El euro continúa depreciándose en línea con las expectativas de acción por parte del BCE

Enrique Díaz-Álvarez01/Sep/2014Análisis del Mercado de Divisas

La semana pasada, el euro continuó su tendencia a la baja. La incapacidad por parte de la moneda común de encontrar apoyo por la extrema posición corta entre los inversores internacionales es ciertamente notable. El consenso y opinión de economistas y estrategas se centra, según nuestro punto de vista, en el anuncio previsible de más medidas de flexibilización por parte del BCE esta semana. La semana pasada los datos de inflación de la zona euro, que muestran otra caída hasta un 0,3%, ratifican los temores expresados por el presidente Draghi en su discurso en Jackson Hole.

Fuera del euro, los mercados financieros están tomando una actitud prudente sobre los problemas de la zona euro y el aumento de las tensiones en Ucrania. La libra se apreció ligeramente frente al dólar, mientras que el mercado bursátil americano cotizó un nuevo máximo histórico.

GBP

Poco movimiento durante la semana pasada en los mercados financieros de Reino Unido. Datos mixtos de actividad empresarial en los tres meses últimos hasta julio, que fueron más o menos coherentes con una leve desaceleración en el crecimiento del tercer trimestre hasta el rango de 2,5-3%. La tendencia de la libra esterlina refleja la preocupación por las presiones deflacionistas en la zona euro y la perspectiva de acciones más agresivas por parte del BCE. La libra se apreció un 0,6% frente a la moneda común, mientras que acabó la semana con un alza leve frente al dólar estadounidense.

EUR

Hemos estado advirtiendo desde hace algunos meses una mayor expansión moneteria por parte del BCE en nuestros pronósticos, tal decisión podría ser ejecutada esta misma semana en la reunión de septiembre. El discurso del presidente Draghi en Jackson Hole cambió las expectativas y el consenso económico en esta dirección con sus declaraciones y es que la ronda negativa de datos macroeconómicos que se publicaron durante la semana pasada parece haber convencido a la mayoría de los escépticos. La inflación de la zona euro cayó de nuevo hasta el 0,3% interanual. Particularmente preocupante es el afianzamiento de la deflación en España, donde la inflación se redujo hasta un -0,5% interanual. El sentimiento económico cayó de nuevo en la zona euro y tal caída fue muy fuerte en Italia, que se perfila como el próximo foco potencial de preocupación de la sostenibilidad de las economías periféricas. Por último, los préstamos bancarios a nivel de la zona euro también cayeron en julio.

Con todos los principales indicadores apuntando a un mayor debilitamiento en el crecimiento económico de la eurozona, el único alivio inmediato vendrá por parte del sector exterior. La continua caída del euro es casi el único aspecto positivo para la zona euro. Sin embargo, está lejos de ser suficiente y esperamos ver algo de acción en la reunión del BCE este jueves.

USD

Durante la semana pasada, el otro lado del Atlántico trajo noticias económicas mixtas. El crecimiento del segundo trimestre se revisó un 0,3% al alza, hasta el 4,2%. Por otro lado, en julio, los informes positivos sobre el gasto de capital compensaron el sorprendente débil gasto del consumidor. En general, las noticias de la semana pasada fueron consistentes con nuestra expectativa de crecimiento del tercer trimestre en torno al 3-3,5%. Esto debería ser suficiente para mantener a la Fed en la senda de compra de activos en octubre y buscar aumentar los tipos de interés en algún momento de la primera mitad de 2015. Todos los ojos están puestos en el informe de nóminas de agosto del próximo viernes. Esto vendrá de la mano de la reunión del BCE el jueves, que producirá un final de semana muy volátil.

Print

Escrito por Enrique Díaz-Álvarez

Director de Riesgos de Ebury. Responsable de la dirección estratégica y el análisis del mercado de divisas para la empresa y sus clientes, Enrique es reconocido por Bloomberg como uno de los analistas más exactos en sus previsiones de divisa.