Los datos de la inflacción ponen una mayor presión en el BCE

Enrique Díaz-Álvarez02/Apr/2014Análisis del Mercado de Divisas

Tras una semana bastante tranquila en los mercados de divisas, los principales cruces fluctuaron en rangos estrechos.

La noticia más destacada de la semana fue la contínua preocupación del riesgo de deflación en la Eurozona aunque el presidente del Bundesbank y del Banco Central Europeo desmintieron los rumores. Además el BCE anunció que ante la leve recuperación de la Eurozona continuará manteniendo los tipos de interés. Esta noticia supuso una depreciación del par EURUSD y GBPEUR.

GBP

La producción del sector servicios en enero mostró un crecimiento de un 0.4%, más elevado de lo esperado, uniéndose al de Diciembre que estuvo al alza también. Esta lectura plantea la posibilidad de que el crecimiento del primer trimestre esté más cerca del 4% que del 3%, un resultado mayor de lo que esperan la mayoría de los analistas. Los datos de inflación de febrero mostraron una cierta dualidad; la inflación en general, se redujo a un 1% desde el 1,9% anterior, pero la inflación subyacente (que excluye los componentes más volatiles como los alimentos y la energía) aumentó ligeramente hasta el 1,7%, lo que significa que la sombra de la deflación sigue lejos en el Reino Unido. Con tal telón de fondo macroeconómico, no fue una sorpresa que la libra se apreciase de manera significante con respecto el euro y al dólar la semana pasada.

USD

Los datos de febrero referentes al gasto real de los consumidores y de ventas de bienes de capital y pendientes de formalizar, se situaron levemente por debajo de lo esperado. Una vez más, no obstante, no está claro que proporción de esta debilidad se deba al mal tiempo y se refleja una posible desaceleración. Indicadores de alta frecuencia, como las solicitudes de desempleo semanales, pintan un panorama optimista, con una media de cuatro semanas cerca de sus mínimos cíclicos justo por encima de 300.000. A medida que nos acercamos al importante informe de empleo de la semana que viene, esperamos que la FED no tenga tan en cuenta la debilidad de los indicadores de segundo nivel en el corto plazo y continuará con la retirada de estímulos disminuyendo las compras de activos en 10$ mil millones en la próxima reunión

EURO

El Euro se vió apoyado a principios de la semana pasada por la publicación de datos macro más positivos de lo esperado en la encuesta PMI del sentimiento empresarial, que aún así, disminuyó muy ligeramente respecto a los buenos datos de febrero. Además, la moneda común se devaluó a mediados de semana cuando Jens Weirdmann, presidente del Banco Alemán Bundesbank y también miembro del Consejo de Gobierno del ECB, sorprendió a los mercados al disminuir su oposición ante la compra directa de bonos por parte del BCE. A ésto le siguió la inesperada caída de la inflación en España y Alemania publicada el viernes. Los datos del primero son especialmente preocupantes debido a que la tasa interanual descendió un 0.2% en marzo, aumentando el espectro de una deflación dañina en la ya gran endeudada economía española. Como no esperamos un cambio ante la lenta política de cambios por parte del BCE durante esta semana, creemos que el peligro de deflación en la Eurozona dominará los temas a tratar en el encuentro y conferencia de Draghi del próximo jueves y se espera que el BCE dé pistoletazo de salida y se muestre preparado ante el recorte de tipos de interés más adelante si la inflación no repunta como se espera. Con una política monetaria en la Eurozona que dista y se aleja en dirección opuesta a las políticas del Banco de Inglaterra (BoE) y de la Reserva Federal, esperamos un euro frágil ante la libra esterlina y el dólar americano en un plazo medio.

Print

Escrito por Enrique Díaz-Álvarez

Director de Riesgos de Ebury. Responsable de la dirección estratégica y el análisis del mercado de divisas para la empresa y sus clientes, Enrique es reconocido por Bloomberg como uno de los analistas más exactos en sus previsiones de divisa.