramiento para estrategias de cobertura, no dude en ponerse en contacto con nosotros.

Print

Escrito por Enrique Díaz-Álvarez

Director de Riesgos de Ebury. Responsable de la dirección estratégica y el análisis del mercado de divisas para la empresa y sus clientes, Enrique es reconocido por Bloomberg como uno de los analistas más exactos en sus previsiones de divisa.