El dólar caía tras el anuncio de la Fed de mantener los tipos, pero lograba recuperarse respecto al euro

Enrique Díaz-Álvarez21/Sep/2015Análisis del Mercado de Divisas

Toda la atención de los inversores se centró la semana pasada en la reunión de la Reserva Federal, la cual dejó los tipos de interés sin cambios, como el mercado esperaba y en contra de las expectativas de algunos inversores, incluidos nosotros mismos. Las declaraciones de la presidenta Yellen en la conferencia de prensa posterior a la reunión fueron mixtas, pero dejó claro que la Reserva Federal de Estado Unidos seguía de cerca la evolución de los mercados financieros, con cierta preocupación, algo que no se hacía desde hace años, hasta el punto de sugerir que quizás había sido el factor decisivo para mantener los tipos inalterados.

La reacción de los mercados de divisas fue en parte sorprendente. El euro, después de apreciarse a raíz de la decisión tomada por la Fed, cedió la totalidad de sus ganancias semanales la noche del viernes para terminar la semana casi sin cambios frente al dólar, mientras que la libra logró una subida modesta y las monedas de mercados emergentes continuaron su repunte desde mínimos de hace dos semanas, aunque algunas sufrieron caídas ligeras el viernes pasado.

EUR

La semana pasada estuvo marcada por la ausencia de datos o hechos importantes en la Eurozona, y con razón, los mercados y el euro se centraron en la reunión de la Reserva Federal de EE.UU. Los datos de segunda orden fueron en su mayoría positivos. La producción industrial aumentó un 0,6% en julio, compensando la caída del 0,3% de junio y dejando la tendencia de este índice cercana a un 1,5% para el tercer trimestre. Las noticias relacionadas con el consumo fueron modestamente positivas también, (tanto las ventas minoristas como las matriculaciones de vehículos), que apuntan a un crecimiento del 1,502% para el tercer trimestre.

Sin embargo, pensamos que la decisión de la Fed de no subir tipos también podría afectar a la política monetaria de la Eurozona, y pensamos que es más probable que el BCE anuncie la expansión de su programa de flexibilización cuantitativa antes de final de año. Los mercados parecen estar de acuerdo, ya que las fuertes ganancias conseguidas por el euro tras la decisión de la Fed se disiparon en las siguiente 24 horas de cotización en los mercados.

GBP

El informe laboral de la OIT (Organización Internacional del Trabajo) subrayó el fortalecimiento que el mercado laboral ha experimentado en los últimos meses en Reino Unido. La tasa de desempleo ha reanudado su caída, con una tasa media de los últimos tres meses al 5,5%, mientras que la tasa mensual se redujo aún más hasta el 5,4%. Aún más importante es la aceleración del crecimiento de los salarios reales. Por su parte, los bonos, que están crecimiento a casi el 3% anual, se sitúan más o menos un 2% por encima de la inflación subyacente.

Aunque la negativa temporal de la Fed a aumentar los tipos de interés podría afectar al Banco de Inglaterra y retrasar la primera subida de tipos en el país, la evolución positiva del mercado laboral y del mercado de la vivienda, nos lleva a mantener nuestra previsión para la primera subida de tipos en febrero de 2016. Aunque los mercados esperan que este hecho ocurra más tarde, los buenos datos de la semana pasada sirvieron para que la libra repuntara modestamente frente al euro y el dólar estadounidense.

USD

La opinión de inversores y economistas sobre la posible subida de tipos en la reunión de la Fed de septiembre estaba dividida más o menos al 50%, aunque la visión del mercado de divisas apuntaba a una posibilidad del 30% a que esto ocurriera. Finalmente, la Fed optó por mantener los tipos sin cambios, en su nivel actual del 0,25%, con un sólo miembro del Comité, Jeffrey Lacker, a favor de aumentar los tipos en septiembre. Las declaraciones de política monetaria que acompañaron a la decisión fueron ligeramente pesimistas

Las declaraciones de política monetaria que acompañaron a la decisión fueron ligeramente pesimistas. Mientras que la Fed reconocía que la economía nacional se encontraba sana y presentaba un buen rendimiento, Yellen apuntaba como aspecto negativo a riesgos y malos rendimientos en otros países, que en algunos casos suponen un lastre para la economía mundial. La Fed está claramente más preocupada sobre los riesgos exteriores de lo que habíamos anticipado y ahora parece que está prestando más atención al mercado de valores, algo que no se ha hecho en años. La presidenta Yellen reiteró la necesidad de “próximas mejoras” en el mercado laboral e incremento de la confianza, donde la inflación jugará un papel clave.

Sin embargo, el famoso “gráfico de puntos” de la Fed que representa el nivel de tipos de interés esperado por los miembros del Comité a corto y medio plazo, muestra que trece de los diecisiete miembros del FOMC esperan que la primera subida de tipos ocurra aún en 2015. Dado esto y considerando que en la conferencia de ayer Yellen mantuvo la puerta abierta a una posible subida de tipos el mes que viene, vemos un 50-50 de posibilidades de que la primera subida de tipos es Estados Unidos se haga efectiva en la reunión de octubre o de diciembre. Mantenemos esta previsión siempre y cuando no haya sorpresas negativas para la economía mundial o en los mercados de valores, como ocurrió el mes pasado con el “Black Monday” o “lunes negro”.

Print

Escrito por Enrique Díaz-Álvarez

Director de Riesgos de Ebury. Responsable de la dirección estratégica y el análisis del mercado de divisas para la empresa y sus clientes, Enrique es reconocido por Bloomberg como uno de los analistas más exactos en sus previsiones de divisa.