La libra rebota fuertemente ante el protagonismo de la Fed y el Banco de Inglaterra en la política monetaria mundial

Enrique Díaz-Álvarez03/Aug/2015Análisis del Mercado de Divisas

La atención de los mercados se centra cada vez más en el momento exacto en el que la Reserva Federal y el Banco de Inglaterra podrían subir tipos. La semana pasada fue el turno del FOMC (Comité Federal del Mercado Abierto), quien hizo alusión a que tienen que ver “próximas mejoras del mercado laboral”. Para nosotros esto significa que la ausencia de sorpresas desagradables en los informes de nóminas siguientes sería suficiente para justificar la primera subida de tipos en septiembre, según habíamos estado previendo. Las expectativas de la primera subida de tipos por parte del Banco de Inglaterra también están siendo protagonistas y la semana pasada vimos al dólar y a la libra superar al resto de monedas principales, aumentando particularmente fuerte respecto a las europeas.

Este jueves estará repleto de noticias. Por un lado, el Banco de Inglaterra dará a conocer su decisión sobre tipos de interés, y por otro lado se publicará el acta y el informe trimestral de inflación. Será sin duda una semana volátil para la libra.

EUR

Grecia sigue desapareciendo de los titulares, y parece que la crisis ha tenido un impacto duradero modesto en la confianza del resto de la zona euro. El índice compuesto PMI de julio, que refleja la confianza empresarial y que fue publicado la semana pasada, disminuyó alrededor de 0,5, hasta 53,7, a un nivel todavía consistente con un crecimiento modesto entre 1,5 y 2%. Algunos signos más preocupantes vinieron del mercado laboral de la zona euro. Cifras de desempleo deprimentes en Italia, con un altísimo 11,1% en junio. Parece que el modesto repunte en el empleo italiano se ha agotado por completo en los últimos meses, una señal preocupante para toda la periferia europea. En cualquier caso, las noticias macroeconómicas están situándose en un segundo plano respecto a la evolución de la política monetaria y el euro cotizaba a la baja tanto contra la libra esterlina como respecto al dólar, ahora que las perspectivas de subidas de tipos en esas áreas se endurecen.

GBP

La semana pasada recibimos otro dato importante que, sin duda, ayudará a la futura decisión de subida de tipos del Banco de Inglaterra. El crecimiento del PIB en el segundo trimestre llegó al 2,8% anualizado, según la primera estimación. Esto marca una aceleración significativa del ritmo de crecimiento, comparado con el 1,6% en el primer trimestre.

El Banco de Inglaterra debe aclarar su política de tipos de interés este jueves, cuando se publicará su decisión, en el acta de la reunión, junto con el informe trimestral de inflación. Aunque nadie duda de que los tipos se mantendrán sin cambios, la clave será el número de miembros del comité que votará por una subida de tipos inmediata. Esperamos que a estas alturas sean tres o cuatro. Tres miembros podrían sugerir una subida de tipos en torno a febrero. Sin embargo, cuatro votos a favor supondría un “shock” para los mercados, que probablemente causaría un fuerte repunte de la libra, que nos llevaría tanto a revisar nuestras previsiones como nuestras expectativas de subida de tipos por parte del Banco de Inglaterra.

USD

El acontecimiento más importante para el dólar la semana pasada fue, por supuesto, la reunión de julio del FOMC y el comunicado. Aunque el FOMC no ha confirmado que subirá tipos en septiembre, hizo referencia a que aún tiene que ver “alguna mejora más en el mercado laboral”. Creemos que esto significa básicamente una ausencia de sorpresas negativas. Aún quedan dos informes del mercado laboral de aquí a la reunión de septiembre, y la ausencia de una caída grave en la creación de empleo a un nivel de 150.000 puestos o inferior, sugeriría una posible subida de tipos de la Fed en septiembre. Con las solicitudes de desempleo semanales por debajo de 300.000 de manera consistente, pensamos que la estamos cerca de una primera subida de tipos en Estados Unidos.

Al margen del anuncio del FOMC, la semana pasada se publicaron noticias macroeconómicas mixtas en Estados Unidos. El crecimiento del PIB en el segundo trimestre se publicó en el 2,3%, y el dato del primer trimestre se revisó al alza bruscamente, del -0,2% al +0,6%. De manera negativa, el Índice de Coste de Empleo (ECI) reflejó el menor crecimiento de los costes laborales de las últimas décadas, de sólo un 0,2% en el segundo trimestre. Es difícil saber cuánto preocupan estas cifras a la Fed, pero creemos que la creación de empleo y el número de salarios mensuales son más importantes para el presente y, por tanto, seguimos esperando una subida de tipos en septiembre.

Print

Escrito por Enrique Díaz-Álvarez

Director de Riesgos de Ebury. Responsable de la dirección estratégica y el análisis del mercado de divisas para la empresa y sus clientes, Enrique es reconocido por Bloomberg como uno de los analistas más exactos en sus previsiones de divisa.