El BCE lanza un programa de flexibilización cuantitativa gigante

Enrique Díaz-Álvarez22/Jan/2015Análisis del Mercado de Divisas

Dos largos años y medio después de que Mario Draghi anunciara que haría lo que fuera necesario para proteger al euro, el Banco Central Europeo ha actuado. Los mercado globales han estado especulando desde hace meses sobre la fecha, estructura y tamaño del esquema de compra de bonos que el Banco Central Europeo llevaría a cabo. Este jueves, finalmente Draghi anunciaba la adopción de fuertes medidas de flexibilización cuantitativa.

Como era de esperar, el tipo de interés de referencia se ha mantenido sin cambios en el 0,05%. Lo que sí ha resultado inesperado ha sido el volumen destinado a la compra de bonos. A partir de marzo de este año, el BCE comprará activos del sector público y privado por un total de 60.000 millones de euros, cantidad bastante superior a los 50.000 millones que el mercado esperaba. El cuantioso programa de flexibilización cuantitativa se llevará a cabo hasta septiembre de 2016 o incluso podrá prorrogarse si la inflación se vuelve a alejar de su objetivo a la baja, pudiendo ampliarse el programa de compras hasta 1,2 billones de euros o incluso más. El tamaño de este programa será bien recibido por la economía de la eurozona, donde el crecimiento se ha estancado. La inflación se mantendrá baja en los próximos meses, aunque se espera que “vaya aumentando gradualmente durante 2015 y 2016”, según Draghi.

La connotación negativa, y como concesión a Alemania, quien se oponía fuertemente a esta medida, sólo el 20% de las compras de activos anunciadas estarán sujetas a un régimen de riesgo compartido. En otras palabras, el 80% de la compra de bonos será asumido por los bancos centrales nacionales. Compartir el riesgo un 20% del total de activos es mejor que no compartirlo en absoluto, no obstante, este gesto, conseguido por la presión de Alemania, pone en relieve una falta de compromiso en la política fiscal de la Eurozona y este hecho pesa sobre el euro.

La reacción del mercado ante el anuncio ha sido volátil. El EUR/USD bajaba significativamente, cayendo un 1,5% y en tendencia bajista respecto a la libra esterlina, alcanzando niveles mínimos de los últimos siete años. Es una reacción lógica a un programa de creación masiva de dinero, por lo que esperamos una considerable presión sobre el euro a la baja en las próximas semanas y meses.

Print

Escrito por Enrique Díaz-Álvarez

Director de Riesgos de Ebury. Responsable de la dirección estratégica y el análisis del mercado de divisas para la empresa y sus clientes, Enrique es reconocido por Bloomberg como uno de los analistas más exactos en sus previsiones de divisa.