El resultado del referéndum impulsa la libra esterlina

Enrique Díaz-Álvarez22/Sep/2014Análisis del Mercado de Divisas

El evento que entrañó mayor riesgo la pasada semana para el mercado de divisas fue el referéndum escocés, que se resolvió el jueves con la negativa la independencia. La reacción de la libra esterlina no fue muy acentuada pues los mercados habían descontado el resultado a la vista de las posiciones que tomaron previamente. El GBP cerró la semana sin cambios frente al USD mientras que el EUR acentuó su caída ante las decepcionantes noticias relativas al TLTRO, ya que los bancos demandaron algo menos de 83 mil millones de EUR de financiación “ultra barata”, cantidad muy por debajo de las expectativas, lo que por otra parte valida la teoría de que veremos nuevas medidas de flexibilización del BCE antes de que acabe el año. Los mercados parecen alinearse con esta previsión ya que la divisa común se depreció frente al resto de pares a excepción del JPY, que lidia sus propios problemas internos.

GBP

El resultado del referéndum dio un importante impulso a las perspectivas a plazo, debido a la eliminación de una importante fuente de incertidumbre macroeconómica. Los mercados se centran ahora de lleno en saber cuándo será la subida de tipos de interés por parte del Banco de Inglaterra. Todavía estamos en ligero desacuerdo con los mercados de tipos de interés. Prevemos un primer movimiento en algún momento del segundo trimestre de 2015, considerando prematuro que tuviera lugar en el primer trimestre.

De la reunión de septiembre se desprenden argumentos de apoyo a nuestra opinión. La votación se mantuvo en 7-2 contra una subida; los miembros del Comité de Política Monetaria reconocen la necesidad de aliviar la presión inflacionista, así como de atender los riesgos geopolíticos y las graves decepciones de la economía de la Eurozona. El desempleo continuó cayendo más rápido de lo esperado, teniendo esto que ver con la caída de la tasa de actividad más que con la creación de empleo. Por su parte los salarios siguen reduciéndose en términos de economía real. En definitiva, los datos siguen siendo consistentes con un crecimiento económico decente, si bien hay poco interés por el momento en presionar al Banco de Inglaterra para mover las tasas en el corto plazo.

EUR

Cabe destacar la baja acogida de los bancos a la liquidez “ultra barata” puesta a disposición por el BCE. Los bancos pidieron prestados tan solo 83 mil millones, muy por debajo de las expectativas de 150 mil millones previstos. Esta decepción pone de manifiesto que detener la deflación y el estancamiento general en la zona euro será más difícil de lo que la mayoría anticipaba. Hubo algunas noticias un poco alentadoras sobre la inflación, revisadas al alza ligeramente del 0,3% al 0,4% interanual en agosto. Si bien éstas fueron eclipsadas por una fuerte caída en las expectativas del mercado sobre la inflación a largo plazo. Los swaps de inflación a 5 años volvieron a bajar y ahora están coqueteando con mínimos vistos durante la peor etapa de la crisis de deuda soberana. Está claro que las medidas del BCE en lo relativo a la detención de las presiones deflacionistas han demostrado ser insuficientes y mantenemos nuestra opinión de que habrá más medidas a aplicar durante el último trimestre del 2014.

USD

Las declaraciones del FOMC la semana pasada nos dejaron un mensaje un tanto inconsistente sobre el calendario de subidas de tipos en los EE.UU. Destacó la expresión clave “un tiempo considerable” en relación al periodo que transcurrirá entre la finalización de la retirada de estímulos y la subida de tipos. No obstante, las expectativas individuales de los miembros que se decantan por una subida de tipos se elevaron considerablemente. La media de las tasas previstas para finales de 2015 subió de 0,25% hasta casi el 1,5%, y para finales del 2016 aumentó casi medio punto, hasta algo menos del 3%. Estos datos perfilarían la subida más rápida desde la crisis de 2008-9, y respaldan la teoría de que la Fed subirá los tipos antes de que lo haga el Banco de Inglaterra, decisión previsiblemente próxima al final del primer trimestre de 2015. Este contundente mensaje de la Fed sustentó una apreciación del USD frente al resto de divisas a excepción del GBP.

 

Print

Escrito por Enrique Díaz-Álvarez

Director de Riesgos de Ebury. Responsable de la dirección estratégica y el análisis del mercado de divisas para la empresa y sus clientes, Enrique es reconocido por Bloomberg como uno de los analistas más exactos en sus previsiones de divisa.