"Queremos pasar a formar parte activa de la actividad internacional de nuestros clientes"

Duarte Líbano Monteiro08/Jan/2015Comercio Exterior

Entrevista a Duarte Líbano Monteiro, Director General de Ebury para España y Portugal, en la que nos habla sobre tendencias de exportación de las pymes españolas y cómo Ebury se centra en ofrecer un servicio especializado para la gestión de divisas de dichas empresas.

Desde que empezó la crisis, el porcentaje de pymes españolas que decide exportar incrementa anualmente según datos del ICEX. La gestión del riesgo cambiario supone un reto para muchas de estas empresas y más concretamente para el director financiero.

 

P. ¿Cuál es el mayor reto al que te enfrentas en tu nueva etapa al frente de Ebury para España y Portugal?

El mayor reto es dar a conocer Ebury como una empresa especialista en gestión de divisas. En España nos encontramos en un momento de consolidación. Existe mucha desconfianza en el sector bancario español y es un factor que puede jugar a favor de Ebury pero a la vez, la falta de seguridad en la banca, puede contagiar a otros operadores, por lo que hay que empezar por dar al cliente la confianza que necesita.

Para Portugal el reto es empezar de cero, dando a conocer un modelo de negocio al que el mercado aún no está acostumbrado, ya que los cinco mayores bancos cubren más del 85% de los servicios financieros de las pymes.

Nuestro objetivo último es conseguir que el equipo de expertos de Ebury se convierta en una pieza clave en el negocio exterior de nuestros clientes, para que éstos sientan que Ebury les acompaña  en su actividad exterior mediante una gestión de divisas eficiente.

P. El flujo mundial de bienes y servicios aumenta anualmente. Las empresas españolas, especialmente las pymes, han sido tradicionalmente más reacias a la internacionalización, ¿estáis viendo un cambio de tendencia?

Si. Las pymes se han visto forzadas a internacionalizarse debido a la crisis. La única manera de crecer ha sido exportar por lo que muchas han tenido que incluir en su estrategia de ventas nuevos mercados.

Lo que más me impresiona es que en los últimos años, las empresas no sólo han tomado la decisión de exportar sino que lo han hecho a países no naturales -entendiendo países naturales como países cercanos o sin barreras de idioma como América Latina- explorando mercados como China o India y lo han hecho con éxito.

P. Tu experiencia anterior se ha centrado en gran medida en las relaciones comerciales y de divisa entre España y Latinoamérica, ¿qué cambios y tendencias se han visto en la relación de España con estos mercados?

Hace unos quince años, América Latina se encontraba en una situación de leve o nulo crecimiento, situación parecida a la que se encuentra España ahora mismo. El cambio de sus políticas económicas y fiscal impulsó las exportaciones como medida para salir de la crisis. Varios años de recuperación y crecimiento permitieron a América Latina alcanzar el superávit de su balanza comercial en 2009.

Ahora es España, al igual que el resto de países europeos, quien tiene la necesidad de buscar una demanda externa y exportar para buscar tasas de crecimiento positivas. En una situación similar a la que se encontraba Latinoamérica hace unos años, aunque por motivos distintos, España tendrá que aprovechar el crecimiento de países no sólo latinos, sino también el boom de otros mercados emergentes.

¿Cómo afecta el crecimiento del comercio internacional al director financiero de las empresas españolas en lo relacionado con la gestión de divisas?

Desde que empezó la crisis, ha aumentado un 50% el número de pymes españolas que han decidido exportar. A medida que las empresas tienen la necesidad de exportar a países fuera de Europa, el director financiero tiene que añadir a su gestión un riesgo más, el del tipo de cambio. Para evitar preocupaciones asociadas a la fluctuación del tipo de cambio el director financiero suele contratar un seguro de tipo de cambio.

No obstante, este tema es algo más desconocido para las pymes. Históricamente el número de pymes con riesgo de cambio no ha sido muy elevado, por lo que no han tenido un servicio tan cercano por parte de sus bancos. La banca no ha dedicado tantos recursos y esfuerzos a este tipo de productos para pequeñas empresas como lo ha hecho para las grandes corporaciones.

Ahora también las pymes incluyen en su estructura de ventas nuevos mercados con divisa distinta al euro, lo que supone un nuevo reto para el director financiero, que tiene que incluir en sus tareas la observación de los mercados. Las empresas especializadas en gestión de divisas, como Ebury, surgen como alternativa a la banca, para apoyar a las pymes en su gestión cambiaria del día a día y estar atentos a las fluctuaciones que puedan existir en el mercado de divisas así como a los hechos políticos y económicos que pueden tener impacto en las operaciones de sus clientes.

¿Cuáles son los beneficios que un proveedor de divisas especializado puede aportar a las empresas hoy en día como alternativa a un banco?

El primer beneficio pasa por un servicio a medida, en el que se desarrolla una estrategia de gestión de divisas en función de las necesidades y características del cliente. Para personalizar un servicio hay que conocer muy bien al cliente y tener en cuenta factores generales como su sector de actividad o su tamaño; así como ir al detalle en cuestiones relacionadas a su operativa exterior.

Adicionalmente, un especialista en divisas ofrece acceso a un conjunto de divisas exóticas que la banca no proporciona. Igual de importante es el servicio prestado. Un especialista, como su propio nombre indica, está centrado únicamente en el servicio de gestión de divisas, aportándole al cliente una experiencia y conocimiento desarrollado en operaciones previas con otros clientes que demandan necesidades parecidas.

Como apuntaba antes, nuestro objetivo último es dejar de ser vistos como un simple proveedor de divisas por nuestros clientes y pasar a formar parte activa de la actividad exterior de ellos mediante una gestión de divisas eficiente.

¿Cuál es la importancia y el impacto del surgimiento de nuevos operadores en el panorama de pagos internacionales?

El nacimiento de nuevos operadores siempre es positivo para el sector en términos de competitividad, lo que ayuda al ahorro de las empresas, especialmente de las pymes, cuestión crítica para las empresas españolas después de años de crisis.

Empresas como Ebury ayudan a los directores financieros a conocer lo que ocurre en los mercados, a través de un servicio de información proactivo que consiste en el envío de informes regulares que mejoran la toma de decisiones del responsable financiero y un contacto permanente con su gestor de cuenta para mantenerle informado sobre cualquier hecho relevante que pueda afectar a sus operaciones.

Print

Escrito por Duarte Líbano Monteiro

Director General de Ebury para España y Portugal. Profesional experto de la industria financiera con más de 10 años de experiencia en gestión y dirección de ventas, que lidera la fuerte expansión de Ebury para el mercado ibérico.