Nuevos retos del sector textil valenciano

Mercedes Estrada20/Nov/2014Comercio Exterior

Pese a los bajos niveles de  innovación del sector textil valenciano, la tradición del sector es una fortaleza a aprovechar.

Si unimos las palabras textil y Valencia, probablemente nos venga a la mente pequeños y medianos negocios de textil, fabricantes y artesanos de telas, ropa, calzado y en definitiva todo un entramado empresarial entorno al sector textil que reside en la Comunidad Valenciana.

Sin lugar a dudas la gran especialización de la comunidad son los productos de cuero y el calzado, sin olvidar el menos conocido sector textil-hogar. Aunque la tradicionalidad del sector se ha ido diversificando, en términos de productos, con el objetivo de atender a diferentes demandas, hasta hace sólo 3 o 4 años, más del 50% de las empresas del sector se centraban en productos de cuero y calzado.

Actualmente, la Comunidad Valenciana es la segunda región española con mayor producción textil de España, por detrás de Cataluña, no obstante, la industria textil levantina ha perdido facturación, número de empresas y población empleada de una manera acelerada y consecutiva en los últimos años.

Exportaciones textiles

Su considerable especialización en el sector, le permite ser no sólo la segunda Comunidad Autónoma en valor de producción, también la quinta en exportaciones de productos textiles, con un 36% sobre el total de España.

En el sector textil valenciano dominan las exportaciones a países vecinos. Francia, Italia y Portugal supusieron en 2013 un total del 32% de las exportaciones de la Comunidad levantina. El segundo bloque terrestre hacia donde más se dirigen las piezas de textil y confección valencianas es a África. Marruecos, Argelia, Túnez Y Arabia Saudí se encuentran entre los primeros 15 destinos de las exportaciones de textil de la Comunidad. De hecho, el país que más dinamicidad ha presentado en este aspecto y por tanto ha incrementado más sus compras textiles de la región es Argelia, con una variación positiva del 36% respecto a las exportaciones del año anterior.

Cabe destacar también a México, como hablábamos en un artículo anterior sobre el textil español en Latinoamérica, México ha sido tradicionalmente el país de acceso a Latinoamérica para empresas textiles españolas. En el caso de las exportaciones de la Comunidad Valencia, destaca como otro de los países con mayor dinamismo en los últimos años, difíciles para la demanda interna del sector textil valenciano.

Dificultades del sector y cómo afrontarlas

Los últimos años no han sido fáciles para un sector muy tradicional en el que la innovación parecía no ser parte de la evolución natural del sector.

Es precisamente la baja innovación y productividad del sector en esta región, una de las principales razones que explican la caída de la facturación y el cierre de cientos de pymes valencianas dedicadas al textil o a productos relacionados, a lo que el bajísimo acceso al crédito no ha ayudado en absoluto.

Ya en 2012, la Asociación de Empresarios Textiles de la Comunidad Valenciana (Ateval), declaraba en representación de la industria, que la recaída que estaba sufriendo el sector, sólo podía ser compensada por las exportaciones, pues los grandes problemas del sector valenciano eran la falta de confianza por la situación económica, lo que frenaba el consumo nacional, unido a la escasez del crédito

Pese a los bajos niveles de tecnología y conocimiento para desarrollo del sector, tanto las autoridades regionales como europeas, ven en la tradición del sector una oportunidad de fortaleza y especialización, que aporta valor a una región con gran dependencia del textil. El reto a medio plazo no es sólo avanzar hacia sectores más intensivos en conocimiento, innovadores o tecnológicos, sino introducir actividades de mayor calidad e intensificar el uso del conocimiento en los sectores en los que presenta una mayor especialización.

En el informe Análisis de la situación económica, social y territorial de la Comunidad Valenciana, para un periodo programado hasta 2020, se destaca como principal fortaleza del sector textil valenciano el importante esfuerzo en TIC que se está llevando a cabo, esfuerzo que apunta a una conciencia del sector para mejorar la productividad, lo que a su vez dará más alas al sector para diversificar mercados y aumentar exportaciones.

La Comisión Europea solicitó en 2013 una ayuda de 840.000 euros del Fondo de Adaptación a la Globalización para recolocar a 300 empleados despedidos en el sector textil de la Comunidad. La ayuda, aprobada en junio de 2014, pretende recolocar a ex-trabajadores de casi 200 pymes valencianas dedicadas al textil.

En la misma línea de innovación y desarrollo del sector, esta ayuda tiene como fin no sólo recolocar a empleados, sino acometer un completo proceso de formación, fomento del emprendimiento y en definitiva reciclaje de los empleados de un sector muy tradicional con el objetivo de capacitarlos para impulsar el sector textil en base a los requerimientos de innovación necesarios para su supervivencia.

Print

Escrito por Mercedes Estrada

Marketing Manager para España y Portugal de Ebury. Licenciada en Economía por la UCLM, postgraduada en Dirección de Empresas y especializada en marketing de contenidos.