El euro podría debilitarse tras la intervención del BCE de este jueves

Enrique Díaz-Álvarez19/Oct/2015Análisis del Mercado de Divisas

Los comentarios de un miembro del BCE la semana pasada, que sugerían que serían necesarias mayores medidas de flexibilización cuantitativa para estimular la economía de la Eurozona, no hacían más que ejercer presión a la baja sobre el euro. Creemos que una expansión del programa del BCE devolvería al euro a los bajos niveles observados a finales de este verano, lo que sería una gran noticia para compradores de euros y exportadores, aunque una gran preocupación para importadores.

Hasta el jueves, el euro cotizó a los niveles más altos vistos en el mercado desde la volatilidad de agosto, arrastrando a la libra también al alza. La mañana del jueves, Ewald Nowotny, miembro del BCE, influía con sus comentario en la cotización del euro, al indicar que tanto la inflación como la inflación subyacente se habían publicado por debajo de los objetivos del BCE, a lo que añadió que se necesitaría mayor estímulo económico.

Inmediatamente el euro cedía sus máximos semanales, lo que vino aún más incentivado por la publicación de algunos datos bastante positivos en Estados Unidos ese mismo día.

La mayoría de las monedas del G10 terminaba la semana más o menos donde la comenzaba, con la gran excepción del dólar australiano y el dólar neozelandés, monedas que tuvieron un comportamiento inusual la semana pasada, cotizando en direcciones totalmente opuestas, el primero a la baja y el segundo al alza.

La incertidumbre alrededor de la economía estadounidense y el efecto que podría causar el retraso del calendario de subidas de tipos en Estados Unidos pesó sobre el dólar a principios de la semana pasada. De hecho el dólar fue la moneda, de las tres divisas principales, que más sufrió la semana pasada, tras la publicación de cifras de ventas minoristas decepcionantes que condujeron a una ligera venta de dólares.

Sin embargo, dadas las bajas cifras de desempleo, la mayoría de los analistas apuntan a un fuerte informe de nóminas en la próxima publicación, a principios del próximo mes. Dada la naturaleza incierta del calendario de subida de tipos de interés en los próximos meses, estos datos son de suma importancia.

EURO, DÓLAR Y LIBRA EN DETALLE

EUR

La atención de los inversores se centra en la reunión que el BCE tendrá este jueves.

Después de los decepcionantes datos de producción industrial de la semana pasada (-0,5% en agosto) y con un nivel de inflación por debajo del 0% en septiembre, esperamos que el BCE reconozca la debilidad actual de la Eurozona, así como los crecientes riesgos a la baja de la economía.

Sin embargo, no esperamos ningún anuncio de una expansión del programa de flexibilización cuantitativa en esta reunión, ya que venimos viendo una reacción institucional del BCE con retraso significativo a los acontecimientos – aunque los claros comentarios del presidente Draghi y la sugerencia de que mayores medidas expansivas serán bien recibidas, deberían presionar al euro a la baja ligeramente durante las próximas semanas.

GBP

Los datos publicados la semana pasada en Reino Unido proporcionaron argumentos para que el Banco de Inglaterra adopte una posición ligeramente pesimista.

La inflación y el crecimiento salarial alcanzaron el nivel más bajo del rango esperado para estos datos. Por un lado la inflación subyacente se sitúa en el 1% anual y los ingresos semanales, excluidos los bonos y primas, tan sólo crecieron un 2,8%, por debajo del 2,9% del mes anterior. Con estos datos, el Banco de Inglaterra, con casi total seguridad, descartará una subida de tipos el primer trimestre del 2016.

Aún así, creemos que las expectativas del mercado son excesivamente pesimista. Esperamos que el aumento salarial responda bien y que los ingresos nominales en los salarios se acerquen a un crecimiento del 3,5% en los próximos meses. Esto respaldaría un aumento de tipos en el segundo trimestre del próximo año, lo que a su vez proporcionaría apoyo a la libra esterlina respecto al euro.

USD

La semana pasada volvimos a ver resultados entre mixtos y negativos en los informes publicados en Estados Unidos.

Las ventas al por menor de septiembre fueron sorprendentemente débiles, incluso después de excluir los efectos de bajos precios del petróleo, las cuales cayeron un 0,1% en el mes en términos anualizados, aunque el promedio de los últimos tres meses sigue manteniéndose por encima del 2%.

No obstante, presenciamos noticias positivas relativas a la inflación. Concretamente la inflación subyacente aumentó un 0,2% gracias a un aumento generalizado del precio del alquiler. Por tanto el nivel actual, del 1,9% anualizado, se acerca al objetivo de la Reserva Federal.

Además, las solicitudes de desempleo alcanzaron otro mínimo en este ciclo, siendo una buena señal para el próximo informe de nóminas de octubre que será publicado la primera semana de noviembre y que cobra especial importancia para inversores de todo el mundo, ya que será fundamental para la decisión de subida de tipos de la Reserva Federal, determinando si aumentará tipos por primera vez a finales de 2015 o esperará a que ente el nuevo año.

Confiamos en que esta información sea de tu interés. Si deseas recibir más información o asesoramiento para estrategias de cobertura, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

Print

Escrito por Enrique Díaz-Álvarez

Director de Riesgos de Ebury. Responsable de la dirección estratégica y el análisis del mercado de divisas para la empresa y sus clientes, Enrique es reconocido por Bloomberg como uno de los analistas más exactos en sus previsiones de divisa.