Una semana volátil que acaba sin cambios para el euro y la libra

Enrique Díaz-Álvarez01/Sep/2015Análisis del Mercado de Divisas

La semana pasada se caracterizó por un alto grado de volatilidad en los mercados financieros. La expectación comenzaba con más noticias negativas provenientes de la economía china, junto con indicios de falta de respaldo por parte de las autoridades, lo cual repercutía duramente sobre las acciones chinas. A esta situación le siguió a lo que llamamos un clásico caso de desapalancamiento. La posición de los inversores se vio forzada a deshacerse para volver a la típica iliquidez de los mercados en agosto, aumentando el tamaño de los movimientos del mercado. Más concretamente en el mercado de divisas, vimos el rally del euro. Como consecuencia de la caída a principios de semana de la renta variable y las monedas de mercados emergentes, los inversores se refugiaron en el euro ante los tipos extremadamente bajos de la Eurozona. Sin embargo, a mediados de semana esta tendencia parecía agotarse y vimos un fuerte repunte de los activos de riesgo en todos los ámbitos que hizo que la renta variable terminara la semana por encima y el euro por debajo de su punto de partida de la semana. Los fuertes datos del PIB en EE.UU. y mayores recortes de tipos en China fueron una inyección de optimismo para los mercados, que además podría sugerir que la situación de la semana pasada no fuera más que una tormenta de verano – aunque la desaceleración de China seguirá siendo un lastre para el crecimiento mundial en 2016.

Esta agitada semana terminó con la reunión anual de banqueros centrales en Jacksonhole, Wyoming. El mensaje transmitido, sobre todo por parte de la Reserva Federal y el Banco de Inglaterra, es que las autoridades monetarias miran más allá de la volatilidad del mercado y la caída reciente del precio de las acciones, hechos que nos serán un impedimento para los bancos centrales a la hora de subir tipos.

EUR

La mayoría de indicadores de segundo orden publicados la semana pasada en la zona euro fueron consistentes con un crecimiento modesto del 1,5% como apuntamos la última semana, en contraste con el 2% que venía siendo la norma con anterioridad. La noticia más esperanzadora fue la fuerte aceleración de los préstamos bancarios en julio, que crecieron al mayor ritmo de los últimos cuatro años. La economía de la zona euro todavía no ha demostrado ninguna reacción a la desaceleración de China o a la volatilidad del mercado – aunque, por supuesto, tendremos que esperar a la publicación de los índices de confianza PMI para confirmar la resistencia de la Eurozona.

La moneda común, como explicamos anteriormente, evolucionó la semana pasada en función de la falta de liquidez y la liquidación de posiciones de los inversores que decidieron beneficiarse de los bajos tipos de interés que prevalecen en la Eurozona frente a otras monedas de mercados emergentes, estrategia conocida como “carry trade”, que consiste en financiarse o pedir prestado en activos de bajo rendimiento para invertir en otros activos con rendimiento más alto. Según lo anterior y después del refugio de los inversores en el euro, esperamos que la moneda común reanude su tendencia a la baja frente al dólar estadounidense.

GBP

Situación tranquila en Reino Unido en base a los datos publicados, aunque reacción muy distinta en los mercados. La primera revisión del PIB del segundo trimestre cerró sin cambios, manteniendo una cifra de crecimiento saludable del 2,8% anualizado. Para ver cómo se perfila el crecimiento para el tercer trimestre, tendremos que esperar a la publicación de los datos PMI la próxima semana.

Más importante para la evolución futura de la libra fueron las declaraciones del Gobernador Carney en la reunión anual de los bancos centrales en Jacksonhole, Wyoming. Carney no mostró gran preocupación por el reciente movimiento de los mercados, declarando que “es poco probable que los acontecimientos en China cambien el proceso de subidas de tipos”, palabras que en nuestra opinion proporcionaron un fuerte apoyo para que las subidas de tipos en Reino Unido empiecen en febrero de 2016, con una libra esterlina bien soportada frente al euro, puesto que la política en la Eurozona se está moviendo en la dirección opuesta.

USD

Datos mejor de lo esperados la semana pasada en Estados Unidos. El PIB del segundo trimestre fue revisado fuertemente al alza, del 2,3% hasta el 3,7%. Los pedidos de bienes duraderos en julio también fueron consistentes con una modesta aceleración del crecimiento en Estados Unidos. Con una situación bastante dispar entre la volatilidad de los mercados financieros y los datos de la economía real, el aumento de tipos de la Fed para septiembre se mantiene aunque no de manera tan certera como antes. Esto fue subrayado por el presidente de la Fed de Nueva York Dudley y el vicepresidente Fischer, quienes dieron discursos bastante diferentes. El primero mencionó que un aumento de tipos ahora era “menos convincente”, mientras que el segundo sugirió que esperaba que la inflación rebotara relativamente rápido hasta alcanzar el objetivo de la Fed. Aunque la incertidumbre ha aumentado, y la votación no será unánime en ninguna de las dos direcciones, seguimos apoyando la opinión de que los tipos subirán a finales de este mes en EE.UU.

Print

Escrito por Enrique Díaz-Álvarez

Director de Riesgos de Ebury. Responsable de la dirección estratégica y el análisis del mercado de divisas para la empresa y sus clientes, Enrique es reconocido por Bloomberg como uno de los analistas más exactos en sus previsiones de divisa.