El potencial del aceite de oliva español en el exterior

Mercedes Estrada23/Oct/2014Comercio Exterior

España es el mayor productor de aceite de oliva no sólo de Europa, también del mundo, con el 55% de la producción comunitaria total y un 41% de la producción mundial, según datos del último informe sobre Internacionalización del Sector Agroalimentario del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente.

En términos de calidad, el reconocimiento mundial del aceite de oliva español es un hecho. En el ranking mundial World’s Best Olive Oil, los cinco primeros aceites son españoles y de los 50 mejores aceites del mundo, 29 son españoles.

Por regiones españolas, el mayor productor de aceite de oliva es Andalucía, donde se concentra el 80% de la obtención del conocido como oro líquido. Los siguiente productores a menor escala son Castilla La Mancha (7%), Extremadura (5%) y Cataluña (3,5%).

La campaña actual de aceite de oliva en España está alcanzando cifras récord, con un aumento del 187% de la producción respecto a la producción de la campaña anterior y un incremento del 41% respecto a la media de los últimos cuatro años.   Las exportaciones por su parte se espera que crezcan un 85% respecto a la cifra del año pasado.

El aceite de oliva en el mundo

Los principales destinos del aceite de oliva son EE.UU., Australia, Japón, Brasil, Rusia, China y México. No obstante, ser el mayor productor de aceite del mundo no nos convierte en el primer exportador.

La previsión de exportaciones para la campaña 2013-2014 según datos del Internacional Olive Council, señala a Italia como el mayor exportador de aceite de oliva del mundo una vez más, con un volumen exportado de 243 mil toneladas, seguido de España con 225 mil toneladas. Los dos países juntos exportarán más del 60% del aceite de oliva mundial este año. A gran distancia se encuentran Túnez, Portugal y Turquía con exportaciones de 60, 56 y 50 toneladas de aceite de oliva respectivamente.

Resto de los exportadores españoles

Para nuestros exportadores, el reto es mantener el liderazgo en producción y explotar mejor las ventas internacionales. La demanda de aceite de oliva por parte de países emergentes es una oportunidad. China, Rusia, Brasil, India, Singapur, Colombia y México encabezan la lista de países de destino con mayor incremento de demanda de aceite de oliva. No obstante el potencial del sector no ha pasado desapercibido y están surgiendo nuevas áreas de producción en Argentina, Chile, Australia o países árabes.

La necesidad de los productores españoles es seguir diferenciándose, en calidad y distintas variedades para llegar a más tipos de consumidores, a la vez que exploran nuevos mercados.

Por su parte, las certificaciones de calidad son altamente exigidas en un sector que aunque tradicional para países como el nuestro, está en claro crecimiento. La diferenciación en calidad se puede conseguir mediante premios de reconocimiento regional y mundial, así como apoyando la reputación de un aceite en certificaciones y denominaciones de origen, siendo a la vez primordial adaptarse a las normativas de calidad específicas que algunos países imponen en su objetivo de proteger su producción nacional de aceite.

 

Print

Escrito por Mercedes Estrada

Marketing Manager para España y Portugal de Ebury. Licenciada en Economía por la UCLM, postgraduada en Dirección de Empresas y especializada en marketing de contenidos.