La Comisión Europea recorta las previsiones de crecimiento antes del anuncio del BCE

Enrique Díaz-Álvarez05/Nov/2014Análisis del Mercado de Divisas

La economía de la eurozona se encuentra en una situación no muy favorable. El crecimiento se ha estancado en un apenas perceptible 0,2% anualizado en el segundo trimestre, y los últimos datos disponibles no prevén un buen resultado en el tercer trimestre. Los datos publicados en Alemania en agosto fueron particularmente decepcionantes, mientras que los índices de sentimiento empresarial PMI, principal indicador de las economías de la zona euro, sugieren una continua pérdida de impulso económico desde primavera (Gráfico 1).

Gráfico 1: PMI’s de Servicios y Manufacturas en la zona euro (2014)

Figure-1-Eurozone-Services-Manufacturing-PMIs-2014

El martes observamos cómo la Comisión Europea revisaba sus perspectivas, tanto para 2014 como para 2015. La comisión redujo las expectativas de crecimiento del PIB en la eurozona al 0,8%, muy por debajo de sus previsiones de primavera que apuntaban a un crecimiento del 1,2%. La falta de mejora en la economía y las estadísticas de empleo fueron las culpables, con débil desempeño económico en Francia, Alemania e Italia que disminuyeron en general la confianza empresarial en la zona euro.

Aún más preocupante es la persistente tendencia a la baja de la inflación que, en el nivel de 0,4%, es con diferencia la más baja de cualquier área económica importante. (Gráfico 2).

Gráfico 2: Inflación de la eurozona (2012-2014)

Figure-2-Eurozone-Inflation-Rate-201214

Los últimos datos han mostrado ciertos signos de estabilización. El PMI dejó de caer en septiembre y la inflación de la zona se situó en el 0,4%. Además, la reciente caída del euro es bienvenida por parte del BCE. Sin embargo, tanto los resultados de crecimiento y de inflación están muy por debajo de los objetivos del BCE y esperamos que siga el ejemplo del Banco de Japón la semana pasada y anuncie nuevas medidas, tanto mañana como en la reunión de diciembre.

En la reunión de mañana esperamos que el presidente Draghi anuncie nuevas medidas en línea con su promesa de aumentar el tamaño del balance del BCE. Algunas de las medidas esperadas son:

  • Ampliar el alcance del programa TLTRO mediante el aumento de la cantidad que los bancos de la zona euro serán capaces de utilizar en diciembre y alargando el vencimiento de los préstamos.
  • Comunicar que el BCE está listo para compra directa de instrumentos financieros.
  • Sugerir que la flexibilización cuantitativa soberana (es decir, compras directas de bonos del Gobierno de la eurozona) está más cerca de llevarse a cabo. Sin embargo, los tipos están bastante bajos y por esto creemos que esta medida especial se retrasará hasta diciembre.

En el corto plazo, la reacción de la moneda común a los anuncios del BCE es particularmente difícil de medir. Los mercados pueden reaccionar bien a nuevas medidas de flexibilización como señal de que el BCE está dispuesto a hacer lo que sea necesario para evitar la deflación en la zona euro. Es probable que las primeras horas de negociación en los mercados, tras la reunión del BCE, conlleven volatilidad adicional. Mirando una tendencia a medio plazo, es previsible que continúe una tendencia a la baja del euro.

Si quieres recibir información adicional o estudiar tus estrategias de gestión de divisas con uno de nuestros expertos de manera gratuita, llámanos al 918 293 722 o manda un email a info@ebury.es

Print

Escrito por Enrique Díaz-Álvarez

Director de Riesgos de Ebury. Responsable de la dirección estratégica y el análisis del mercado de divisas para la empresa y sus clientes, Enrique es reconocido por Bloomberg como uno de los analistas más exactos en sus previsiones de divisa.