Las declaraciones de la Reserva Federal apuntan a una posible subida de tipos en diciembre

Enrique Díaz-Álvarez02/Nov/2015Análisis del Mercado de Divisas

El primer foco de atención de los mercados la semana pasada fue la reunión de octubre de la Reserva Federal. Si bien los tipos se mantuvieron sin cambios, como apuntaba el consenso, las declaraciones fueron consistentes con nuestras expectativas de una posible subida de tipos en diciembre, condicionada por los datos del mercado laboral. En general, el tono de este discurso fue más agresivo del esperado por el mercado, por lo que el dólar reaccionó con fuertes subidas frente a sus principales pares. Sin embargo, el rally del dólar no duró mucho y para el final de la semana volvía a cotizar a un nivel más o menos sin cambios respecto al euro. La libra merece una mención especial, al acabar la semana por encima del dólar y del resto de monedas importantes, con excepción del dólar canadiense.

EUR

Mientras que la economía de la eurozona sigue haciendo frente a algunas incertidumbres a medio plazo, aún queda por ver el reflejo de esta situación en los siguientes datos publicados. Por su parte, los indicadores de sentimiento empresarial registraron sólidos aumentos; el dato de ventas al por menor, que reflejan el gasto al consumo, aumentó casi un 3% en el tercer trimestre; y la inflación subyacente subió un 1,0%, aunque aún está lejos del objetivo del BCE.

Estos datos no muestran el impacto de la desaceleración en los países emergentes o la crisis que rodea a Volkswagen. Por el contrario, los números económicos pintan un panorama alentador de la economía europea en octubre. Los inversores están de acuerdo con este análisis de la Eurozona y el euro fue capaz de terminar la semana prácticamente sin cambios respecto al dólar, a pesar de un comunicado de la Fed más agresivo del esperado.

GBP

La fortaleza de la libra la semana pasada fue algo desconcertante en vista a la falta de datos fuertes en Reino Unido. El PIB del tercer trimestre fue más suave del que, tanto nosotros como el mercado, preveíamos, justo un 2,0% en términos anualizados, comparado con el 2,5% al que apuntaba el consenso. La construcción experimentó un fuerte descenso, la producción industrial fue ligeramente negativa y el sector servicios creció aunque ligeramente menos de lo esperado.

La atención de los mercados se centrará esta semana en la reunión del Banco de Inglaterra de este jueves y la publicación del informe de inflación. Una de las señales clave para estimar la fecha en la que el BoE aumentará tipos de interés por primera vez será observar si otros dirigentes políticos se unen a Ian McCafferty en su voto a favor de un aumento de tipos inmediato. El débil informe del PIB de la semana pasada quizás aumenta la posibilidad de que se mantenga una votación de 8-1. También será importante el tono del informe de inflación, particularmente si se hace referencia a un aumento mundial de un riesgo de inflación a la baja. En cualquier caso, esperamos tener una lectura más clara sobre el calendario de subidas de tipos del Banco de Inglaterra después de la reunión del jueves.

USD

La Reserva Federal sorprendió a los mercados con un comunicado mucho más agresivo del esperado. La Fed mencionó explícitamente la posibilidad de una subida de tipos en diciembre, declarando que en su próxima reunión determinará si es apropiado hacerlo o las expectativas futuras para ello, en base a sus objetivos de pleno empleo y nivel de inflación del 2%. Además, otro aspecto muy positivo de la reunión fue la eliminación de los comentarios de septiembre que hacían referencia a una preocupación relacionada con la volatilidad financiera que podría frenar el crecimiento económico en Estado Unidos, lo que indica que la Fed ya no está particularmente preocupada por los movimientos financieros.

La actitud de la Fed parece tener en cuenta variables más allá de las cifras del PIB, relativamente débiles, como es el dato de demanda interna (que ha crecido un 3% anualizado, por correcciones de inventario, puesto que la cifra general ha crecido solo un 1,5%). Los mercados de tipos de interés están valorando una posibilidad del 50% a que la subida de tipos ocurra en diciembre. Esperamos que la divergencia entre las políticas monetarias de la Fed y la Eurozona siga presionando el euro a la baja a medio plazo.

Confiamos en que esta información sea de tu interés. Si deseas recibir más información o asesoramiento para estrategias de cobertura, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

Print

Escrito por Enrique Díaz-Álvarez

Director de Riesgos de Ebury. Responsable de la dirección estratégica y el análisis del mercado de divisas para la empresa y sus clientes, Enrique es reconocido por Bloomberg como uno de los analistas más exactos en sus previsiones de divisa.