El tono pesimista del BCE empuja el euro a la baja

Enrique Díaz-Álvarez07/Apr/2014Análisis del Mercado de Divisas

La pasada semana las divisas del G-10 fluctuaron en rangos estrechos. El euro, la libra y el dólar se movieron entorno +/- 0.3% entre ellas. Lo más importante de la semana fue la reunión del BCE el jueves y los datos de empleo de EEUU el pasado viernes.

Mario Draghi dejó claro que los miembros del consejo del Banco Central Europeo están dispuestos actuar frente a la deflación con un programa de estímulos a la economía de la Eurozona como ya ocurrió en EEUU.

Rápidamente el euro cayó un 0.6% arrastrando a todas las divisas de Europa además los datos de empleo de EEUU apoyaron la caída.

USD

Como cada primera semana del mes, los inversores se centraron en el importante dato de empleo de marzo. Se obtuvo un sólido informe de 192.000 puestos de trabajo creados en el mes, así como una revisión positiva de 37.000 con respecto a los datos de los dos meses anteriores. Aún más alentador fue el contínuo aumento de la tasa de participación en el mercado laboral. Ésto se había marcado como una de las principales preocupaciones para la Reserva Federal, y el rebote desde los mínimos de finales de 2013 deber ser tranquilizador. Estos datos apoyan nuestra opinión de que el descenso en el crecimiento en EEUU tenía mucho más que ver con el clima que con una desaceleración cíclica, y por tanto, esperamos que la Reserva Federal continúe reduciendo las compras de activos en 10 mil millones de USD al mes.

EUR

El BCE parece finalmente estar viendo el peligro de deflación en la Eurozona. Después de la sorpresa negativa en los datos de inflación de marzo, los tipos de interés se mantuvieron pero el BCE sorprendió a los mercados con un sentimiento más pesimista de lo habitual. En la declaración se afirmó que se pondrá en marcha una flexibilización económica si fuera necesario, no sólo si la inflación sigue disminuyendo sino también si ésta se mantiene en bajos niveles durante un periodo prolongado. En la conferencia posterior, el presidente Draghi llegó más lejos y anunció que el Consejo había tenido una conversación profunda sobre el conjunto de técnicas a seguir, entre las que se incluyen flujo de crédito a bancos y de forma más específica, estímulos monetarios. Además, el Consejo fue unánime a la hora de resolver sobre la implementación de estas técnicas, salvo que la inflación mejore en linea con las predicciones del BCE. En conclusión, el cambio de tendencia por parte del BCE es tan notable como bienvenido. Esperamos ahora que el BCE empiece a implementar estas herramientas, empezando por el recorte del tipos de interés en su siguiente encuentro en mayo. Las direcciones divergentes en política monetaria al otro lado del Atlántico se contraponen al de las divisas comunes y nos reafirmamos en nuestra previsión de un euro débil durante la próxima semana.

GBP

Las noticias macroeconómicas fueron ligeramente menos relevantes la semana pasada en el Reino Unido, pero los indices clave permanecen en niveles compatibles con el crecimiento del PIB, el cual se encuentra en el 3% para el primer trimestre. Tanto las manufacturas como el PMI retrocedieron, pero los niveles 55.3 y 57.6 siguen algo altos y consistentes para un crecimiento incluso mayor del 3%. Más señales de ralentización llegaron del mercado de la vivienda, ya que la firma de nuevas hipotecas cayeron significativamente, cosa que el Banco de Inglaterra vería con buenos ojos. En general, los datos de la semana pasada fuera de Reino Unido no cambiaron el panorama económico significativamente, cotizando la libra en línea al euro, finalizando la semana a la baja tras los comentarios de Dragui el jueves.

Print

Escrito por Enrique Díaz-Álvarez

Director de Riesgos de Ebury. Responsable de la dirección estratégica y el análisis del mercado de divisas para la empresa y sus clientes, Enrique es reconocido por Bloomberg como uno de los analistas más exactos en sus previsiones de divisa.