La libra lucha por apreciarse tras los malos datos macroeconómicos publicados

Enrique Díaz-Álvarez04/Aug/2014Análisis del Mercado de Divisas

Los datos económicos de la semana pasada confirmaron que la brecha de desarrollo económico entre los bloques terrestres que separa el Atlántico sigue siendo tan grande como siempre. Por una parte, la economía del Reino Unido está empezando a mostrar algunos signos de desaceleración. Desde EE.UU., vimos cifras muy fuertes del PIB en el segundo trimestre y un informe bastante sólido de las nóminas de julio. Por el contrario, los números de confianza empresarial del Reino Unido y la inflación de la zona euro muestran sorpresas a la baja. Aunque el euro logró mantenerse mejor que la libra, a menos que haya un repunte significativo provocado por las próximas publicaciones de datos macroeconómicos, es probable que todas las monedas europeas tiendan a depreciarse.

GBP

Los últimos datos macroeconómicos de las pasadas semanas concluyeron que el crecimiento en Reino Unido muestra signos de desaceleración en el segundo semestre del año. La cifra de PMI manufacturero mostró un descenso significativo, señal de que la reciente fortaleza está empezando a reducirse en el sector productivo de Reino Unido. La confianza del consumidor también se vio afectada. Tal vez de manera más crítica, desde el punto de vista de la política monetaria, los precios inmobiliarios están tendiendo a estabilizarse, con un aumento mensual de sólo un 0,1% en julio. Debe tenerse en cuenta que la información del tercer trimestre es todavía provisional y sujeta a revisión, no obstante los datos hasta ahora estarían en consonancia con un crecimiento económico en torno al 2% en lugar del 3% que hemos estado viendo en los últimos trimestres. Como era de esperar, la libra reaccionó negativamente a estos indicadores y retrocedió una vez más contra el dólar y el euro.

EUR

La inflación de la Eurozona sigue aportando datos cada vez más cercanos al 0%. En julio, la variación de inflación bajó del 0,5% al 0,4%. Este descenso fue causado principalmente por los precios de la energía, no obstante, queremos destacar que ya sea impulsada por la energía, los alimentos o los precios subyacentes, la tendencia a la baja de la inflación parece imparable. Estas cifras respaldan nuestras expectativas y la acción por parte del BCE como pronto en la reunión de septiembre – esperamos pocas noticias en la reunión de agosto, ya que gran parte del personal del BCE y los miembros del consejo están de vacaciones. El desempleo por su parte se situó en el 11,5%. Sin embargo, estos datos en el mercado laboral proporcionan escaso consuelo a las autoridades del BCE.

USD

Los datos económicos más importantes durante la semana pasada dibujaron un panorama innegablemente fuerte del estado de la economía de EE.UU. El PIB en el segundo trimestre se situó en el 4%, del cual el 1,7% fue un rebote natural por las pésimas previsiones del primer trimestre, que fueron revisadas del 0,8% al -2,1%. El mercado de trabajo produjo un informe sólido, con un crecimiento del empleo equivalente a 209.000 personas en julio, el desempleo se mantuvo prácticamente estable aunque aumentó un 0,1% y la tasa de actividad repuntó. El aumento de los salarios reales fue muy moderado. Existen pocos factores en el horizonte que puedan desviar a la Reserva Federal de la senda que esperamos que siga. Esperamos una subida de tipos en algún momento del primer trimestre de 2015.

Print

Escrito por Enrique Díaz-Álvarez

Director de Riesgos de Ebury. Responsable de la dirección estratégica y el análisis del mercado de divisas para la empresa y sus clientes, Enrique es reconocido por Bloomberg como uno de los analistas más exactos en sus previsiones de divisa.