El retraso de una subida de tipos en EEUU presiona al dólar a la baja

Enrique Díaz-Álvarez13/Oct/2015Análisis del Mercado de Divisas

Empresas de todas partes del mundo, con negocios internacionales y por tanto exposición a distintas monedas, intentan analizar oportunidades y riesgos derivados de la reciente depreciación del dólar. Con dudas sobre si la Reserva Federal aumentará o no los tipos de interés en Estados Unidos en diciembre, muchos compradores de dólares (USD) buscan fijar el tipo de cambio a los niveles actuales para eliminar la incertidumbre futura de los mercados. Dicho esto, si la Fed sigue siendo poco clara en cuanto a sus planes de política monetaria, podríamos ver cómo el dólar sigue debilitándose.

En Europa, el hecho de que la moneda única se haya reforzado considerablemente desde julio sigue sorprendiendo en el mundo de los negocios, ya que los datos publicados en la Eurozona siguen mostrando debilidad. Todas las previsiones sugieren que veremos como el euro se debilita de aquí a final de año, lo cual abre oportunidades de crecimiento exterior con un euro más barato.

El buen rendimiento de las monedas de mercados emergentes merece una mención especial. Tras tocar mínimos históricos hace ya algunas semanas, las divisas de estos países han subido en los últimos días entre un 2% (como el rand sudafricano) a un 7% (caso de la rupia india). Como veníamos apuntando, la venta de estas divisas fue desmesurada y el nivel extremadamente barato de las mismas ha supuesto una oportunidad única para cubrir exposición en estas monedas.

Euro, dólar y libra en detalle

EUR

La pregunta clave en la zona euro sigue siendo si el BCE ampliará su programa de flexibilización cuantitativa en respuesta a la desaceleración económica mundial.

El acta de la reunión de septiembre fue un tanto desconcertante a este respecto. No hubo discusión explícita de una mayor expansión, aunque las previsiones de crecimiento e inflación se redujeron significativamente, un 0,2% al año cada una. La obvia contradicción de estos dos hechos es preocupante, ya que puede apuntar a un importante nivel de desorden institucional. Esperamos que el BCE sea más explícito en su próxima reunión y aborde el tema de una “reforma estructural”.

El dato de producción industrial de agosto parece haber caído, de acuerdo con los informes nacionales. La industria alemana parece estar particularmente afectada por la desaceleración de los países emergentes, ya que la demanda extracomunitaria se desplomó de nuevo en agosto, después de la fuerte caída sufrida ya en julio – incluso antes de que se notaran los efectos del escándalo de Volkswagen.

Mantenemos nuestras expectativas de que el BCE se verá obligado a ceder y anunciar una mayor flexibilización monetaria antes de que termine el año. Consideramos que el nivel actual del euro, después de rally de la semana pasada, es atractivo para cubrir la exposición de esta divisa a futuro.

GBP

Las noticias publicadas la semana pasada en Reino Unido no fueron consistentes con nuestra previsión de aumento de tipos por parte del Banco de Inglaterra en el primer trimestre de 2016.

En primer lugar, el índice PMI de servicios cayó 2 puntos, hasta el 53,3, apuntando a un ambiente de inversión más cauto. Más importante aún fue el resultado de la reunión del Comité de Política Monetaria (MPC), donde sus miembros votaron de nuevo 8-1 a favor de mantener los tipos de interés sin cambios.

No es probable que el Banco de Inglaterra pase de casi una unanimidad a mantener los tipos a subirlos de aquí a tres meses, por lo que retrasamos nuestra previsión de subida de tipos hasta el segundo trimestre de 2016.

USD

La semana pasada presenciamos una de las caídas más pronunciadas del dólar de los últimos meses. El dólar cotizó a la baja contra el resto de divisas principales, cayendo un 1,2% en términos ponderados.

Las noticias macroeconómicas en Estados Unidos la semana pasada fueron muy escasas y contradictorias con el último informe laboral de septiembre, caracterizado por datos débiles. El dato de desempleo, las ofertas de empleo y las encuestas de empresas, mantuvieron su fortaleza reciente, validando nuestra teoría de que la reciente desaceleración del crecimiento de las nóminas es un hecho aislado y no una tendencia.

El informe de comercio exterior de agosto se ha publicado con una brecha comercial superior a la de julio. Estaremos atentos al resultado del informe de ventas minoristas de septiembre, para confirmar o rechazar la desaceleración en la creación de empleo como una tendencia.

A partir de ahora, los datos y noticias económicas que se publiquen de aquí a final de año cobran especial importancia, ya que será a final de año cuando la Reserva Federal decidirá si sube o no los tipos de interés.

Confiamos en que esta información sea de tu interés. Si deseas recibir más información o asesoramiento para estrategias de cobertura, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

Print

Escrito por Enrique Díaz-Álvarez

Director de Riesgos de Ebury. Responsable de la dirección estratégica y el análisis del mercado de divisas para la empresa y sus clientes, Enrique es reconocido por Bloomberg como uno de los analistas más exactos en sus previsiones de divisa.