La caída del euro continúa tras el acuerdo entre Grecia y el Eurogrupo

Enrique Díaz-Álvarez02/Mar/2015Análisis del Mercado de Divisas

En el siguiente video, Fernando Pérez, gestor de cuentas de Ebury España, analiza los principales acontecimientos que influyeron la semana anterior en los mercados de divisas. Reproduce el vídeo o lee el informe al completo más abajo.

El acuerdo entre el Gobierno griego y las autoridades de la Eurozona sobre la extensión del actual rescate no logró impulsar el euro la semana pasada. Mientras que las noticias sobre Grecia parecen desvanecerse, los mercados están centrado su atención en la creciente divergencia entre las políticas monetarias de la Eurozona y la Reserva Federal por un lado y (en menor medida) de la Eurozona y el Banco de Inglaterra. Por tanto, los resultados publicados la semana pasada en EE.UU. respecto a bienes duraderos y el sector de la vivienda, mejor de lo esperados, fueron motivo suficiente para que el euro cayera un 1% respecto al dólar, volviendo a alcanzar mínimos de los últimos doce años. La libra logró mantenerse respecto al dólar y las divisas de mercados emergentes se estabilizaron favorecidas por una posición más positiva de los inversores hacía los activos de riesgo.

EUR

El resultado positivo entre las negociaciones del nuevo Gobierno griego y el Eurogrupo de la semana pasada no logró impulsar al euro. Aún así, el acuerdo fue razonable teniendo en cuenta las duras negociaciones de las últimas semanas. Grecia tendrá cierta flexibilidad respecto al objetivo de superávit para este año y ciertos rumores se han filtrado este fin de semana, afirmando que el Eurogrupo no será muy duro respecto a los objetivos del próximo año.  A cambio, el Gobierno griego, se esforzará en cumplir con aspectos concretos como es la recaudación de impuestos.

Las noticias de carácter macroeconómico fueron sorprendentemente positivas en la Eurozona. El índice del confianza económica de la Comisión Europea volvió a subir en febrero, a pesar de la falta de mejora en el consumo. Las noticias procedentes de Italia fueron esperanzadoras, un hecho positivo teniendo en cuenta que había sido una de las partes más rezagadas hasta ahora de la modesta recuperación de la Eurozona. Sin embargo ninguna de las noticias anteriores hace cambiar la presión existente sobre euro, que alcanza ya mínimos históricos respecto a la libra y el dólar.

GBP

La pasada semana no se conocieron muchas noticias de carácter económico en Reino Unido. El principal dato a destacar fue la revisión del PIB del cuarto trimestre, que dejó un crecimiento trimestral anualizado ligeramente superior situándose en los 2,2%. Si desglosamos el crecimiento del PIB, el resultado es mixto, por el lado positivo, ya que el buen rendimiento del comercio exterior neto (mucho mejor de lo esperado), descarta que la fortaleza de la libra esté afectando a la recuperación de la economía británica; y por otra parte negativo por la caída de la inversión empresarial por segunda vez consecutiva, apoyada en la caída de la inversión en el sector energético. Sin embargo, esperamos niveles altos de confianza empresarial de acuerdo a las últimas encuestas, lo cual podrá provocar un rebote importante de la inversión empresarial en el primer trimestre de 2015, cuando también se espera una moderada aceleración del crecimiento alrededor del 3%, lo cual justificaría una subida de tipos de interés por parte del Banco de Inglaterra en el último trimestre del año.

USD

La semana pasada conocimos datos muy positivos sobre la inversión empresarial y el sector de la vivienda, que habían sido el lastre de la economía americana en los últimos meses. La venta de nueva vivienda creció un 3,3% en enero. El crecimiento del PIB del cuarto trimestre de 2014 se revisó a la baja hasta situarlo en un 2,2%. Paradójicamente, está revisión se considera positiva ya que la mayor parte de la caída correspondía a una revisión a la baja del inventario acumulado, que es un buen augurio para el crecimiento futuro. La estimación inicial de la demanda doméstica fue revisada al alza de un 2,8% a un 3,2%. Considerando todo esto, parece evidente que la subida de tipos de interés se producirá a lo largo de 2015, aunque la fecha concreta dependerá de la evolución del mercado laboral.

Print

Escrito por Enrique Díaz-Álvarez

Director de Riesgos de Ebury. Responsable de la dirección estratégica y el análisis del mercado de divisas para la empresa y sus clientes, Enrique es reconocido por Bloomberg como uno de los analistas más exactos en sus previsiones de divisa.