El euro rebota impulsado por los malos datos de crecimiento en Reino Unido y Estados Unidos

Enrique Díaz-Álvarez04/May/2015Análisis del Mercado de Divisas

En el video anterior, Fernando Pérez, responsable de mesa de tesorería de Ebury España, analiza los principales acontecimientos que influyeron la semana anterior en los mercados de divisas. Reproduce el vídeo o lee el informe al completo más abajo.

La pasada semana el euro continuó apreciándose, en contra de la tendencia y rompiendo el rango en el cual se venía moviendo, acabando al alza un 3% respecto al dólar y la libra. Dicho movimiento, aunque se vio impulsado por los malos datos del PIB en el primer trimestre en Estados Unido y Reino Unido, se considera excepcional por su magnitud. Otro factor que impulsó el rally de la moneda única fue la liquidación de una gran cantidad de posiciones especulativas basadas en mayores apreciaciones del dólar. Los datos sobre las posiciones de los inversores indican que un gran número de posiciones que apuntaban a una apreciación del dólar y una caída del euro fueron liquidadas a principios de semana, no obstante, los inversores siguen apuntando a una apreciación del dólar. Parece claro que el próximo rally del dólar tendrá que esperar a ver buenos datos macroeconómicos en EE.UU. o a una limpieza mucho más profunda de las posiciones de mercado.

EUR

Los datos en la Eurozona volvieron a ser mixtos por segunda semana consecutiva, sugiriendo que, la aceleración del crecimiento desde el comienzo de las políticas de flexibilización cuantitativa llevadas a cabo por el BCE, se ha tomado un respiro. El sentimiento económico cayó ligeramente, confirmando los datos negativos del PMI de la pasada semana. Los datos de las ventas al por menor de marzo proporcionaron una sorpresa a la baja, cayendo un 2,3% en Alemania y un 0,8% en la Eurozona. A pesar de dicha caída, los datos hasta el mes de marzo habían sido muy positivos, y las ventas al por menor se mantienen en niveles del 3% para el primer trimestre, aunque existe cierta falta de impulso en el consumo. Nada de los mencionado anteriormente sirvió para frenar al euro. Los decepcionantes datos en Reino Unido y en Estados Unidos, junto con el optimismo procedente de las negociaciones entre el Eurogrupo y el gobierno griego, impulsaron la moneda común, que acabó la semana cercana al 1,12 dólares.

GBP

Los datos de crecimiento del PIB del primer trimestre en Reino Unido fueron decepcionantes y estuvieron por debajo tanto de las expectativas de los mercados como de la nuestra propia. El crecimiento anualizado fue tan solo de un 1,2%, considerablemente por debajo del 2% esperado por la mayoría de los analistas. Es cierto que la primera estimación suele revisarse a medida que otros datos están disponibles, sin embargo dicha ralentización tiene fundamentos claros. Además, el dato PMI manufacturero de abril resultó por debajo de las expectativas, cayendo fuertemente de 54 a 51,9. Como consecuencia, los mercados retrasan las expectativas de subida de tipos por parte del Banco de Inglaterra, lo cual empieza a pesar sobre la libra esterlina, que cayó respecto al euro y al dólar. Todas las miradas se centran ahora en las elecciones generales y en la incertidumbre de que se pueda formar un gobierno estable.

USD

La semana pasada dominó los titulares el decepcionante dato de crecimiento económico en Estados Unidos. El dato supone una desaceleración de la economía,  con un crecimiento casi imperceptible del 0,2% (las expectativas apuntaban a un 1%). La pregunta clave sigue sin responderse. ¿Se debe esta ralentización al duro invierno o es síntoma de una desaceleración económica más duradera? Las declaraciones del FOMC (Comité Federal de Mercado Abierto) el pasado miércoles señalaron que ”parte se debía a factores temporales”.  Los últimos datos sobre peticiones por desempleo volvieron a caer hasta mínimos de los últimos 15 años mientras que el índice del coste de empleo reveló que los salarios están creciendo a una tasa del 2,6%, un número que indica claramente una tendencia al alza. El informe del mercado laboral de esta semana cobrará especial relevancia y será utilizado por los economistas como referente para medir la velocidad de recuperación de Estados Unidos

Print

Escrito por Enrique Díaz-Álvarez

Director de Riesgos de Ebury. Responsable de la dirección estratégica y el análisis del mercado de divisas para la empresa y sus clientes, Enrique es reconocido por Bloomberg como uno de los analistas más exactos en sus previsiones de divisa.