La libra brilla ante la fortaleza de las declaraciones del BoE y el euro ignora malos datos de la Eurozona

Enrique Díaz-Álvarez27/Apr/2015Análisis del Mercado de Divisas

En el video, Fernando Pérez, gestor de cuentas de Ebury España, analiza los principales acontecimientos que influyeron la semana anterior en los mercados de divisas. Reproduce el vídeo o lee el informe al completo más abajo.

La libra fue sin duda la protagonista de los mercados financieros mundiales. Fue la que mostró mejor rendimiento de entre todas las monedas del G10 la semana pasada, aumentando casi un 2% frente al dólar, para acabar cómodamente por encima de 1,50. Esta superioridad fue motivada por unas sutiles declaraciones del Banco de Inglaterra en la reunión de abril, que sugerían que los mercados no estaban valorando suficientemente la posibilidad de una primera subida de tipos de interés a principios de 2016. La moneda común repuntó a pesar de las declaraciones del Eurogrupo respecto al nuevo programa griego y de noticias macroeconómicas negativas procedentes de la encuesta de sentimiento empresarial PMI. El dólar perdió terreno frente a todas las monedas del G10 excepto del dólar neozelandés, debido a que su Banco Central dio a entender que valoraría el recorte de tipos si fuera necesario, en su objetivo por debilitar la moneda.

EUR

Tras algunas semanas de datos macroeconómicos positivos, la semana pasada los datos procedentes de la Eurozona fueron negativos. El índice PMI compuesto, indicador líder de crecimiento económico, cayó un 0,5, hasta 53,5, un nivel todavía coherente con un crecimiento constante. La sorpresa principal vino de Alemania y Francia, países que reflejaron los datos más débiles, mientras que los países periféricos mostraron datos más fuertes.

Los datos de un mes no forman una tendencia, sin embargo, el índice PMI compuesto también se recuperó desde el nivel de 54 durante la primavera del año pasado, a pesar de la desaceleración general de la Eurozona. De momento no modificamos nuestro pronóstico de crecimiento del 2% en la zona euro, aunque es importante que veamos pronto nuevos incrementos de estos indicadores para mantener este crecimiento.

El euro ignoró las noticias negativas de la semana pasada, así como la agitada reunión entre el Eurogrupo y los dirigentes griegos del viernes pasado, aumentando por segunda semana consecutiva y cerrando por encima del nivel de 1,08, justo en medio del reciente rango de 1,05-1,10 respecto al dólar estadounidense.

GBP

Los mercados de divisas siguen ignorando las noticias sobre las próximas elecciones en Reino Unido, centrándose en la probable trayectoria de la política monetaria futura, por lo que no sorprendió que el acta de la reunión de abril del BoE, que se celebró la semana pasada, provocara la aceleración de la libra.

El Comité de Política Monetaria señaló indirectamente que las expectativas del mercado respecto a la primera subida de tipos del BoE podían no ser del todo correctas, lo cual provocó que el mercado de divisas reaccionara muy positivamente. Por nuestra parte venimos apuntando al primer trimestre de 2016 como fecha para que se produzca la primera subida de tipos en Reino Unido y con estas declaraciones el Consejo valida nuestra visión.

USD

La semana pasada se publicaron datos mixtos en EE.UU., que no lograron resolver la pregunta clave: ¿es la desaceleración que vimos en enero y febrero resultado de las duras condiciones meteorológicas del invierno, o existen otros factores de carácter económico?.

El consumo de bienes duraderos aumentó un fuerte 4% en marzo, aunque con la excepción de la partida transportes que registró la sexta caída mensual consecutiva. Por otra parte, la media de cuatro semanas de solicitudes por desempleo, una de las medidas más precisas de la salud del mercado laboral, es muy inferior al nivel de marzo, un buen presagio para el informe de empleo de abril. En general, seguimos pensando que la reciente debilidad está en su mayoría relacionada con el tiempo y seguimos esperando una aceleración del crecimiento en los primeros meses de verano.

Print

Escrito por Enrique Díaz-Álvarez

Director de Riesgos de Ebury. Responsable de la dirección estratégica y el análisis del mercado de divisas para la empresa y sus clientes, Enrique es reconocido por Bloomberg como uno de los analistas más exactos en sus previsiones de divisa.