La devaluación del yuan coge por sorpresa a los inversores, aunque las monedas del G-10 reaccionan con calma.

Enrique Díaz-Álvarez17/Aug/2015Análisis del Mercado de Divisas

La calma que tradicionalmente caracteriza a los mercados en el mes de agosto, se vio interrumpida la semana pasada cuando las autoridades chinas decidieron devaluar el tipo de cambio del yuan frente al dólar en casi un 2%, la medida de este tipo con más envergadura en los últimos diez años. A esta devaluación del yuan le siguió la caída de la moneda al día siguiente, hasta que la moneda china acababa cayendo casi exactamente un 3% frente al dólar estadounidense.

Esta fue la principal noticia a nivel mundial, aunque la volatilidad no se extendió a otras monedas del G-10, donde vimos otra semana de cotización tranquila, típica de agosto, en la que los inversores no están dispuestos a tomar posiciones largas y las noticias son más escasas que normalmente, lo que provoca menor movimiento de los mercados.

La decisión de las autoridades chinas está justificada en vista de la apreciación implacable que el yuan había experimentado últimamente frente a las monedas de los principales competidores comerciales de China, como el yuan había seguido la evolución de la fortaleza del dólar en el último año. De hecho, la actual devaluación sólo se corresponde con el 25% de la apreciación sufrida por el yuan el año pasado.

La corona sueca también merece una mención especial, al apreciarse un 2% frente a la mayoría de divisas con las que compite más de cerca, debido a la sorpresa positiva del informe de inflación de julio, que se publicaba con un alza significativa de esta tasa.

EUR

La semana pasada volvimos a tener varias noticias macroeconómicas decepcionantes para la zona euro. El crecimiento del PIB del segundo trimestre se ha publicado a una velocidad débil del 1,25%, en términos anualizados. La incapacidad de la zona euro para mantener incluso una tasa de crecimiento del 2% durante más de un trimestre es decepcionante dada la evolución positiva de la economía europea en los últimos meses. La fuerte depreciación del euro, el precio del petróleo mucho más bajo y el agresivo programa de flexibilización cuantitativa con la rebaja de tipos de interés en la Eurozona eran aspectos potenciadores que, sin embargo, no han conseguido que el crecimiento salga de ese estancamiento. Además, la mejora provisional que habíamos visto en el empleo en el último año parece ir diluyéndose poco a poco.

El pronóstico del BCE sobre un retorno al crecimiento más alto y el repunte de la inflación es demasiado optimista en nuestra opinión, a lo que no ayuda la devaluación del yuan. Esperamos que la moneda común reanude su constante tendencia a la baja como única vía de estímulo para la economía europea en el próximo año.

GBP

Los datos más importantes en Reino Unido la semana pasada correspondieron al mercado laboral, en concreto al informe de empleo, con datos mixtos. El desempleo se mantuvo sin cambios en el 5,6% de los últimos tres meses, concretamente la tasa de junio fue del 5,46%, aunque el crecimiento salarial se mantuvo relativamente alto, al 2,8%. El aumento salarial está un 2% por encima de la inflación subyacente, por lo que creemos que puede ser una buena señal para el Comité de Política Monetaria (MPC), sobre que la economía se encuentra actualmente cerca del pleno empleo. Creemos que aumentos salariales continuos por encima del 2,5% serán suficientes para justificar una primera subida de tipos de interés en febrero de 2016, incluso en ausencia de datos más significantes en la tasa de desempleo.

 USD

Las ventas minoristas habían sido últimamente un aspecto débil en Estado Unidos, en medio de fuertes datos económicos generalmente. No obstante, el comunicado de la semana pasada sirvió para calmar estas preocupaciones. Las ventas minoristas de julio subieron un 0,6% en el mes, y los datos de los dos últimos meses fueron revisados al alza. Una agradable sorpresa, consistente con los fuertes números, recientemente vistos, en las ventas de automóviles y en el mercado de la vivienda, que aumentan la probabilidad de que la primera estimación de crecimiento para el segundo trimestre (2,3%) se cumpla o incluso sea revisada al alza. Esperamos que la constante publicación de datos fuertes en el país supere la importancia que la Reserva Federal pueda dar a la excesiva apreciación del dólar, por lo cual mantenemos sin cambios nuestra expectativa de subida de tipos de interés en septiembre, a pesar de la devaluación del yuan de la semana pasada.

Print

Escrito por Enrique Díaz-Álvarez

Director de Riesgos de Ebury. Responsable de la dirección estratégica y el análisis del mercado de divisas para la empresa y sus clientes, Enrique es reconocido por Bloomberg como uno de los analistas más exactos en sus previsiones de divisa.