Ganancias de la libra y el dólar frente a las monedas de mercados emergentes, debido a nuevos mínimos de las materias primas

Enrique Díaz-Álvarez16/Nov/2015Análisis del Mercado de Divisas

El mercado de las principales monedas mundiales, también denominadas divisas del G10, no tuvo grandes sobresaltos la semana pasada, en ausencia de publicaciones de datos económicos de primera linea o decisiones de política monetaria. No obstante, la libra esterlina merece una mención especial, al ser la moneda con mejor rendimiento respecto a sus pares principales, después de que se publicaran fuertes datos del mercado laboral en Reino Unido.

Por su parte, el euro cayó respecto al dólar hasta un mínimo de los últimos siete meses, debido a la debilidad de los datos en la Eurozona y el aumento de las posibilidades de que el Banco Central Europeo amplíe su programa de estímulos en la reunión de diciembre, lo cual a nuestro juicio, debería seguir presionando al euro a la baja a largo plazo.

Malos datos en China y nuevos aires generalizados de riesgos provocaron caídas en las acciones y los precios de las materias primas en los mercados de todo el mundo la semana pasada, mientras que algunas monedas de mercados emergentes siguieron registrando pérdidas. Todo lo anterior incentivó que el dólar alcanzara nuevos máximos de varios años en términos ponderados.

Eurozona y el euro

El constante flujo de datos débiles en la Eurozona parece confirmar, en nuestra opinión, la ampliación en diciembre del programa de medidas expansivas por parte del Banco Central Europeo.

El PIB del tercer trimestre creció sólo un 1,2% en términos anualizados, por debajo de las modestas expectativas de 1,6%. La debilidad del dato de producción industrial alemán, incluso antes de que se dejen ver los efectos del escándalo de Volkswagen al completo, no augura mejores datos para el último trimestre del año. Además, en Portugal se ha abierto un nuevo frente político, donde una coalición de partidos de izquierda gobernará sobre una base anti-austeridad. Ante esta situación global, el único aspecto que puede ayudar a la economía de la Eurozona en estos momentos es la continua devaluación competitiva de la moneda, y en consecuencia hemos revisado nuestras expectativas del euro a la baja – por lo que ahora esperamos que la paridad del euro respecto al dólar estadounidense se alcance a principios de 2016.

Reino Unido y la libra

La principal noticia de la semana pasada fue la publicación del informe del mercado de trabajo en Reino Unido. La noticia fue un tanto contradictoria, aunque los mercados de divisas optaron por centrarse en lo positivo y la libra acabó la semana como la moneda con mayores subidas. El desempleo se redujo de nuevo, hasta el 5,2%, y septiembre cerró con una gran creación de empleo neta. Sin embargo, el crecimiento de los salarios se desaceleró del 3,2% al 2,8% anualizado. Este nivel sigue estando por encima de la inflación subyacente, pero dicha desaceleración significa que las presiones inflacionistas siguen siendo moderadas y el Banco de Inglaterra puede permitirse el lujo de esperar en cambiar el rumbo de su política monetaria.

En los mercados existe preocupación sobre las expectativas de política monetaria del Banco de Inglaterra. Por nuestra parte no vemos una subida de tipos por parte de las autoridades británicas hasta el verano de 2016 – a pesar de que los mercados de tipos de interés están valorando retrasos incluso más acusados en el calendario de subida de tipos de Reino Unido.

Estados Unidos y el dólar

Las ventas minoristas de octubre fueron algo más débiles de lo esperado, creciendo sólo un 0,1% en el mes y un 0,2% si excluimos las ventas de automóviles y gasolina, aunque este dato fue parcialmente compensado por la mejora del dato de confianza del consumidor. En general, estos datos son relativamente consistentes con la historia que esperamos en Estados Unidos: un crecimiento constante de entre el 2-3%, una creación de empleo continua y respaldo suficiente para que la Fed comience a subir los tipos en diciembre, a un ritmo del 0,25% más o menos por trimestre. Esto debería ser suficiente para permitir la continua y gradual apreciación del dólar estadounidense frente a la mayoría de las monedas del G-10.

Confiamos en que esta información sea de su interés. Si desea recibir más información o asesoramiento para estrategias de cobertura, no dude en ponerse en contacto con nosotros.

Print

Escrito por Enrique Díaz-Álvarez

Director de Riesgos de Ebury. Responsable de la dirección estratégica y el análisis del mercado de divisas para la empresa y sus clientes, Enrique es reconocido por Bloomberg como uno de los analistas más exactos en sus previsiones de divisa.