Los buenos datos de empleo en EE.UU. disparan el dólar, mientras el resto de monedas se estancan

Enrique Díaz-Álvarez06/Oct/2014Análisis del Mercado de Divisas

En el siguiente video, Ignacio Cano, Analista de Mercados de Ebury, analiza los principales acontecimientos que influyeron la semana anterior en los mercados de divisas. Reproduce el vídeo o lee el informe al completo más abajo.

El dólar repuntó la semana pasada, pese al cada vez más extendido posicionamiento en largo de la moneda estadounidense. Por lo tanto, el dólar se está convirtiendo en una apuesta segura para los inversores. Pese a que acogemos con satisfacción el consenso que se está estableciendo de acuerdo a nuestros pronósticos, no nos sorprendería ver una estabilización o incluso un pequeño retroceso después de los intensos movimientos de la semana pasada. De cualquier modo, los datos de empleo de Estados Unidos no hacen más que agudizar la brecha entre el desempeño económico entre el país americano y el resto del mundo. El euro y la libra esterlina se encuentran rondando importantes niveles psicológicos, después de una semana donde el dólar se apreció entre un 1.3% y un 1.6% frente a la mayoría de monedas europeas.

EUR

Los mercados estaban muy pendientes de las consecuencias de la reunión de Octubre del Banco Central Europeo. El principal anuncio del banco central fue la intención de implementar un programa de compra de valores con la garantía de activos. Pese a que mucha de la información dada a conocer fue muy técnica, un detalle llamó la atención, el BCE comprará; los activos que hayan sido transmitidos a terceros, y los que hayan sido retenidos por los bancos poseedores en su balance. Esto sugiere un programa más agresivo de lo que inicialmente se había previsto, y muestra como el presidente Draghi sigue preocupado por evidentes presiones deflacionistas evidentes en la zona euro y la falta de reflejo de la política monetaria a la economía real. La amenaza de deflación sigue estando tan presente como en las pasadas semanas. De esta forma, la inflación se redujo de nuevo hasta el 0,3% interanual; y aún más preocupante, la inflación subyacente se redujo de 0,2% a 0,7%, pese a que los principales analistas no esperaban cambios al respecto. Por lo tanto, mantenemos nuestra expectativa de medidas de flexibilización adicionales del BCE antes de que finalice el año, con una advertencia: una hipotética caída del euro por debajo del nivel de 1.20 o menos, puede aliviar la presión sobre el BCE para que actúe.

USD

Una semana repleta de datos económicos fuera de los EE.UU ha sido totalmente consistente con nuestra visión de sólido crecimiento. El informe mensual de empleo de los Estados Unidos superó todas las expectativas, ya que más de 248,000 empleos netos fueron creados durante este mes, y los meses previos fueron revisados al alza significativamente, por lo que la creación de empleo e media en los últimos 6 meses es ahora alrededor de 225.000. Por otra parte, la encuesta de hogares mostró una caída de la tasa de desempleo hasta el 5,9%. Los números del PMI también crecieron fuertemente, y el índice sobre el sector manufacturero en particular parece indicar que la producción fabril y el gasto de capital seguirá creciendo a grandes niveles. La brecha entre la fortaleza de la economía estadounidense y el estancamiento europeo y japonés continúa aumentando, lo cual tuvo su reflejo en otra semana de importantes subidas del dólar contra todas las otras principales divisas.

GBP

Los datos de la semana pasada han sido claramente consistentes con el crecimiento más suave que hemos estado pronosticando desde hace unos meses. Estos tenían que ver principalmente con su sector industrial, que es exactamente donde uno esperaría que los efectos de la decaída economía de la zona euro se notaran en primer lugar. Por el contrario, el sector de servicios se ha mantenido mejor. Por lo tanto, el índice PMI de la confianza empresarial cayó desde 52,2 hasta 51,6. También vimos una caída significativa en el PMI de servicios, pero a 58,7 este sigue siendo muestra de un crecimiento saludable de la demanda de servicios. Los datos, pese a no ser dramáticos, apoyan nuestra expectativa de una desaceleración del crecimiento en el Reino Unido en los próximos meses. Seguimos confiando en que los mercados están valorando muy agresivamente un calendario de alzas para el Banco de Inglaterra, y ahora esperamos que se retrase hasta el segundo trimestre del año que viene.

Print

Escrito por Enrique Díaz-Álvarez

Director de Riesgos de Ebury. Responsable de la dirección estratégica y el análisis del mercado de divisas para la empresa y sus clientes, Enrique es reconocido por Bloomberg como uno de los analistas más exactos en sus previsiones de divisa.